S. HIDALGO – El País, Villaviciosa de Odón – 20/09/2003

Al menos una treintena de padres del colegio Virgen del Bosque, en Villaviciosa de Odón (Madrid), han decidido sacar a sus hijos del centro después de que el jueves pasado trascendiera que la congregación religiosa Legionarios de Cristo había comprado el colegio con el curso empezado y sin previo aviso a las familias. La mayoría de los padres han conseguido plaza para los chavales en colegios privados cercanos.

Otros afectados exigieron a la Consejería de Educación plaza para sus hijos en un centro público. «Mi niña tiene un año y la quiero sacar de allí, ¿me pueden garantizar una plaza en una guardería pública?», se preguntaba ayer una madre. Los afectados están estudiando, además, presentar una demanda conjunta y varias individuales contra la cooperativa de profesores que ha vendido el colegio a los Legionarios de Cristo.

La nueva dirección se reunió ayer por la tarde en el colegio con los padres de alumnos de secundaria. La tensión marcó todo el encuentro, en el que se escucharon gritos de «¡vendidos!» y «¡sinvergüenzas!» en contra de los antiguos propietarios del colegio. Jesús Navarro, nuevo padre espiritual del centro, subió a un atril con una sonrisa de oreja a oreja para intentar calmar a las más de cien personas que acudieron a la convocatoria. «Sabemos que tenéis muchos interrogantes…», empezó a decir. No pudo acabar.

«Sabemos quienes sois y no nos gustáis», gritó uno de los presentes. Su intervención fue recibida con una cerrada ovación. Los ataques también se dirigieron a Carlos Fernández, ex director y uno de los beneficiados económicamente por la venta. «Tú nos has engañado», «Has vendido a nuestros hijos», «Se han vendido por dos duros a la secta», le increparon varios padres. Un afectado comentó que la cooperativa podría haber recibido por la transacción 6.000 millones de pesetas.

Niños y niñas separados

Para intentar convencer a los padres de las bonanzas de la enseñanza legionaria, los nuevos responsables del colegio se hicieron acompañar por Mar González, directora de una de las escuelas infantiles que los Legionarios de Cristo controla en Madrid. González intentó explicar las ventajas que tiene que los niños y las niñas estudien separados, una de las medidas que los Legionarios implantarán el curso que viene. «La psicología evolutiva demuestra que las mujeres maduran antes. Por eso, hay que explicarles las cosa en clase de distinta forma», comentó.

El momento más tenso de la reunión se vivió cuando los padres que van a sacar a sus hijos del colegio exigieron a la nueva dirección la devolución del dinero de la matrícula y del recibo del mes de septiembre, que en total suman unos 300 euros, eso sin contar el dinero gastado en uniformes y material escolar. Los afectados no consiguieron arrancar un sí rotundo de los nuevos responsables del colegio.