El Mundo (España) Soraya Melguizo, 29.05.2017

La justicia italiana investiga por homicidio involuntario a los padres del niño de siete años que murió este domingo por las complicaciones de una otitis que los padres decidieron tratar con productos homeópatas en lugar de antibióticos. El médico homeópata encargado del tratamiento, que está en paradero desconocido, también está siendo investigado.Hace 15 días el pequeño Francesco, de siete años, sufrió una otitis bilateral. Los padres, que tienen otros dos hijos menores de edad, estaban profundamente convencidos de las propiedades curativas de la medicina homeopática. Según los medios locales, Francesco dejó de tomar antibióticos a los tres años.

Desde entonces, el médico de referencia de la familia era el doctor Massimiliano Mecozzi, médico homeopático que ejercía en la ciudad de Pesaro, en la región de Las Marcas. A él se dirigieron los padres para intentar curar la infección de oído del pequeño Francesco. Mecozzi les recetó una terapia a base de preparados homeopáticos que ha resultado ser insuficiente. El pasado 23 de mayo, el pequeño, que sufría fuertes fiebres, perdió el conocimiento. Fue ahí cuando los padres, alarmados, decidieron llevarlo hasta el Hospital de Urbino donde una TAC reveló graves daños cerebrales.

Los intentos de los médicos por salvar la vida al niño -se le practicó una intervención quirúrgica y una terapia urgente con antibióticos– no dieron los resultados esperados. Francesco entró en coma irreversible. Ayer los médicos certificaron su muerte. El abuelo del niño señala al médico homeópata como el único responsable de la muerte del pequeño. “Ha asustado a mi hija y su marido”, ha dicho en declaraciones al diario local Il Resto del Carlino. “Ambos estaban paralizados del miedo por eso han esperado antes de llevarlo al hospital”.

Según la versión del abuelo, la madre quería llevarle a un centro hospitalario pero el médico homeópata les asustó asegurando que con el tratamiento de antibióticos que le habrían procurado, el niño habría podido quedar sordo o terminar en coma hepático. “En el pasado había tenido otras otitis que se habían curado con la homeopatía. La homeopatía no tiene nada que ver”, asegura el abuelo. Hasta el momento el médico continúa en paradero desconocido. La ministra de Sanidad de Italia, Beatrice Lorenzini, ha recordado en una entrevista al diario La Repubblica que la homeopatía “es una opción” pero “nadie puede decir que sustituye la medicina tradicional”. “Existen límites objetivos, a parte del hecho de que gran parte de la medicina tradicional no la reconoce”, añade. “Invito a todos a no ser extremistas. Es necesario tener sentido común”. Los padres del niño fallecido han dado su consentimiento para donar los órganos del pequeño.

El médico, ex miembro de una secta religiosa

El doctor Massimiliano Mecozzi, romano de 55 años, no es un desconocido en la ciudad de Pesaro. Licenciado en Medicina en 1996, a mitad de los años 2000 abandonó la profesión médica para trasladarse a Varese, en el norte de Italia, y se borró del Colegio de Médicos para seguir los preceptos de la asociación católica Roveto ardente, una secta que anunciaba la llegada del Apocalipsis y que fue investigada por presunto fraude por la justicia italiana. En Varese se ganaba la vida como empleado en un supermercado.

El año pasado volvió a Pesaro y pidió ingresar de nuevo en el Colegio. Comenzó una nueva vida como médico homeópata aunque desde el Colegio de Médicos denuncian que nunca aportó ninguna certificación de su nueva condición laboral. “No creo que haya transgredido ningún código deontológico pero deberá ser la magistratura quien decida sobre este trágico suceso”, asegura a Il Corriere della Sera el médico oculista Paolo Maria Battistini, presidente del Colegio de Médicos de la provincia de Pesaro durante 25 años. Battistini conoce bien a Mecozzi y asegura que en estos años el médico no ha recibido nunca ninguna denuncia por parte de pacientes o familiares.

El médico oculista reconoce que Mecozzi nunca quiso inscribirse al elenco de médicos que practican la medicina no convencional como la homeopatía, “no se si por elección personal o porque no tenía la especialización necesaria”.Giovanni Gorga, presidente de la asociación de empresas productoras de fármacos homeopáticos, Omeoimprese, ha asegurado que la polémica creada entorno al uso de la homeopatía como alternativa a la medicina tradicional es injusta. “La medicina es sólo una. Si una operación no sale bien no es culpa del bisturí sino de la mano del cirujano que lo ha utilizado. Lo mismo vale para la homeopatía o cualquier otra categoría farmacéutica”.