Perú21 (Perú), 25.08.2016

Once personas, entre ellos 3 niños, fueron rescatados de una vivienda en Chorrillos. La Policía cree que en este inmueble funcionaba una secta religiosa, ya que se encontraron imágenes religiosas pegadas por todas las paredes.

Cuando los efectivos policiales entró por la fuerza al inmueble, ubicado en la urbanización Santa Leonor, se percataron que las puertas de las habitaciones tenían rejas. Además, el olor era nauseabundo, ya que había comida y bebidas regada por todos lados.

Las 11 personas fueron encontradas en una sola habitación. Junto a ellos estaba el presunto líder de la secta, un ciudadano extranjero, que había ingresado ilegalmente al Perú.

“En el día se escuchaban gritos de auxilio, ayuda, que rezaban en otro idioma. Se oía a hombres que pedían alcohol”, manifestó una de las vecinas.

Una de las integrantes de esta presunta secta explicó que se mantenían en esta vivienda a la espera del fin de mundo. En tanto, respecto a los menores, se supo que dos de los niños eran hijos de una familia de la zona.