AGENCIAS, – El País, Saint Casimir/ Grenoble – 25/03/1997

Los tres adolescentes con edades comprendidas entre los 13 y los 16 años hallados en el lugar próximo a Quebec donde el sábado se produjo el suicidio de cinco adultos pertenecientes a la Orden del Templo Solar (OTS) eligieron seguir viviendo tras debatir el caso con sus padres, que optaron por el suicidio. Tom, Julien y Fanny Quéze “matuvieron una discusión con sus padres el sábado y los chicos eligieron no morir” según reveló ayer un portavoz de la policía de Quebec. Los cuerpos de sus padres y de otra pareja fueron localizados en casa echados sobre la cama formando una cruz.

La misma fuente indicó que una vez tomadas las respectivas resoluciones, los jóvenes se fueron a un cobertizo vecino al inmueble principal y tomaron somníferos para no asistir a la escena del suicidio ritual, producido 48 horas después del equinocio de prima vera, una fecha muy significativa para los miembros de esta secta, que creen que tal forma de quitarse la vida lleva a un renacimiento en un lugar que llaman Sirius.”Los chicos hablaron con sus padres y se les dio la oportunidad de quedarse o marcharse y elegieron refugiarse fuera de la casa”, según el policía Mathias Tellier. “Los chicos tomaron píldoras para dormír, para hacer frente al dolor y a la pena por lo que estaba ocurriendo en la casa”. Otro portavoz policial indicó que los chicos, dos varones de 13 y 16 años y un chica de 14 , ya tienen edad de comprender lo que pasa” y que por ello han “proporcionado muchos detalles” sobre lo ocurrido. Es la primera vez que hay supervivientes directamente vinculados a un caso de suicidio colectivo de la orden del Templo Solar, y por eso el juez de Grenoble, en los Alpes franceses, que instruye el caso del suicidio de 16templarios, entre ellos tres niños, cerca de esta ciudad a finales de 1995 desea interrogar a los chicos , Los adolescentes están perturbadísimos, pero pueden dar cuenta de lo que pasó en los días precedentes: con quién estaban en contacto sus padres, qué les llevó a actuar de esa forma, etcétera”, señaló una fuente judicial de Grenoble, próxima al juez Luc Fontaine.

Fontaine, que ha interrogado a numerosos miembros de la secta, viajó el año pasado a Canadá, donde logró valiosas informaciones sobre el funcionamiento de la OTS. Según una fuente conocedora de la investigación el juez ha llegado a la conclusión visto el modo de vida de los dirigentes de la secta, de que se trata en buena medida de un caso de estafa.

Didier Quéze, de 39 años, y su esposa, Chantale Goupillot, también de 39 años, franco-canadienses, eran los propietarios de la vivienda en la que murieron asimismo la madre de ella, Suzanne Druau, de 63 años; la canadiense Pauline Rioux, de 54, y el suizo Bruno Klaus, de 49. La policía conocía al matrimonio franco-canadiense -gente tranquila, según sus vecinos de Saint Casimir, a unos setenta kilómetros de Quebec- y sabían que eran miembros del Templo Solar. Didier ya fue interrogado en 1994 y 1995 con motivo de los otros dos casos de suicidios masivos, el de los Alpes que investiga el juez Fontaine y los producidos al mismo tiempo en octubre de 1994 en Suiza. y Canadá, con 48 víctimas entre los dos.

Un drama esperado

“La última vez que les vimos fue con motivo del solsticio del pasado verano, porque pensábamos que podría ocurrir cualquier cosa”, señaló el portavoz policial Pierre Robichaud. La policía no quiere revelar si ha encontrado en la casa objetos de rituales esotéricos, pero si ha informado del hallazgo de un sistema de ignición a base de bombonas de gas y hornillos en la planta baja de la casa. La vivienda también estaba rociada con gasolina. En la misma planta baja fue encontrado el cuerpo sin vida de la abuela de los niños, con una bolsa de plástico en la cabeza. En un dormitorio de la planta superior, los bomberos descubrieron los otros cuatro cadáveres, que no llegaron a ser alcanzados por las llamas del incendio que alertó sobre el siniestro a una persona que el sábado pasaba por el lugar. Según los niños, todos los adultos tomaron “medicinas”.La policía de Quebec se ha puesto en contacto con entre 30 y 40 personas de la zona que se cree que pertenecen a la secta del Templo Solar, mientras en Suiza las autoridades han lanzado una campaña contra sectas de inclinaciones suicidas al tiempo que la policía busca también a miembros de la OTS.