Subrayado (Uruguay), 4.02.2013

Lena Fokina es considerada la gurú y asegura que es bueno para los pequeños, que lloran a gritos durante las sesiones.

Las imágenes impactan. La mujer toma a los bebés de los brazos y de las piernas, los gira, los pone boca abajo y los impulsa fuertemente hacia arriba, hacia los costados, los retuerce, los hace volar por sobre su cabeza y luego los lleva casi hasta el piso.

Los pequeñitos lloran mientras sus padres miran lo que Lena Fokina, una rusa considerada gurú, asegura que es la mejor práctica para ellos.

Según señala el periódico británico Daily Mail, la práctica de Fokina ha sido prohibida en numerosos sitios web por temor a que esto glorifique el abuso infantil. Pero ella señala que si tiene críticas en Internet no las piensa leer.

La gurú participó en un seminario en Egipto, donde parejas de varios países europeos pagaron para que la mujer practicara la rutina con sus bebés, algunos de solo dos meses de vida.

A pesar del llanto y el vómito de varios pequeños durante la práctica, Lena insiste en los beneficios que esto les genera. “Es muy bueno para los bebés y no es peligroso para nada. Algunos bebés lloran al principio, pero después comienzan a disfrutarlo”, asegura.

Según Fokina, madre de cinco hijos, el “baby yoga” fue practicado en un inicio por antiguas tribus africanas pero la versión moderna fue creada por el doctor ruso Igor Charkovsky.

Las sesiones pueden durar hasta cinco minutos y se aplican en bebés de pocas semanas de vida hasta los dos años.