EL Mundo (Nueva Delhi), Víctor Olozábal, 19.11.2014

La policía libra una batalla campal contra miles de seguidores de Rampal Das, un polémico gurú indio, a las puertas de su ‘ashram'(centro de meditación). Sus fieles se atrincheraron en el edificio este martes y desde entonces tratan de impedir que los agentes le arresten bajo la acusación de asesinato que arrastra desde 2006. Han muerto al menos seis personas y hay alrededor de 200 heridos por los enfrentamientos.

El ashram se ha convertido en un fortín. La policía cree que Rampal está dentro, pero no ha podido detenerle. Miles de seguidores han pasado la noche allí y los agentes calculan que todavía hay 5.000 personas en su interior protegiendo a su guía espiritual a pesar de que 10.000 abandonaron de madrugada el centro situado en Barwala, en el estado norteño de Haryana, a 170 kilómetros de Delhi. Tanto el gurú como varios de sus seguidores están acusados de sedición por estos hechos.

Dentro del edificio han sido encontradas cuatro mujeres muertas. El director general de la policía de Haryana, Shriniwas Vashisht, ha dicho que no había señales de bala en los cuerpos y que la causa de sus muertes será confirmada con las autopsias. Además, otra mujer y un niño han fallecido por los enfrentamientos.

La resistencia de los devotos

Hoy han llegado 30 autobuses llenos de agentes de policía. La carretera hacia el ‘ashram’ ha sido cortada para que los manifestantes no reciban ayuda exterior. El abastecimiento de luz y electricidad ha sido cortado. «A pesar de que hay niños en el interior, tuvimos que tomar esa decisión», ha afirmado PK Mahapatra, de la Secretaría del gobierno estatal. Según las autoridades, los devotos resisten con piedras, ladrillos, palos y explosivos caseros contra los gases lacrimógenos y los cañones de agua de la policía. Más de 100 agentes y al menos 85 civiles han resultado heridos.

Según testimonios recogidos por la prensa local, hay devotos en el interior contra su propia voluntad. «Vine de Jaipur el 7 de noviembre. Cada día, ellos nos decían que estuviésemos en el ‘ashram’ un día más. En los últimos dos días nos impidieron salir y nos amenazaron con que la policía nos mataría», dijo al diario ‘The Indian Express’ Mani Ram, que finalmente consiguió salir del recinto.

Rampal, de 63 años, ha evitado las citaciones judiciales en 43 ocasiones, según la televisión local NDTV, alegando muchas veces problemas de salud para no acudir ante el juez. Finalmente a principios de este mes el Tribunal Superior de Punjab y Haryana emitió una orden de arresto contra él cuyo límite era el pasado lunes, lo que llevó a la policía a su centro de meditación para proceder a su detención.

Los fieles aseguran que su gurú está fuera del ‘ashram’. «Baba Rampal ya ha abandonado el ‘ashram’ y está bajo tratamiento en un hospital privado fuera del Estado», ha dicho el portavoz del centro de meditación, Raj Kapur, a la prensa local.

Gurú acusado de asesinato

Rampal está acusado de estar implicado en la muerte por disparo de un hombre en 2006 en uno de sus antiguos ‘ashram’. El gurú pasó 18 meses en la cárcel, pero desde hace cinco años se encuentra en libertad bajo fianza.

Este ingeniero de familia agricultora decidió hace dos décadas tomar el camino de la fe y abandonar su trabajo en el departamento de riego de su estado natal, Haryana. Se hizo devoto de Hanuman y su doctrina como gurú se centra en cuestionar las escrituras tradicionales del hinduismo, lo que le ha ocasionado muchas polémicas dentro de la comunidad religiosa.