El País (España), 25.04.2018

Un gurú espiritual indio, Asaram Sirumalani, más conocido como Asaram Bapu, de 77 años, que dice tener 40 millones de seguidores en todo el mundo, ha sido declarado culpable de violación de una seguidora adolescente con el pretexto de librarla de espíritus malignos. Lo ha condenado un tribunal en la ciudad norteña de Jodhpur, que considera que Bapu, que significa padre en indio, violó a una joven de 16 años en 2013 en uno de sus áshram(centro de meditación y enseñanza hinduista).

Según informa la BBC, Bapu apelará el veredicto en un tribunal superior. Se enfrenta a una pena de prisión de entre 10 años y cadena perpetua, según detalla Times of India. Además de Asaram había otros cuatro acusados más, de los que tres también han sido condenados y otros dos, absueltos, detalla el mismo diario.

“Asaram ha sido condenado, tenemos justicia. Quiero agradecer a todos los que nos apoyaron en esta lucha. Ahora espero que tenga un duro castigo”, ha dicho el padre de la víctima, según el diario. “Lo discutiremos con nuestro equipo legal y luego decidiremos. Confiamos en la justicia”, ha señalado Neelam Dubey, portavoz de Asaram.

El santón, que tiene 400 áshram o monasterios repartidos por todo el mundo donde enseña meditación y yoga, también está siendo juzgado en otro caso de violación en el Estado de Gujarat e investigando por corrupción y falsificación.

El veredicto se pronunció en la cárcel central de Jodhpur, donde Asaram está encarcelado, por temor a represalias. Toda la ciudad de Jodhpur se encuentra en alerta máxima por temor a un estallido de violencia por parte de los seguidores del gurú. Hasta 23 personas murieron y 200 resultaron heridas después de que otro gurú, Gurmeet Ram Rahim, fuese condenado por violación en agosto de 2017.

Líder espiritual de Dera Sacha Sauda (DSS, en hindi Lugar de la Verdad Real) y al que sus fieles consideran una deidad corporeizada, fue condenado a 20 años de cárcel por haber violado a dos de sus seguidoras en 2002. En India, los gurús se cuentan por cientos, gozan de gran popularidad e influencia política y en ocasiones tienen vastos imperios económicos.

Asaram fue arrestado en 2013 después de ser acusado por dos de sus devotos de haber agredido a su hija. Desde entonces, se encuentra bajo custodia judicial, ya que presentó 12 solicitudes de libertad bajo fianza y todas fueron rechazadas.

La policía dice que la pareja, que había enviado a su hija a uno de sus monasterios para recibir lecciones espirituales, fue convocada por el líder espiritual a Jodhpur porque estaba “bajo la influencia de poderes sobrenaturales fantasmales”. A la noche siguiente a su llegada, Asaram llamó a la víctima a su habitación con el pretexto de “curarla”. Luego, la violó a la víctima mientras sus padres repetían sus matras.

Nació en abril de 1941 en el actual Pakistán, en los sesenta comenzó a practicar el hinduismo con diferentes gurús y en 1972 formó su primer áshram. Desde entonces, su influencia se ha extendido por todo el país y alrededor del mundo. Importantes políticos indios, incluido el primer ministro Narendra Modi, han asistido a sus sermones. Tiene propiedades por valor de millones de dólares en toda India.

Asaram también está acusado de violar a dos hermanas en la ciudad de Guatrat, que también lo denunciaron por confinamiento ilegal. Al menos nueve testigos de ambos casos han sufrido ataques en los últimos cuatro años y tres de ellos han muerto.