La Información / Alicante (España),  S. Llinares, 12.01.2014

La consulta esotérica se llamaba «Sol y Vida» y se ubicaba en el alicantino barrio de El Pla. Su regente, un falso chamán con gran talento verbal, sabía convencer a sus víctimas para que le entregaran el oro con el que prometía hacerles amuletos que realizaba realmente con un material barato, también dorado, con el que daba el «cambiazo». Su forma de pasar consulta llevó a tres mujeres a denunciarle y, tras una investigación de dos años seguida en un juzgado de instrucción de Alicante, el fiscal le ha imputado un delito continuado de estafa y otros dos de abusos sexuales por los que solicita cinco años de prisión. Además, este hombre podría haber empleado escopolamina, droga conocida también como burundanga que anula la voluntad de sus víctimas.

Según el escrito de acusación del fiscal, el chamán, entre los meses de noviembre y diciembre de 2011, realizó supuestos trabajos de videncia y sanación a una mujer de 30 años a la que auguró grandes desgracias familiares a través de las cuales pedía dinero y oro con la excusa de transformarlo en amuletos con el fin de proteger a su clienta de los males que la acechaban. El acusado se quedó presuntamente el oro y realizó los amuletos con otro material barato. Además, llevó a cabo tocamientos en los pechos de la mujer durante la consulta, y le dijo que éstos formaban parte del tratamiento para quitarle el embrujo.

Otro día cercano a la Navidad de aquel año, la llevó al cementerio de Monforte del Cid para hacer un ritual. Allí posó una cartulina donde podía leerse que tenía que dar dinero al chamán. En otra ocasión en el mismo cementerio intentó abusar de ella. El episodio que alertó a la víctima fue cuando en otra ocasión el chamán le pidió líquido vaginal para seguir con el ritual. Al negarse ella, el imputado la roció supuestamente en las muñecas con un líquido que también escupió sobre su cara, produciéndole, según el relato de la mujer, la anulación de su voluntad durante una media hora y un aturdimiento que le duró hasta el día siguiente. En ese momento el chamán abusó de ella, siempre según el relato de la denunciante recogido en la calificación fiscal. En total la víctima habría dado a su «adivino» 7.000 euros entre dinero en efectivo y, sobre todo, joyas.

En 2012 otra denunciante relató los tocamientos que presuntamente le hizo el chamán tras ponerle un líquido en las muñecas. También le pidió flujo vaginal para quitar su embrujo y también auguró desgracias familiares que erradicaría a cambio de joyas de oro que la mujer debía entregar para que él realizara los amuletos. Una tercera mujer denunció hechos similares pero no llegó a entregar ni dinero ni oro.

El fiscal le acusa de un delito continuado de estafa y otros dos de abuso sexual.