El Comercio (España), José Antonio González, 12.12.2019

Facebook tiene 2.500 millones de usuarios activos mensuales, pero casi 400 millones de las cuentas son falsas. No es un problema solo de la gran red social, Twitter también cuenta con usuarios falsos, la propia compañía estima que alrededor de 50 millones son falsos.

En internet se puede comprar desde el último móvil lanzado por las grandes marcas hasta un ‘jugoso’ paquete de seguidores en las redes sociales. Por lo que vale un menú diario en un restaurante, aproximadamente 12 euros, Devumi ofrece 1.000 seguidores en Twitter en dos o tres días, «activos y de alta calidad».

Las grandes tecnológicas de Silicon Valley llevan meses trabajando en hacer más limpia la conversación en sus plataformas sociales y su misión pasa por eliminar bots y desactivar usuarios falsos, pero la tarea está siendo complicada.

Así lo asegura el último informe del Centro de Comunicaciones Estratégicas de la OTAN. En el documento, los investigadores de la OTAN han estudiado cómo se comportan los usuarios de Facebook, Instagram, Twitter y Youtube, durante cuatro meses entre mayo y agosto de 2019.

Durante el verano de este ejercicio, StratCom revisó hasta qué punto «es posible manipular el contenido disponible en redes sociales, decidieron buscar maneras de generar interacciones de manera artificial.

En la Red se puede comprar de todo y no es un secreto. Un tuit puede costar 100 euros, una foto en Instagram, 2.500. Pero las cifras varían en función del número de seguidores de la cuenta en cuestión.

Según la Asociación IAB de la publicidad, el marketing y la comunicación digital en España, el 52% de los españoles reconoce haber sido influido por las redes sociales en sus compras.

Los investigadores de la OTAN contaron con un presupuesto de 300 euros que les permitió conseguir 3.520 comentarios, 25.750 Me gusta, 20.000 visitas y 5.100 seguidores nuevos.

En su rastreo de las redes sociales, los expertos de StratCom encontraron un total de 19.000 cuentas falsas y «un mes después el 80% de los perfiles seguían activos». Además, añaden que los algoritmos de las redes sociales aún tienen trabajo por delante para mejorar su precisión. «Tres semanas después de denunciar las cuentas, el 95% seguían activas».

Youtube, medalla de oro

Los investigadores de la OTAN también encontraron importantes diferencias entre todas las redes sociales estudiadas. La web que más cuentas falsas permitió fue Youtube, aunque StratCom rompe una lanza a su favor «también fue la mejor a la hora de eliminar visitas y likes generados con esas cuentas falsas».

El mejor algoritmo, para la OTAN, es el de Twitter, ya que identifica y elimina cuentas falsas en el menor tiempo posible. Sin embargo, es el caldo de cultivo perfecto para la creación y propagación de noticias falsas.

Por su parte, Facebook destaca bloqueando la creación de cuentas falsas, pero tiene problemas a la hora de borrar el contenido y las interacciones falsas.