La Voz (Argentina), Sergio Carreras, 4.05.2009

Ricardo Javier Ocampo, más conocido como Maestro Amor, no tiene límites a la hora de presentarse como dios, superior al resto de sus fieles.

Estas frases, por ejemplo, las pronunció en unos de sus últimos festejos de cumpleaños, a los que convierte en una ceremonia multitudinaria en las que sus seguidores viajan hasta su templo catamarqueño desde numerosos lugares del país.

Este 4 de mayo el Maestro Amor quedó detenido en Catamarca, donde se lo acusa de abusos sexuales (ver Se entregó el Maestro Amor en Catamarca ).

Algunos de sus seguidores grabaron las palabras de “dios” que con su voz terrenal dijo: “Para mí es difícil que ustedes me den una sorpresa (…) Yo soy omnifeliz (sic)”.

“Mi sonrisa es más sincera que la de ustedes”

“Mi felicidad habla de los avances de ustedes y mi tristeza habla de los pocos avances de ustedes (…) Si esta fiesta salió tan bien es porque han mejorado bastante”.

“Y para decirles así como les agradería (sic) que les diga… hoy… estoy muy feliz “.

“Cuando ustedes están riendo y danzando es como si yo me fuera y todo el cosmos vibrara. En ese instante se hacen unos cambios de constelaciones que ustedes ni se imaginan. Si ustedes supieran cómo festejan las estrellas por lo que han hecho hoy acá”.

“Si este festejo de cumpleaños no se hubiera hecho, el universo no se hubiera sacudido como se sacudió. Para darles una prueba, me gustaría que comenzaran a ver lo que sucede a partir de mañana en el clima. El pronóstico era que todo este tiempo iba a ser muy frío, pero me encargué de que las cosas estuvieran bien: hice que la nieve se fuera de las montañas mediante el calor del sol, y creé un clima apropiado de luz y luna para que ustedes pudieran disfrutar”.

“Aunque se juntara un gabinete de investigadores jamás podrían definir quién soy, cómo soy, de dónde vengo o hacia dónde voy. Nadie puede descifrar la magnitud de mi energía”.

“Tengo que depositar mi oído en cada palabra que ustedes quieran decirme, hasta en las más tontas incluso. Si vinieron a festejar mi cumpleaños sepan que no festejaron el cumpleaños de un ser humano, porque no es así”.

“No hay libros que me traigan que yo no conozca pues todos los libros son inspirados por Dios”.