La Página (El Salvador), 15.06.2015

Un pastor de la iglesia evangélica Resurrección de Cristo, de Honduras, fue declarado culpable de ocho delitos de “violación especial” en perjuicio de cuatro niños menores de 14 años.

Franklin Geovanny Cabrera Sierra fue hallado culpable de violar a 4 niños que al momento de los hechos eran menores de edad.

Las violaciones se produjeron en 2004, 2005, 2009 y 2012 en la iglesia que lideraba Cabrera Sierra y en su vivienda ubicada en Altos de la Independencia, de Comayaguela.

El pastor utilizó el mismo patrón en los cuatro casos, diciendo a los niños que Dios le había revelado que debían “acercarse a su cuerpo” y que en caso contrario, Dios castigaría a sus familias.

Luego del juicio, la Sala I del Tribunal de Sentencia de Tegucigalpa, declaró culpable de ocho delitos al religioso, quien tendrá que enfrentar penas de 15 a 20 años de prisión por 4 delitos; y de 9 a 13 por otras faltas.

El juez dictaminará sentencia en agosto próximo.