Diario de Palma, Felipe Armendariz, 3.11.2011

“Yo había ido a su consulta para que me dieran un tratamiento de tipo pilates y me encontré con un hombre que no me quiso decir qué títulos de medicina, u otra especialidad, le asistían para atenderme ¡Me quiso cobrar dos mil euros por una imposición de manos y cuatro frases inconexas e incoherentes!”, denuncia una de las supuestas víctimas de un guía mental alemán afincado en Mallorca, investigado por supuesta estafa, asociación ilícita y coacciones.

El denunciado es un hombre de mediana edad, con un gran carisma mental y fuerte atractivo físico, según revelan sus exseguidores. Lleva varios años residiendo en Mallorca, isla que abandona periódicamente para impartir sus carísimos cursillos o sesiones de entrenamiento-terapia mental por hoteles y salones de lujo de varios puntos de España y otros países.
Más no parece oro todo lo que reluce: bajo el ropaje de un experto en conducir al buen camino a personas con problemas se hallaría un estafador y un aprovechado, que se beneficiaría sexualmente de su rol de líder en un pequeño grupo cerrado, integrado mayoritariamente por mujeres.

“No soy jefe de ninguna secta”

No soy el jefe de ninguna secta; soy un empresario que hace “coaching” (entrenamiento personal) y pago mis impuestos a Hacienda”, se defiende con rotundidad el guía mental afincado en Mallorca y denunciado por estafa, coacciones y asociación ilícita.

El imputado ha explicado que algunos de los denunciantes han pasado por su consulta por padecer fobias para conducir, tener un hijo pequeño con una enfermedad extraña, o querer mejorar su calidad de vida. Algunos casos que llegan a su consulta suelen provenir de médicos u otros terapeutas, que no acaban de hallar el remedio para algunos problemas, asegura el denunciante. El guía mental también rechaza haber coaccionado a nadie para cobrar.