Diario Información (España), Alejandro Fernández, 31.05.2013

Poco más de 24 horas. Ese es el tiempo que ha tardado el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, en renunciar a un curso de “política y liderazgo” que iba a costarle 20.000 euros a las arcas públicas. Un día después de que este diario destapara la noticia, el jefe del Consell dio marcha atrás. Proclamó que la Generalitat no abonará ni un céntimo al “coach” Javier Martínez de Marigorta pese a que ambas partes -Generalitat y preparador- ya habían sellado un contrato sin publicidad ni concurrencia pública para “formar” a Alberto Fabra. “(El Consell) no ha abonado ni va a abonar cantidad alguna por el contrato menor que se contrajo con Javier Martínez de Marigorta Andreu por sus servicios en materia de formación para altos directivos”, sentenció ayer Presidencia de la Generalitat a través de un comunicado.

Esa nota difundida a los medios de comunicación llegó en plena tormenta mediática. Radios, televisiones y periódicos de tirada nacional se hicieron eco de la información y provocaron que Fabra reconsiderase ese gasto. A última hora de la mañana, el líder regional del PP dio orden de que no se abonara el servicio, “atendiendo a los principios de austeridad que impulsa el Ejecutivo autonómico”. Esa decisión dejó en evidencia a su número dos en el Gobierno, José Císcar. El vicepresidente compareció ayer para informar sobre los acuerdos del pleno del Consell -esta semana celebrado el jueves debido a que hoy está prevista una cumbre con dirigentes de Aragón- y defendió a capa y espada esa inversión para mejorar las dotes de liderazgo de Fabra. “Quien conoce al presidente sabe que es una persona que se exige muchísimo y tiene un alto afán de superación. Por eso va a hacer un esfuerzo de formación para ponerlo al servicio de los ciudadanos”, comenzó diciendo.

Císcar justificó en todo momento que el curso se abonara con cargo a las arcas de la Generalitat. No lo hizo ni una ni dos veces, sino hasta en cuatro ocasiones. En una de sus respuestas incluso llegó a considerar “lógico” que el jefe del Consell “tenga una formación permanente” sufragada con fondos públicos. Horas después, sin embargo, el mandatario popular cambió de postura. Fuentes de Presidencia confirmaron a este diario que nada más enterarse del revuelo que se había armado, Fabra dio la orden de rescindir el contrato. Entre otros aspectos, porque no tenía constancia, según Presidencia, de que el curso lo iba a pagar el Consell. Desde la Generalitat se pusieron en contacto con Martínez de Marigorta y ambas partes acordaron, de “motu propio”, dar por finiquitada su relación contractual. La incógnita reside ahora en saber qué hará el jefe del Consell. Si renuncia al curso de liderazgo o, por el contrario, prosigue con la formación personal, pero rascándose su bolsillo. “Aún no lo tiene decidido”, puntualizaron las mismas fuentes.

Tal y como adelantó este diario en su edición del miércoles, Fabra decidió recurrir a un “coach” personal para paliar su falta de proyección y la mala valoración que le dio el último barómetro autonómico del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Ese sondeo reveló que sólo un 23,5% de los valencianos le percibe de forma positiva, mientras que el 32,5% considera su gestión como mala o muy mala. El elegido fue Javier Martínez de Marigorta, de 31 años y una persona muy conocida en el mundo del entrenamiento de líderes. Aunque cursó estudios de ingeniería en la Universidad de Deusto, en el País Vasco, su trayectoria profesional dio un giro total hacia el “coaching”. En la actualidad es profesor en la Universidad de Barcelona y director de Fasecuatro, una página web en la que se proponen cursos para promover la superación personal.

“El líder está dentro de uno mismo”
Joven, pero experto. Javier Martínez de Marigorta se ha convertido a sus 31 años en uno de los formadores de líderes más reconocidos a nivel nacional. En varios artículos publicados en las páginas webs en las que colabora, este “coach” resalta que el secreto del buen líder “está dentro de uno mismo”. Sólo hay que cultivarlo y “despertar la grandeza de la persona”. La base de su teoría gira en el leitmotiv “el secreto del éxito eres tú mismo”, que ha convertido en un programa práctico de formación para “desbloquear, descubrir y desarrollar las poderosas fuerzas que residen en cada persona.