A. Sanz. El País, Valencia. – 15/06/1985

Conozco bien el tema de meditación trascendental, ya que llevo 10 años practicando esta técnica de relajación. Disiento del contenido del citado artículo en dos puntos importantes: a) La técnica de meditación trascendental no es en absoluto peligrosa, sino, por el contrario, pienso que muy beneficiosa. b) No comprendo la inclusión de un artículo sobre la meditación trascendental bajo el epígrafe de secta.

La mayoría de las personas que practican esta técnica no constituyen asociación de ningún tipo y raramente se ven, ya que la práctica de esta técnica de relajación es individual. La organización creada para expandir la enseñanza de esta técnica es, en su contenido, puramente de tipo profesional.

Esta técnica no es en absoluto peligrosa, sino todo lo contario. Se han hecho y se están haciendo múltiples estudios científicos sobre los resultados de esta técnica de relajación. Se prueba en todos los casos una disminución notable de la tensión nerviosa de los individuos que la practican; esto trae consigo una mejora en la estabilidad de estas personas, una mejora en sus relaciones laborales y sociales y una clara tendencia a resolver con alegría y optimismo los problemas que plantea la vida diaria. Otras mejoras: mejora en los pacientes cardiacos, mejora en el rendimiento de los atletas, alivido del insomnio, mejora en las enfermedades psicosomáticas, disminución del consumo de alcohol y cigarrillos, recuperación de drogadictos, recuperación de presos, etcétera.

Puedo hacerle llegar documentación que certifica, sin lugar a dudas, la seriedad de estas investigaciones científicas, algunas de las cuales han sido realizadas en España. A una técnica como ésta, que no sólo aporta notables beneficios al individuo normal, sino que además se puede emplear con un éxito inmediato en la recuperación de presos, de pacientes psíquicos, de drogadictos, no sólo no se la puede tachar de que aleje al individuo de la sociedad, sino que justamente se la tiene que reconocer todo lo contrairo, ya que recupera para la misma individuos que se han marginado (presos, enfermos psíquicos, drogadictos). Además, al individuo normal le ayuda a resolver mejor sus problemas.

2. Esta técnica de relajación se aprende en un cursillo de una semana de duración (dos horas cada día). Una vez aprendida la técnica, la persona no necesita más instrucción adicional y es capaz de obtener, con una práctica regular, todos los beneficios señalados. Esto lo obtiene a través de practicar en su casa, sin necesidad de cambiar de ambiente, modo de vida, creencias, etcétera, e incluso sin ninguna necesidad de ver de nuevo al profesor que le enseñó. Esto es puramente una técnica de relajación, no conlleva ningún tipo de ideología adicional. Al individuo se le recomienda que practique la técnica de relajación de una forma regular y que en todo lo demás siga sus propios criterios.

Hasta aquí no sólo es absurdo decir que haya secta, ni siquiera se puede decir que haya ningún tipo de asociación, ya que para la mayoría de la gente la meditación trascendental consiste en un cursillo de una semana de duración, práctica individual en su casa y satisfación por la relajación y beneficios encontrados.-