La Voz (Argentina), Sergio Carreras, 29.04.2009

Una falta de coordinación entre las autoridades judiciales catamarqueñas y la Policía cordobesa permitió que ayer a la mañana el famoso gurú riojano conocido como el Maestro Amor, escapara de los uniformados que fueron a detenerlo mientras se encontraba dictando un seminario de Tai Chi e inteligencia emocional en un hotel de Bialet Massé.

Según informó a este diario una fuente cercana a la investigación, Ricardo Javier Ocampo –tal el nombre real del gurú que se dice Dios– escapó del lugar en el auto de un empresario cordobés (ver Abandonó el hostal…). Fue tal el apuro que ni tuvo tiempo de sacar su ropa del establecimiento.

En la tarde de ayer el fiscal catamarqueño confirmó que se emitió la orden de captura contra Ocampo y se lo consideraba prófugo. El fiscal catamarqueño Miguel Maubecin ordenó su detención luego de que un muchacho cordobés de 21 años, acompañado de su madre, también cordobesa, denunció ante la Fiscalía General el pasado miércoles que Ocampo lo abusó sexualmente desde los 14 años.

Silencio y denuncias. Este diario intentó comunicarse con el encargado de prensa, la sede catamarqueña y varios colaboradores de Ocampo, pero ninguno respondió las llamadas. El representante en Córdoba del Maestro Amor, Eduardo Darsie, dijo anoche que se encuentra de vacaciones, no quiso responder si había participado del encuentro en Bialet Massé y cortó la comunicación.

Según contaron a este diario políticos y periodistas catamarqueños, el denunciante y su madre viven en Miraflores, localidad ubicada a pocos kilómetros de la capital catamarqueña, donde el Maestro Amor construyó su residencia personal y realizó un loteo con la intención de construir una ciudad para sus seguidores.

La mujer habría vendido todas sus pertenencias en Córdoba y, acompañada de sus hijos en 2002, se mudó a vivir con quien ella consideraba un líder espiritual y le entregó el dinero de la venta de su casa. Ese mismo año, según la denuncia, comenzaron los presuntos abusos de Ocampo contra el menor, que se habrían reiterado cinco veces hasta 2006. Luego de la denuncia, el joven fue revisado por peritos de la Justicia catamarqueña que habrían encontrado signos que podrían ser probatorios de sus afirmaciones.

Ocampo estaría acusado de cinco hechos de abuso sexual con acceso carnal, cuatro de ellos agravados porque habría estado a cargo de la educación del muchacho. La denuncia no habría sido realizada antes debido al temor de la madre y de su hijo, que habrían estado casi como cautivos en la comunidad, sin posibilidad de abandonarla.

Cabe recordar que el año pasado se conoció que una ciudadana española fue derivada por una fiscal catamarqueña al Hospital de Urgencias San Juan Bautista, de Catamarca, porque sufrió un brote psicótico luego de visitar la colonia del Maestro Amor. La mujer había llegado de España para instalarse a vivir en el lugar, pero escapó y acusó a Ocampo de haberla estafado, robarle sus valijas con todas las pertenencias y hasta el pasaporte.

Una vieja sospecha. La acusación de abuso sexual conocida ayer no es sorpresiva. Desde 2005, año en que se conoció públicamente la existencia del Maestro Amor, La Voz del Interior viene dando cuenta de no pocas acusaciones sobre episodios de corte sexual que involucraron directamente al gurú riojano.

Las acusaciones contra Ocampo fueron hechas por ex seguidores suyos de Córdoba, Mar del Plata y Buenos Aires. En Mar del Plata, los seguidores de Ocampo lo denunciaron públicamente porque, presuntamente, intentó abusar sexualmente del principal líder espiritual del grupo.

Pese a esto, los seguidores de Ocampo se multiplicaron. Contó con la ayuda del gurú mediático Claudio María Domínguez, que lo promocionó en diversos programas televisivos de Capital Federal. Expandió sus seminarios y cursos por numerosas provincias y también a Paraguay, Brasil, Uruguay y España.

El diputado catamarqueño Mario Perna, que en los últimos años encabezó en la Legislatura provincial la oposición a los emprendimientos del Maestro Amor, dijo ayer a este diario que “esta denuncia viene a confirmar las peores hipótesis” que fueron planteadas en 2006. Ocampo pretende abrir una escuela privada sin control alguno del Estado, lo que es un riesgo si consideramos que se cree un dios y pretende manejar la educación emocional de menores de edad”.

Emociones Sanitas se llama la escuela que el Maestro Amor pretende abrir en Miraflores, para educar a los hijos de todos sus devotos que se mudaron a vivir a Catamarca. En aquella provincia, conocidas autoridades políticas se han manifestado seguidoras de Ocampo. En el Poder Judicial, funcionarios catamarqueños confesaban ayer tener cierto temor por las consecuencias que podría acarrearles esta acusación contra el riojano.

Un dios caprichoso

Fiestas. El riojano que se hizo conocido como Maestro Amor tiene una gran debilidad por las celebraciones. Todos los años, sus fiestas de cumpleaños se convierten en una celebración multitudinaria, a la que concurren seguidores de todo el país. Ocampo suele aprovechar estas ocasiones para actuar en obras teatrales preparadas especialmente para su lucimiento.

Ceniza sagrada. Otra de sus fiestas anuales es la celebración de la ceniza sagrada, un rito copiado al religioso indio Sai Baba. Ocampo mete sus manos en una vasija y dice crear, de la nada, una ceniza sagrada que luego da a sus devotos para que la coman.

Cantante latino. Otra de las versiones de Ocampo lo muestra como cantante latino. Suele actuar con el nombre artístico de Ricardo Javier, y ha grabado varios discos en estilo melódico. Cuando años atrás fue entrevistado por este diario, cerró la entrevista cantando una canción religiosa de su autoría, acompañándose con la guitarra.

Dios. Antes de recibir la atención mediática, su discurso era megalómano: se decía Dios, creador del Universo y sabio desde el nacimiento. Luego fue bajando los decibeles.

Abandonó el hostal cuando lo iban a detener

El Hostal Colonial Serrano está ubicado a un costado de la ruta 38. Allí Ricardo Javier Ocampo o Maestro Amor, comenzó en la mañana de ayer a dictar un seminario de inteligencia emocional familiar y Tai Chi que debía durar cinco días.

Apenas había empezado su disertación cuando le avisaron que la Justicia estaba allanando su residencia en Catamarca y que otra comitiva policial se dirigía a buscarlo al hostal en el que se encontraba. El “maestro” dejó la charla en manos de uno de sus encargados y abandonó el lugar presurosamente, en el auto de uno de sus más conocidos devotos cordobeses, que ayer era buscado por la Policía.

Dejó en el hotel sus pertenencias personales y su camioneta Toyota Hilux con toda la documentación.

Policías de Córdoba llegaron al lugar para arrestarlo por pedido de la Justicia catamarqueña. Pero cuando arribaron al hostal, el gurú ya se había esfumado. Otra comisión policial venía en viaje desde Catamarca, pero dio la vuelta cuando se enteró que Ocampo se había ido del hostal.

Los policías cordobeses ingresaron al lugar e inspeccionaron cada rincón en busca del riojano.

Inés, una de sus seguidoras, al mediodía de ayer salió al parque del hostal para hablar con los periodistas que montaban guardia.

“Es un ser de luz y a este tipo de personas se las persigue”, dijo la mujer, que dejó su casa en Córdoba para mudarse a vivir cerca del centro de meditación que Ocampo tiene en la localidad de Colonia del Valle, en Catamarca.

“Comenzamos el seminario y el Maestro nos dijo que tenía que irse”, contó la mujer que, además, apuntó que esperaban que Ocampo volviera al lugar luego de cumplir con la “requisitoria” judicial.

El seminario debía desarrollarse hasta el 2 de mayo y reunió a un número importante de seguidores . “A Sai Baba le pasó lo mismo, lo han acusado en varias oportunidades”, dijo la mujer a modo de defensa.

“La Policía revisó todo y no encontró nada”, dijo un empleado del hostal. Se supone que el seminario será cancelado ya que Ocampo era, como en todos estos encuentros, su principal atractivo.