Sexo y yoga, la solución del portero de Portugal contra la depresión

By | 2018-06-13T14:08:54+00:00 13 junio, 2018|Miscelánea|

El Mundo (España), Jaime Rodríguez, 13.06.2018

El martes por la noche, Fernando Santos, el seleccionador portugués, movía la cabeza preocupado. En la sede de la selección, a las afueras de Moscú, nadie hablaba del debut del próximo viernes contra España, de los riesgos de tan complicado arranque o de las variantes ofensivas de Julen Lopetegui. Todo el foco era para las noticias que llegaban desde la sede del Sporting de Lisboa, uno de los clubes históricos del país. La crisis en Alvalade está eclipsando a la actual campeona de Europa en sus primeros pasos por Rusia. Jugadores tan importantes en el combinado portugués como William Carvalho, Gelson Martins o el portero Rui Patricio han rescindido sus respectivos contratos con el escudo de los leones en los últimos días. Estos jugadores se van por las bravas, sin haber firmado por otro club, apelando a una cláusula denominada causa justa. La ley les ampara, con una razón de peso para la espantada: el ataque de sus propios ultras hace un mes.

Uno de los más afectados fue Rui Patricio (30 años), guardameta criado en el Sporting y clave en el triunfo de hace dos años en la Eurocopa organizada en Francia. A las turbulencias que ha generado Cristiano Ronaldo a su alrededor en las últimas semanas, tras insinuar apenas unos minutos después de ganar la Champions que podría marcharse del Real Madrid, se ha unido la descomposición del segundo gran club de Lisboa y fábrica de figuras. De la cantera del equipo capitalino salieron, entre otros, Paolo Futre, Luis Figo y también el actual propietario del Balón de Oro. A Fernando Santos le está siendo muy difícil centrar a su vestuario en el Mundial y en ese derbi ibérico de estreno, decisivo para el futuro del grupo B. Quien pierda no tendrá margen de error ante los otros dos rivales, Irán y Marruecos.

El seleccionador se ha esforzado estos últimos días en recuperar a Rui Patricio, un tipo carismático en la selección y siempre cuidadoso con el trabajo mental. Desde jovencito utilizó a los psicólogos deportivos de su club para sentirse a gusto. Esta preparación no impidió que quedara en shock el pasado 15 de mayo al ver a una manada de más de 50 ultras irrumpir salvajemente en el entrenamiento del Sporting. Se presentaron en la Academia de Alcochete, recinto casi sagrado en el fútbol portugués por la extrema atención que se presta a las pequeñas promesas que recluta el club lisboeta. Allí creció Rui Patricio y allí decidió decir adiós al equipo de su vida al descubrir que detrás del ataque parecía esconderse la mano del propio presidente de la entidad, el polémico Bruno de Carvalho, indignado por los malos resultados en la temporada. Antiguo hincha radical, líder en su juventud de un sector de las gradas, a él se señala en el país vecino al buscar razones para el repunte violento que ha sufrido el fútbol luso, entre declaraciones altisonantes de unos y de otros, duras críticas arbitrales y tensión generalizada. El asalto y la agresión a varios jugadores del Sporting y a su entrenador, Jorge Jesús (también fuera del club ya), ha sido el capítulo definitivo de un asunto que tiene escandalizada a la opinión pública y que ha obligado al gobierno de Portugal a buscar soluciones.La masturbación: el consejo a los jugadores De Lisboa salió directo hacia Alemania Rui Patricio en busca de tranquilidad antes del Mundial.

Mientras sus representantes negociaban con el Nápoles, como posible sustituto de Pepe Reina, él tomaba un avión a Frankfurt para ponerse en manos de su amigo, Sri Swami Vishwananda, un maestro espiritual nacido en Islas Mauricio y con miles de seguidores en todo el mundo. En su residencia, por cerca de 3.000 euros a la semana, ofrece cursos de meditación, relax y trabajo en grupo para, según recoge su página web, «lograr paz y amor» en la vida y en las relaciones personales. Este gurú es bien conocido por la selección portuguesa tras invitarle Rui Patricio a la última Eurocopa. Con túnica y bufanda del equipo se fotografió en el hotel junto a Cristiano Ronaldo.

El portero es un fervoroso practicante del Atma Kriya Yoga que promueve este sacerdote que escribe libros, dirige un canal de YouTube y gira por el mundo dando conferencias. En Valencia en 2013 bendijo a más de mil personas en una ceremonia denominada Darshan que, en sus propias palabras, consiste en «ser tocado por la divinidad». Él sería ese ente superior. Más concretos son los consejos que Rui Patricio ha recibido de su mujer estos días. Vera Ribeiro, psicóloga y sexóloga, acaba de publicar un libro (Manual de seducción) donde recomienda a los futbolistas practicar el sexo antes de las competiciones. Y en caso, como es el de Portugal, de que no puedan hacerlo con sus parejas -por la prohibición del seleccionador a permitir su paso al hotel (el ruso sí lo autoriza)-, la novia del portero les anima a la masturbación como vía de escape. Ya sea mental o manual, Rui Patricio intentará llegar al debut mundialista del viernes en Sochi con la depresión olvidada.