El País (España), 3.03.2020

La Consejería de Políticas Sociales del Gobierno de Madrid ha abierto una investigación de oficio contra una supuesta terapia para “curar” la homosexualidad dirigida a jóvenes de la región, donde se infiltró un reportero del programa Viva la vida de Telecinco. En las imágenes, los conductores de la sesión apelan al “espíritu del homosexualismo” y a “Satán” para “cambiar” la orientación sexual. El consejero de Políticas Sociales, Alberto Reyero, ha anunciado en su cuenta de Twitter que el Ejecutivo regional “actuará de oficio” contra este y cualquier “caso similar”, de acuerdo a la Ley de Protección Integral contra la LGTBifobia de la Comunidad.

“La homosexualidad por supuesto no es ninguna enfermedad que se pueda curar y por tanto deciros que desde esta consejería, desde que llegamos hemos impuesto la primera sanción grave por comportamientos LGTBIfóbicos por un caso de una coach que ofrecía servicios muy similares a los vistos en este vídeo”, ha expuesto el consejero, quien ha remarcado que no se puede “tolerar un retroceso en la sociedad” y que no les “temblará la mano” ante este tipo de comportamientos. Reyero (Ciudadanos) ha recordado que durante su mandato se ha impuesto la primera sanción por infracción muy grave: 20.001 euros el pasado mes de septiembre a una mujer que promocionaba terapias contra la homosexualidad en Internet.

La asociación LGTB de Madrid Arcópoli denunció este caso el 25 de febrero, dos días después del reportaje de Telecinco. La organización alerta de que existen más casos como este en la región. A la coach ya sancionada, Elena Lorenzo, la han llevado por segunda vez ante la consejería por abrir una web para prevenir la homosexualidad. También han denunciado al Obispado de Alcalá, que está siendo investigado por la Comunidad por presuntamente prestar ayuda para “curarse” a homosexuales; y a la web www.esposiblelaesperanza.com, a la que ya no se puede acceder pero a la que no se ha impuesto sanción. Sobre este último caso, Alex Matías, coordinador de Arcópoli, asegura que se trata de una iglesia evángelica de Madrid.

“Es importante y necesario que se pongan [las sanciones] porque se le está diciendo a las personas que su opción sexual no es correcta, se les está causando un daño psicológico. Pedimos que se agilice el proceso. La multa a Elena Lorenzo llegó tres años después de la denuncia”, ha criticado Matías, que también exige al Gobierno central que apruebe una ley contra la LGTBfobia en el ámbito estatal. El acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos incluyó una ley contra la discriminación de las personas LGTBI, pero el responsable de Arcópoli pide que se materialice. “Hasta que no lo veamos… Todavía no hay ni un proyecto de ley”, ha apuntado.

Esta petición ha sido recogida igualmente por Rubén López, director del Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia: “Tenemos conocimiento de que se siguen practicando con total impunidad terapias de este estilo en nuestra región sin miedo a la ley. Exigimos al Gobierno de España que legisle contra estas terapias con sanciones más contundentes que las administrativas de la Comunidad de Madrid”.