El Mundo, 13.01.2008

Un juez brasileño ha instado al futbolista del Milan Kaká a explicar su relación con la iglesia Renacer en Cristo, cuyos fundadores responden a un proceso penal en Estados Unidos por tratar de entrar en este país con dólares no declarados, según informó la revista ‘Carta Capital’.

De acuerdo con la publicación, Kaká recibió hace cuatro meses un cuestionario de parte del juezMarcelo Batlouni Mendroni, de Sao Paulo, en el cual se le pregunta acerca de su relación con el predicador Estevam Hernandes y su esposa Sonia, líderes de esa iglesia de la cual el jugador es adepto. A esta institución, Kaká cedió su trofeo de mejor jugador del mundo de 2007, otorgado recientemente por la FIFA.

Según la información, el juez Batlouni envió un petición a la Procuraduría General del Milan, el pasado 14 de septiembre, para interrogar al jugador sobre «cuál es su grado de amistad y qué relación tiene con las personas acusadas (los líderes de la iglesia); si los acusados acostumbran a frecuentar su casa en Italia o en Brasil; si frecuenta la casa de ellos en Brasil o en Estados Unidos; si sabe el destino que se le dio al dinero de sus colaboraciones».

La revista añade que hasta el pasado jueves el juez no había recibido las respuestascorrespondientes.

Los fundadores de Renacer, que fueron detenidos en Estados Unidos después de desembarcar en Florida con unos 56.000 dólares en dinero en efectivo oculto en el equipaje y dentro de una biblia (solamente declararon portar 10.000 dólares) responden a procesos por evasión de divisas y lavado de dinero en Estados Unidos.

El astro del Milan y de la selección brasileña de fútbol ha revelado públicamente que es un fiel seguidor de esa secta pentecostal, que tiene unas 1.500 iglesias sólo en Brasil. Además, en una entrevista reciente, el mediapunta reveló que, cuando abandone la cancha, desea convertirse en un predicador de su iglesia.