InfoBAE (Argentina), 6.06.2019

Las autoridades estadounidenses detuvieron este martes al presidente internacional de la organización religiosa La Luz del Mundo, Naasón Joaquín García, por cargos de trata de personas, pornografía infantil y abuso sexual.

La investigación, encabezada por el Departamento de Justicia de California, lo acusa de haber cometido 26 delitos graves en el sur del Estado. Dicha averiguación se inició hace más de un año.

Los casos de abuso sexual contra menores de edad por parte de personajes religiosos en México han sido denunciados desde hace décadas, pero son pocos los que han llegado a ser confirmados.

Posiblemente el caso más polémico fue el de Marcial Maciel, el fundador de los Legionarios de Cristo que fue acusado de abusos sexuales a seminaristas y que incluso fue protegido por el Papa Juan Pablo II.

Marcial Maciel Degollado nació en Cotija de la Paz, Michoacán, el 10 de marzo de 1920. Creció en un ambiente muy religioso, tanto en su entorno familiar como en su pueblo natal, una localidad que ha sido la cuna de seis obispos.

El 3 de enero de 1941, con 20 años, Marcial Maciel estableció un pequeño seminario constituido por 13 adolescentes y él mismo. Justo en ese momento nacieron los Legionarios de Cristo.

Inicialmente se reunían en las habitaciones prestadas de una casa en Ciudad de México, pero desde mayo de ese año, la escuela contaría con una casa propia en la zona de Tlalpan, en la capital mexicana.

Los que lo conocieron señalan que Maciel tenía un don para cautivar a los demás con su carisma. El Papa Juan Pablo II incluso lo llegó a considerar como un “guía eficaz de la juventud”. Sin embargo, en 1956 se ordenó una investigación inicial en donde la Santa Sede se enteró de que Maciel estaba involucrado en temas de consumo de drogas, abusos sexuales e irregularidades financieras, pero a pesar de ello no se ejerció ninguna medida en su contra.

Esto a pesar de que también se había descubierto que, cuando no ejercía como sacerdote, se hacía llamar Raúl Rivas y tenía relaciones con mujeres. Las investigaciones detallaron que estuvo casado y tuvo hijos en España y México.

Tuvieron que pasar décadas para que una denuncia contra Maciel llegara a los medios de comunicación. En 1997, un grupo de ex legionarios enviaron una carta a Juan Pablo II para revelar los abusos sexuales y psicológicos cometidos por el fundador de la congregación.

“Maciel argumentaba que padecía de una extraña enfermedad que los niños podían ayudar a aliviar; que se necesitaba una muestra de semen para un examen y un ‘ayudante’ para extraérselo”, relató María Paloma Escalante, una antropóloga que denunció el caso ante el Vaticano.

Sin embargo, a pesar de las pruebas que confirmaban lo dicho por los denunciantes, Juan Pablo II ordenó cesar el asunto.

En 2006, cuando Ratzinger ya era papa, anunció el cierre de la investigación sobre Maciel debido a su avanzada edad y quebrantada salud,​ ordenándole el retiro del sacerdocio público para consagrarse a una vida de ‘oración y penitencia’, y en 2010, la Legión de Cristo reconoció a los hijos y los actos de abuso sexual de Maciel, al tiempo que se desvinculó de la conducta de su fundador.

Ese mismo año, la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual por Sacerdotes (SNAP, por sus siglas en inglés) dio a conocer una lista de 65 sacerdotes acusados en EEUU de abuso sexual. Dichos sacerdotes se encontraban varias diócesis de México.

También resaltan casos como el de Nicolás Aguilar Rivera, un clérigo mexicano que presuntamente abusó de al menos 26 menores durante su estancia de 10 meses en Los Ángeles, y el de Eduardo Córdova Bautista, un ex sacerdote acusado de abusar sexualmente de adolescentes varones durante 30 años en seminarios o colegios católicos de San Luis Potosí, México.

En 2012, Manuel Ramírez García, sacerdote de San Pedro, Nuevo León, fue acusado por 13 niños de abusar sexualmente de ellos. Los niños eran estudiantes de 5º grado de primaria en el “Colegio de Guadalupe”.