Trome (Perú), 5.02.2015

La canadiense Jennifer Logan había terminado de dictar un curso de inglés a las mujeres de Arabia Saudita. Después de visitar a su familia en Canadá, decidió visitar Perú el mes pasado.

Logan pasaba sus días en nuestro país en un refugio de la selva donde se alojaba. Hasta que alguien llamó a sus padres en la ciudad de Saskatoon para para informarles que su hija había fallecido.

Amy Logan, hermana de la canadiense, de 32 años, se enteró que Jennifer había tenido una reacción médica después de tomar té en una ceremonia con un chamán. A pesar que fue llevada con motocicleta y bote al hospital más cercano, los doctores no pudieron hacer nada.

“Sospechamos que el té tiene un rol (en la muerte de Logan)”, dijo la hermana de la fallecida, quien trabaja en Pagemasters, una empresa de The Canadian Press.

Amy Logan viajó recientemente con su madre, y otros familiares, a Perú para llevar los restos de la joven a Canadá. Cuando estuvieron en nuestro país, la familia conoció al fiscal y a la policía, quienes les dijeron que se estaba investigando el caso.

La primera autopsia reveló que Jennifer había fallecido de un edema pulmonar, una acumulación de fluidos en sus pulmones que puede causar fallas respiratorias.

Sin embargo, la familia de la joven está esperando más exámenes para saber si, en realidad, el té que tomó Jennifer con el chamán tuvo la culpa de su muerte.