El Universal (México), 16.10.2014

La actriz Glenn Close reveló en una reciente entrevista para The Hollywood Reporter que fue parte de una secta de los 7 a los 22 años de edad.

«(Durante años) no podía confiar en ninguno de mis instintos porque (mis creencias) me fueron dictadas», confesó.

Close explicó que cuando tenía 7 años de edad, su padre – el médico William Taliaferro Close- decidió integrarse a un grupo radical religioso llamado Moral Re-Armament (MRA).

Con el médico, también ingreso su familia, incluida Glenn. «Básicamente no te permitían hacer nada, o te hacían sentir culpable por cualquier deseo antinatural. Si hablas con alguien que estuvo en un grupo que básicamente le dictó cómo se suponía que tenía que vivir y qué decir y cómo deberías sentir, desde que tienes 7 hasta los 22, eso tiene un profundo impacto en ti. Es algo a lo que debes sobreponerte conscientemente», detalló.

Durante dos años la actriz vivió con su hermano y dos hermanas en un gran hotel de Suiza, que era como el cuartel central del culto.

Como su padre fue médico personal del dictador congolés Mobutu Sese Seko, en 1960 dejó de verlo un año, porque los soldados de esa nación se rebelaron.

La actriz regresó a su natal Connecticut a los 15 años, pero su experiencia en ese lugar la persiguió por años, incluso después de ingresar a la universidad, a los 22 años.

Close reveló que durante mucho tiempo tuvo sueños en donde persistía un sentimiento de traición, con gente diciéndole que estaba mal.

No ofreció detalles de cómo se liberó del culto, y también mencionó que después de que salió de la organización nunca trataron de volver a tenerla en sus filas.