La Voz (Argentina), 28.04.2009

Ricardo Javier Ocampo, el gurú riojano que se hace llamar “Maestro Amor”, y que estaría siendo buscado por la Justicia de Catamarca, suspendió las actividades que iba a iniciar hoy en las sierras cordobesas.

Medios catamarqueños como El Ancasti afirmaron, citando a fuentes judiciales de esa provincia, que Ocampo estaba siendo buscado en Bialet Massé.

Desde el Hostal Colonial Serrano de Bialet Massé, donde según el sitio oficial del gurú había actividades planeadas entre el 28 de abril y el 2 de mayo, dijeron a LAVOZ.com.ar que Ocampo “se retiró” del lugar esta mañana y que las actividades fueron canceladas.

Una comisión de policías catamarqueños llegó hasta el lugar pero el “Maestro Amor” ya no estaba, según dijo a este diario el comisario mayor Víctor Colino, jefe de la Departamental Punilla de la Policía de Córdoba.

En un momento de confusión, medios de Catamarca, citando fuentes policiales de esa provincia, dijeron que el “gurú” ya había sido detenido y que esta noche iba a ser trasladado, pero la información era errónea.

Denunciantes cordobeses. Periodistas de El Ancasti dijeron a nuestro diario que Ocampo es buscado por cinco hechos de supuestos abusos sexuales.

Los procedimientos fueron ordenados por la Fiscalía Nº 7 de San Fernando del Valle de Catamarca, a cargo de Miguel Maubecin, quien también dispuso allanamientos en esa provincia.El comisario mayor Víctor Colino, titular de la Departamental Punilla, dijo a LAVOZ.com.ar que no tenía información de que Ocampo haya sido detenido en Bialet Massé.

De acuerdo a fuentes judiciales, Ocampo, a cargo del “Centro de Meditación” que tiene en la localidad de Huillapima, departamento Capayán de Catamarca, fue denunciado por un joven cordobés, que hoy tiene 21 años, por cinco hechos habrían ocurrido los años 2002 y 2006.

El chico vivía junto a su madre en la comunidad del “Maestro Amor”. Allí se había radicado en 2002.

Según la información judicial a la que accedieron los periodistas de El Ancasti , la madre conoció a Ocampo en Córdoba y fue convencida supuestamente para vender sus bienes personales.