El Ancasti (Argentina), 27.06.2007

Es riojano, mañana cumplirá 33 años y asegura que es “igual a cualquier otro”, pero al mismo tiempo se considera un iluminado desde la niñez. Se llama Ricardo Javier Ocampo, pero adoptó el nombre de “Maestro Amor”, que surgió de alguien que lo bautizó así burlonamente “porque siempre hablaba del amor”. Hace una década desembarcó en Catamarca y formó “Meditazen”, una comunidad espiritual que creció de manera sorprendente. Se hizo famoso a nivel nacional e internacional, y tiene incluso fanáticos que lo definen como un Dios. Es acusado por algunos de farsante y comerciante, y respetado por otros que lo reconocen como líder, pero para la mayoría sigue siendo una incógnita. El Ancasti lo entrevistó en exclusiva para trasladarle preguntas que se realizan quienes no lo conocen. Aquí están sus respuestas.

– ¿Cuáles son las manifestaciones divinas a que se refieren sus libros cuando hablan de su niñez?
– En ella me refiero a la capacidad de saber, sólo por intuición, cómo tenía que obrar. Sabía ya a temprana edad que la compasión era la comprensión de cómo funcionaban las cosas en mi entorno. Así, poco a poco, las palabras Verdad, Rectitud, Amor y otros valores, se fueron asociando a mi vida, sin que se me eduque para que ello se instale en mí. Esta comprensión era una certeza interior, que no dejó jamás, hasta el día de hoy, de presentarse así. Era la certeza de saber por dónde y cómo debía manejarme en la vida. Era saber, a mis seis años, que sin importar qué hagamos, a las personas que no nos aman, no les importa demasiado lo que digamos y era también la facultad, de poder ver en mi mente, hacia dónde tenía que ir. Así, este cuerpo y esta mente, son sólo herramientas. Lo que yo sentía era que trascendía estas dos.

– Usted dice que a los 16 años había llevado su mensaje a millones de personas, ¿qué lo hace sentirse un iluminado? ¿Qué lo distingue de cualquier otra persona?
– No se puede negar lo que uno ve por sí mismo. Y como sólo yo era testigo de cuanto acontecía en mi interior, nadie más podía entenderlo, sólo yo. La diferencia que había entre otros y yo, era que estaba más consciente de cosas que a esa edad no era lo común. Esto me recuerda a la historia de Jesús cuando niño. Cuando estaba por hacer la Comunión, en la capilla del Barrio Cardonal, con el padre Praulini, en La Rioja, solía leer mucho sobre los santos y la historia de Jesús, su madre y sus amigos. Esto me acercaba a la idea de cómo debería hacer mi vida. Era sólo un niño de ocho años. Y, no tan sólo estaba interesado en ello sino que también, lo conversaba con algunos curas. Podríamos decir que al estar influenciado por la religión Católica era obvio que existiera la posibilidad de que eso se fijara en mí. Además, todos mis hermanos estaban influidos, por el mismo clima, por la misma clase social, por la misma religión e influencia de mis padres y únicamente a mí me aconteció este fenómeno de la espiritualidad. A la vez no siento que haya nada diferente entre unos y otros, ya que todos en el fondo poseemos las mismas aptitudes o como se le quiera llamar.

– ¿Puede interpretarse como una manipulación que alterne la exposición de sus ideas con citas bíblicas?
– En primer lugar, manipular significa obrar por medio de la fuerza, sea ésta mental o física, a las personas o los hechos. Lo que yo hago es analizar e investigar las cosas a través de mí mismo y de lo que acontece. Interpreto y analizo, otras fuentes que toman las palabras de la Biblia, para darles cada vez más un enfoque que se aplique a lo que la vida misma es. Esto lo hace todo el mundo. Estamos para eso, para poder pensar por nosotros mismos. A este ejercicio lo he usado siempre. No soy de quedarme en lo que se escribió, también sigo indagando en mi interior.

– ¿Cuál es la naturaleza de su comunidad? ¿Es una religión, una secta, un grupo de amigos con inquietudes similares?
– La naturaleza de la comunidad Meditazen es eso mismo. Meditar en lo simple. Para ello nadie deja su religión, simplemente se trata de que estos conocimientos se unan y nos sean, de una buena vez, útiles de verdad. ¿De qué le vale a una persona su religión si no puede usar las herramientas que ésta les da, de manera ecuánime? Pese a ello, hasta los ateos tienen buenas intenciones y un bello corazón. La tranquilidad y el respeto son síntomas de que algo profundo está aconteciendo en nuestro interior, seamos ateos o creyentes, algo nos sintoniza a ser así. No es una religión ni una secta, son grupos de personas amigas de una idea fantástica. Todavía podemos vivir en paz y tener una vida coherente. Esto no sólo lo vivo yo, también las personas que acuden a Meditazen, médicos, profesionales en áreas diferentes, maestros de escuelas y gente de la comunidad de nuestro entorno. Todos tienen una inquietud y, sin ella, no podrían estar realizando estas actividades.

– ¿Se considera usted un ser superior a los demás?
– Todos somos iguales, salimos de la misma fuente y respiramos el mismo aire. Soy igual a cualquier otro, llevo una vida como cualquier otro, hago servicio, trabajo y me divierto. La diferencia sólo la percibe el ojo que mira. No porque esté afuera, sino porque está adentro de uno mismo. Esto es como un aljibe, si usted tira un balde, sacará agua si hay, si no hay, no sacará nada. Siempre recuerdo que lo que veo está condicionado por lo que creo. Debido a que somos iguales podemos tratarnos de maneras parecidas y cada uno pone el toque de cómo se siente ante el otro o los otros. Siempre somos iguales en oportunidad, mas la forma de cómo dar esa oportunidad dependerá de cada uno. Mi madre ama a todos sus hijos, sin embargo nos da a cada uno atenciones diferentes, dependiendo de cómo somos para con ella. Deja que su amor, que es igual para todos sus hijos, sea como mejor nosotros le demos lugar.

– ¿Qué significan para usted las figuras de Jesús y la Virgen María?
– Las figuras de la Virgen y de Jesús son completamente sagradas para mí. Cuando era pequeño uno de mis parientes, que era de otra religión, decía que los católicos adoraban yesos. A mí me encantaba decirle que la figura de Jesús u otro Santo sólo era un punto fijo, para que nuestra mente entre en contacto con la esencia de ellos que, por supuesto, estaba en nuestro interior. Siempre pensé que hay cuatro madres: la Madre Tierra, la Madre Patria, la Madre Biológica y la Madre Divina, que la misma Virgen representa. Jesús es la compasión en dos pies. Una de las cosas que me llama poderosamente la atención en Jesús es que su Amor lo dio a todos y sin entregar un papel y dijo que donde dos estén unidos en su nombre, ahí estaría Él. Él es amor. Donde veo dos personas que no están en armonía, por más que sean religiosos, me doy cuenta de que no están dejando que Dios se manifieste. Pues la naturaleza de Jesús no es agresiva, no es envidiosa, no es inhumana y menos que menos justiciera sino comprensiva y Divina. Jesús no condenaba a quien se equivocaba sino que se acercaba y lo ayudaba. Eso significan la Virgen y Jesús en mi vida.

– Entre sus ideas pueden hallarse similitudes con determinadas definiciones del budismo, del Sai Baba, del catolicismo ¿Es posible que su prédica responda a una mezcla desprolija de distintas doctrinas?
– Mi prédica no responde a una defectuosa organización sino a la unión de todas las ideas que otros promovieron. Pues recordemos que trescientos años A.C. ya existían libros sagrados como el Bhagavad Guita, los Sutras Budistas etc. Yo imparto el conocimiento de grandes seres, como Madre Teresa, el Dalai Lama y los pensamientos de gente que vive en las montañas o campos. Porque son útiles y crean a partir de ello una coherencia en la vida de aquellos que lo practican.

– En las normas de conducta que se sugieren para los miembros de su comunidad, ¿no aparecen detrás de ciertas rutinas elementos que tienden a promover la sumisión?
– Ser sumiso, no; ser humilde, sí. En toda religión o en toda casa notamos que las personas pueden ser una cosa o la otra. Pero la primera, la sumisión, es como una esclavitud; la humildad parte del reconocimiento hacia un hecho o persona. Debido a la falta de sensatez, vemos en muchos lugares la falta de respeto hacia la vida, el hombre y hacia uno mismo, incluso. Esto me hace reflexionar sobre una situación parecida: la inocencia y la ignorancia. Una puede confundirse con la otra, debido a que el ignorante no sabe y el inocente tampoco sabe.

– Usted enseña la reiteración de oraciones hasta 21 veces, para fines tan diferentes como conseguir dinero o salud, ¿en qué sustenta esta práctica?
– Las afirmaciones son positivas, y no están sustentadas en nada que no sea lógico. Así, por ejemplo, tenemos una Ley Universal que dice que “lo semejante atrae lo semejante” por ello es bueno usar estas afirmaciones, para mentalizarnos de manera diferente. El señor Reneau Z. Peurifoy, especialista en Psicología, se especializó en los problemas relacionados con la ansiedad y se convirtió, luego, en una prestigiosa autoridad norteamericana en la materia. En su libro Venza sus temores, aplica en su terapia de recuperación afirmaciones positivas. El padre Lauro Trevisan, también el Padre Anthony de Mello, el Dr. Mantak Chía usan en sus terapias, afirmaciones para poder lograr estados de acción positivas. La ciencia ha descubierto que es mejor ser una persona que afirma cosas positivas, que activar pensamientos negativos. Y basándonos en el sentido común, muchas personas afirmamos, por obviedad, oraciones que pongan motivación en nuestra mente.

– ¿No existe cierta contradicción entre reiterarle a la persona que en cada mente está todo el poder y al mismo tiempo condicionar la obtención del éxito a creer en su palabra?
– La idea es que las personas crean en el poder de los principios y valores. Todo orador quiere que se crea lo que está diciendo, a partir del sentido común de cada persona. Usted puede o no aceptar y ello habla que tiene poder de decisión. Mas no necesita creer en mí, Ricardo Javier Ocampo, sino más bien en los Principios y Valores los cuales sólo se ven si dos personas se relacionan debidamente. Siempre que hablamos deseamos que se nos escuche y siempre en su máxima libertad, usted decide si hacer o dejar de hacer. Todo comienza si usted acepta la posibilidad, debido a que al ponerlo en práctica, usted podrá ver o no los resultados por usted mismo. Pero debemos darle una oportunidad a cada cosa en nuestra vida. Es el paso para descubrir la valía en cada experiencia, si la hay de acuerdo con cada uno.

– ¿No considera demasiado delicado prometer soluciones a personas con profundos problemas y crisis?
– Las personas que reciben charlas sobre conocerse a sí mismos tienen la sensación profunda de que son los únicos responsables de resolver la vida. Si lo que decimos sale de nuestro corazón, mediado por la razón y éstos ya han dado resultados buenos en otros y sobre todo en uno, ¿cuál sería el peligro? La compasión, el amor y la tranquilidad no le hacen mal a nadie, mas bien siempre ayudan a crecer y lograr los objetivos de la vida. Hay millones de oradores y ellos no prometen nada, sino que dicen qué hay dentro de cada uno, una solución que cada uno debe activarla, previa contención por no poder sostener el cambio por uno mismo, con psicólogos, amigos, maestros, padres, familia etc.

– ¿Por qué eligió instalarse en Catamarca?
– Decidí venir a Catamarca porque, desde siempre, tenemos con mi familia buenos amigos y lugares que hemos experimentado. Entre mis familiares y amigos hay promesantes de la Virgen. Desde que tengo 19 años conozco Catamarca y hace unos diez años que vivo acá. Conozco gente muy hermosa. La experiencia es tan bella que unos amigos me propusieron vivir en esta provincia, realmente es un lugar magnífico porque, al menos la gente con la que tengo trato, es gente hermosa, sincera y sobre toda afectuosa. Sólo me sale decir que amo Catamarca y amo a la gente linda que habita aquí.

– En sus mensajes aparecen menciones a Jesús, los santos, el Karma, y hasta películas como Matrix o Harry Potter, ¿no cree que el mensaje es demasiado confuso?
– Cuando fui a ver estas películas descubrí que estaban expresada en ellas principios y enseñanzas que son útiles en nuestros días. Así vemos que lo importante es reconocer que esos principios y valores están en ellas. Mi intención no es confundir sino reafirmar los valores y principios que sería bueno que se pongan en todas las películas. El hecho de hablar de los santos, de Jesús y del Karma es poder darle una visión a la Unidad que hay. Por ejemplo, Jesús decía “el que siembra cosecha”, y la ley del Karma, como se conoce en India, habla de que cosechamos de acuerdo con nuestros propios actos. Siempre debemos confiar en que nuestro corazón desea lo mejor. Dios está en cada uno de nosotros y a través de nosotros habla, se comunica y pone su semilla en el mundo. Ya es hora de que podamos comprender que debemos estar unidos, necesitamos poner en práctica lo que sabemos que nos hará bien. Y hacerlo de manera rápida, cada uno desde su pensamiento pero sumando las sanas intenciones.

– Leí con la mejor predisposición un libro suyo donde sublima el poder de la mente, y mi sensación fue que buscaba constantemente impactar al lector, pero que carecía de mayor contenido, como si conjugara los mensajes de los libros de autoayuda con cierto matiz mágico y misterioso, pero ayuno de fundamentos para sus ideas. ¿No cree que sus mensajes carecen de sustento serio?
– Es verdad su visión del libro. No es algo diferente de lo que ya se dijo. Recordemos que no hablamos ninguna vedad nueva, únicamente estamos recordando algo que la gente ha olvidado. El libro es tan serio, que a miles de personas les está abriendo caminos y tengo pruebas de ello. Alicia Agüero, de Traslasierra, una reconocida persona de ese lugar, trabajó con ese libro en una de las escuelas dando como resultado el premio a la escuela que mostró un mayor interés en las remodelaciones y su debida conducta para lograrlo. Maestros de escuelas, abogados, empresarios y jóvenes nos dan constantemente reconocimientos de cómo este libro les ha sido de ayuda extraordinaria. Un contador, el empresario Enrique Alejandro Falli, también compró el libro y luego de leerlo y aplicarlo a su propia vida, compró más y los regaló con el mismo resultado. El libro fue leído y expusimos su contenido en Catamarca, Shopping Terminal, el 23 de junio, donde estuvo la sala llena, entre especialistas, médicos, muchos jóvenes, maestros de escuelas, psicólogos, policía, etc., e incluso gente de otros países que viajaron para esa ocasión. En el Salón Calchaquí, de la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de San Fernando del Valle de Catamarca, el 24 de septiembre del 2004, también se lo presentó con una gran respuesta positiva, con una amplia y positiva confirmación del mismo. En Paraguay tuvimos una audiencia de 1.500 personas. Los resultados de las aplicaciones son más positivas cuando la persona lo realiza desde el convencimiento.

– ¿Es consciente de que una persona que se presenta con mensajes mesiánicos genera dudas inmediatas sobre su honestidad o cordura?
– Soy consciente de ello. Nuestros actos no son suficientes para demostrar ningún hecho. Es de suma importancia la experiencia directa de estos actos, para poder dar valor a lo que fuera. Podemos, realmente, lograr mediante el acercamiento sincero, descubrir las intenciones de cualquier ser humano. Dar la oportunidad para ver por qué piensa como piensa, cómo siente, cómo vive y cómo se relaciona con la vida. Como todo, la experiencia directa es una de las evidencias que en el día de hoy, incluso teniéndolas en forma positiva, son tomadas para mal. Por ello, la importancia de vivir las experiencias. Éstas nos ofrecen una ubicación más detallada de lo que está sucediendo en dicha vida.

– ¿Cómo enfrenta las sospechas de que la estructura que desarrolla su comunidad no es más que una simple vía para su beneficio económico personal?
– Mis esfuerzos, e incluso mis intenciones, están observadas todo el tiempo por aquellos que están a mi lado. La gente que está junto a mí también se beneficia con el proyecto. Este proyecto fue creado por mí y se le regaló a quienes trabajan en él toda la maquinaria necesaria para que comiencen con este bello emprendimiento que, por cierto, dignifica a todos en Meditazen. Los jóvenes y los no tan jóvenes trabajan a conciencia y son personas inteligentes que piensan por ellos mismos. Mis intenciones son claras y, como toda sana intención, siempre está siendo evaluada, por aquellos que no están directamente relacionados con las actividades. Le puedo asegurar que todo está en regla y usted mismo puede corroborarlo de muchas maneras.

– ¿Cuál es el límite entre ayudar a una persona y aprovecharse de sus problemas para utilizarla?
– La intención se refleja en cada parte del convivir cotidiano. Lo que pone en evidencia el hecho de ver la diferencia. En mi caso, el hecho de levantarme a la 5.30 de la mañana y dedicar mi día a las actividades, que consisten en estar en muchas áreas, ofreciendo todo lo que sea necesario y ver que todo crece y que las personas involucradas son cada día más felices y van obteniendo todo en su vida, me da idea de cómo estoy ayudando. Sólo cada uno se puede dar cuenta de una cosa o de la otra, pues siempre hay síntomas. Permítame esta reflexión con total respeto: es como si yo me preguntara si estos interrogantes que usted me hace son para ayudar a la gente o para ayudarse a sí mismo. Es de suponer que usted está teniendo buenas intenciones y yo sigo ese patrón de conducta, a menos que mi experiencia directa, sea otra totalmente. De la misma manera, la intención clara, la sensatez y la evidencia, forman parte, al menos en mí, de la manera de diferenciar.

– ¿Es una verdadera ayuda hacer que alguien cambie completamente de vida y se dedique a servirlo?
– La verdad es que todas las personas que viven en este lugar son seres libres. Ellos vienen y dejan todo porque consideran que hay algo mejor. La gente hace lo que hace, por amor y respeto. Nadie está obligado a servirme. Tenemos una relación basada en la profunda confianza y amistad, de tal manera, todo lo que se hace tiene el permiso directo de las personas que armamos esa confianza y entendemos la actitud directamente. Es increíble pero, aquí, por una cuestión de amor, respeto y reconocimiento se dan hermosos actos de amor, como por ejemplo, un padre que cuida a los hijos de otro padre con el mismo amor que le ofrecería ese servicio a su propio hijo. Todos estamos aquí para servir a la humanidad de manera pacífica. Y lo demostramos en cada una de las relaciones reales con las personas de todo lugar.

– ¿Qué sentimiento le provocan los comentarios y publicaciones en su contra? ¿Se siente agredido o perseguido?
– Sólo me produce compasión. ¿Qué otra cosa podría sentir al ver las mentes llenas de miedo, de falta de información, de principios y valores? Y esta compasión es una compasión que despierta más amor para con cada uno. No soy una persona reactiva, y es por ello que vale la pena el hecho de apostar por el corazón humano. Si mi corazón se llena de emociones destructivas, de duda, de miedo o venganza no podré discernir y seguramente dejaré de ser objetivo. Siento que gracias a todo esto estamos todos aprendiendo una hermosa lección. La situación nos ayuda a medirnos, a ver dónde estamos parados, con relación a lo que está pasando. Todo desafío faculta y este ejercicio lo esperé siempre, desde que tenía mis 16 años. Cuando haya amor en nuestro corazón, habrá paz en nuestra mente. Si hay paz en nuestra mente se reflejará coherencia en nuestros actos. Si hay coherencia en nuestros actos, el mundo lo notará. No es la primera vez que a un ser humano se lo lastima sin tener evidencia reales. Y yo soy muy consciente de ello. Únicamente puedo decir que la frase “sólo si amas serás feliz y si eres feliz, amarás” es cierta. Estoy feliz y lleno de amor. Santo Tomás de Aquino dice que “ni todo el intelecto humano es incapaz de describir la esencia de una hormiga”. Por lo tanto, no espero que dicho intelecto pueda comprender, sin experimentar. La vida, señor, tendrá sentido, cuando miremos a los demás con más amor, sabiendo que el amor crece cuando uno más lo comparte.

– ¿Cuál es su misión y quién se la encomendó?
– Mi misión es la de cualquier ser humano: poder manifestar la alegría, la felicidad y el amor en nosotros mismos. Ayudar a los que desean lograr saber más de ellos mismos. Y por supuesto, quien me encomendó esta misión es mi conciencia y mi responsabilidad con la vida, tanto propia como ajena. Es hermoso, nos podemos reinventar instante a instante y siempre podemos descubrir que podemos dar más que ser envidiosos, orgullosos, vanidosos o arrogantes. Mi amor no dejará de ser nunca y el amor en el corazón de la gente será una búsqueda brillante siempre, que no podemos postergar por mucho tiempo. Cualquier camino es bueno en tanto haya amor, humildad, armonía, humor sano, respeto y, sobre todas las cosas, evidencia.

– ¿Tiene usted enemigos?
– No existen enemigos para mí. Puede ser que usted sea mi enemigo mas yo no soy su enemigo, no considero que tenga enemigos. En la unidad del pensamiento todos somos uno y deberíamos tener una concepción de las cosas más interrelacionada. Volviendo a un ejemplo anterior si usted tira un balde a un aljibe y no saca nada, es porque estaba vacío, pero si saca agua es porque ella estaba en su interior. Si usted es enemigo de sí mismo, tendrá enemigos afuera también. Estoy muy bien conmigo mismo, cómo podría tener enemigos. Si un granito en mi cara me molesta, se convertirá en mi enemigo, sin embargo no lo decide el granito sino yo. Cualquier cosa que nos moleste creará una cierta enemistad. Si usted permanece vacío de lo innecesario, descubrirá que no hay enemigos.

– ¿Hay otras autoridades en su organización o todo se centra en su figura personal?
– Yo he creado, imperado y mantenido este lugar, sin embargo todos somos autoridades en el mismo. Se trabaja con todo tipo de pensamientos que en la humanidad hicieron brotar el amor, la dicha y la cooperación mutua. Cada vez son más las personas que desean cambiar sus vidas y ello solo habla de volcar su mente en su interior. No hace falta más que el sentido común para poder sentir lo que es correcto, y en ello se basa la posibilidad de esta gran inspiración. Espero que estas respuestas que sólo salieron de mi conocimiento directo de los hechos le sean de suma ayuda. Gracias por su respeto y por su atención. Le agradezco su tiempo y también su corazón puesto en esto.