Vanguardia (México), 21.03.2013

Un nuevo escándalo se asoma en el seno de los Legionarios de Cristo. Este no tiene relación con la pedofilia de Marcial Maciel, sino con la venta poco transparente de un complejo educativo conocido como Universidad Interamericana para el Desarrollo (UNID).

Con operaciones en 24 estados de la república mexicana y con 25 mil alumnos, la UNID fue vendida en una cantidad no revelada a un grupo de empresarios encabezados por el regiomontano Dionisio Garza Medina.

El comprador, quien recientemente adquirió también la Universidad Regiomontana, es hermano de Luis Garza Medina, el hombre que fungiera como vicario de los Legionarios de Cristo en los días en que Marcial Maciel presidía la congregación.

La denuncia la hace un sacerdote Legionario de Cristo. Es el padre Peter Byrne, quien envió una carta a sus superiores expresando estar indignado y avergonzado por lo que han hecho los superiores de su congregación con la venta de la UNID.

“Parece que hemos cambiado una cúpula por otra y que la cultura caciquesca iniciada por el Padre Maciel sigue reinando en esta congregación”, advierte el padre Byrne.

El sacerdote Legionario considera con que la reciente venta de la Universidad Interamericana para el Desarrollo, la congregación religiosa pierde “la oportunidad de evangelizar los 25 mil jóvenes” de condición modesta, que estudian en sus campus.

“¿Por qué tuvo que ser la UNID?” ¿Será porque allí solo se educan a los hijos de ferrocarrileros … e hijos de carpinteros?” es la pregunta desafiante que de quien en su misiva a sus superiores se autodenomina “El Ultimo Disidente”.

El desafío del último disidente

Cuando aún resuenan las palabras que Benedicto XVI pronunció durante su homilía del Miércoles de Ceniza en contra de los “hipócritas religiosos”, Peter F. Byrne, un Legionario de Cristo, alza su voz para reclamar a sus superiores lo que parece ser una incongruencia entre lo que se predica, y lo que se hace.

Y es que los superiores de la Legión de Cristo, casi en secreto y a espaldas de sus miembros, decidieron vender la Universidad Interamericana para el Desarrollo y a sus 25 mil alumnos, que forjaron a lo largo de 10 años de crecimiento.

“Son 25 mil jóvenes que teníamos la oportunidad de evangelizar. Los legionarios batallamos en el mundo entero por tener contacto con jóvenes universitarios y ustedes, los superiores, han vendido, sin el consentimiento de un capítulo ni la consulta con los Legionarios, la posibilidad de evangelizar a 25 mil (cada año)”, escribe en su carta el padre Byrne.

La venta fue un secreto, aún para los miembros de la Legión de Cristo. Sin consulta alguna, y sin haberse celebrado algún “capítulo” (asamblea).

La inmensa mayoría de los miembros de la Legión de Cristo se enteraron por los medios de comunicación cuando la semana pasada, Dionisio Garza Medina, expresidente del grupo Alfa, anunció que él y un grupo de empresarios habían comprado lo que se considera el ala de la educación popular de los Legionarios de Cristo. El ala elite es la Universidad Anáhuac.

‘Vende cuanto tienes y dáselo a los pobres’

El padre Peter Byrne está “indignado y avergonzado”. En su carta, pide perdón a los jóvenes en nombre de la Legión porque dice que les han fallado.

Y es que para el sacerdote, antes de haber pensado en deshacerse de la UNID, los superiores de los Legionarios bien podrían haber vendido un sinnúmero de valiosísimas propiedades menos productivas entre las que se encuentran:

Un terreno en la colina enfrente a la Universidad Anáhuac, conocido como La Diferencia; el Centro Cultural Interamericano de Tlalpan; la “Casa Tres” (con todo y jaccuzi) (sic); “las casas de Reino que hay en las Lomas, en Bosques, en Guadalajara y Monterrey”, y hasta “las casas de retiro en Amecameca, Las Penas, y Chipinque”.

También dice que pudieron venderse “la casa de vacaciones en Termini (que sólo se utiliza tres meses al año)” o “la propiedad adjunta a la Universidad Europea de Roma (que tiene un valor de más de 50 millones de dólares)”.

Y reclama que siendo la congregación religiosa la verdadera dueña, la universidad se haya vendido sin haber sido consultada.

“La Legión pertenece a los 900 sacerdotes y las 500 consagradas, y estos no han sido consultados sobre la venta de sus obras”, reconoce el padre Byrne.

“Yo no tuve nada qué ver con esta venta. Me indigna y me avergüenza pues es una manifestación de elitismo. No corresponde al Evangelio y no corresponde a la doctrina de la Iglesia.”

‘Una cultura caciquesca’

Para quien en su misiva se considera “El Ultimo Disidente” pareciera que lo ocurrido desde aquel comunicado que emitió el Vaticano el 1 de mayo del 2010, condenando a Marcial Maciel, no ha impactado mayor cosa en los usos y costumbres de los Legionarios de Cristo.

“Parece que hemos cambiado una cúpula por otra y que la cultura caciquesca iniciada por el P. Maciel sigue reinando en esta congregación”.

No se puede decir que el sacerdote falta a la verdad.

Sobre todo cuando la venta se realizó a espaldas de los miembros de la Legión, y la Universidad fue a dar sospechosamente, nada más y nada menos, que a manos del hermano de Luis Garza Medina, el exvicario de la Legión de Cristo de los tiempos de Maciel.

Aun y cuando, algunos aseguran que la Legión de Cristo conservará alguna participación en la Universidad, no son pocos los que se preguntan, como Byrne, ¿por qué tuvo que ser una operación tan poco transparente?

“¿Dónde está la corresponsabilidad? ¿Dónde está la transparencia? ¿Dónde está la nueva Legión que va al paso de la Iglesia y que cumple no solo las órdenes del Papa, sino también sus deseos?”

Aunque desde el 1 de mayo del 2010 se suponía que la Legión de Cristo sería reestructurada a fondo con el nombramiento del delegado pontificio, el Cardenal Velasio de Paollis, pareciera que poco se avanzó.

Precisamente el 27 de julio del 2010, dos meses después de la condena pública del Vaticano en contra del pederasta Maciel, el padre Peter Byrne también le envió una misiva al todavía director general de su congregación, el mexicano Álvaro Corcuera.

Entre otras cosas, “el último disidente”, le decía a Corcuera:

“El dolor aumenta con el conocimiento que enviarle esta carta es un ejercicio inútil, como han sido otras cartas y otras sugerencias a usted y a varios superiores”.

“Pero el silencio no es una opción pues me hace cómplice de aquel que abusó y robó la vida a hermanos nuestros”.

En estos días que he tenido el honor de visitar algunas casas legionarias (y de ser recibido con mucha caridad) he constatado con mis propios ojos que en varias de ellas hay fotografías del pueblo de Cotija, de la casa de Cotija, e increíblemente en tres lugares (San Salvador, Cancún y Cañada) hay fotos del P. Maciel rodeado de apostólicos o de los primeros grupos de legionarios.”

P. Álvaro, por Dios y en honor de aquellos que sufrieron el horror del abuso, la agonía del desprecio y del olvido, le suplico que ordene que se quiten las fotos del abusador, de la casa donde nació, del pueblo que le acogió y de la fundación que propició aquellos actos que hirieron a la inocencia y han traído tanto descrédito a la Santa Iglesia.”

Seguramente el padre Byrne tiene que soportar que los encubridores y cómplices sigan diciendo que nunca supieron nada de las personalidades múltiples de Marcial Maciel.

Se escudan y se protegen entre ellos, con argumentos tan increíbles como los que recientemente esgrimió precisamente Luis Garza Medina, hermano de Dionisio Garza Medina, el nuevo socio mayoritario de la UID.

«No he tenido nunca, ni siquiera su número de celular (de Maciel). Él no ha permitido jamás que yo entrase en su vida privada. A sus colaboradores más cercanos les decía: ‹No digan a nadie nada de lo que hacen conmigo›».

La llegada de Francisco

Aunque es cierto que la Legión de Cristo ya no es ni la sombra de lo que llegó a ser en otros tiempos, y sus ingresos han menguado considerablemente, es cierto que continúa siendo una congregación rica y poderosa, en la que al decir del padre Byrne, una cúpula caciquil fue sustituida por otra.

Y es que ya sea por una exagerada prudencia, o por una extremada complacencia del Cardenal De Paolis, muchos de los que integraron el Estado Mayor de Marcial Maciel, aunque fueron removidos de sus puestos de mando, continúan ejerciendo una influencia poderosa dentro de la organización religiosa.

Como también, muchas de las decisiones de este tipo parecieran seguir siendo inspiradas no por el Evangelio de Cristo, sino por aquellos que siguen creyendo que la opción de la Legión son exclusivamente los ricos.

Hoy la Legión de Cristo, como la Iglesia Católica, está dividida.

Por una parte hay algunos de sus miembros que casi en secreto le siguen rindiendo una especie de culto privado al fundador, acusado de pederasta y corruptor.

En tanto que por la otra, hay quienes como el padre Byrne luchan porque la Legión de Cristo sea congruente precisamente con el Evangelio en su opción preferencial por los pobres.

¿Quién vencerá en esta lucha? Es difícil saberlo.

Sin embargo, para muchos la esperanza de una refrescante reconstrucción llegó a la Iglesia con la elección del nuevo Papa Francisco.

El jesuita sabe lo que le aqueja a la Iglesia y también lo que le aqueja a la Legión. Las dos instituciones padecen de lo mismo.

Y probablemente por eso, eligió nombre del fraile más pobre de la historia católica: un fraile llamado Francisco.

Con Francisco: ¿Habrán llegado los tiempos de la verdadera transformación de la Legión? ¿Podrán seguir manejándose sin transparencia los bienes que se forjaron con los donativos de los fieles?

UNID cuenta en México con:

50 sedes

24 Estados tienen presencia de la UNID

25 mil estudiantes

23 mil egresados

La presencia

Existen centros educativos de los Legionarios de Cristo en:

Argentina
Alemania
Australia
Austria
Brasil
Canadá
Chile
Colombia
Corea del Sur
Costa Rica
Ecuador
El Salvador
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Guatemala
Holanda
Hungría
Irlanda
Israel
Italia
México
Nueva Zelanda
Panamá
Perú
Suiza
Venezuela

Mundialmente cuentan con:

150 colegios

21 institutos superiores

9 universidades

630 centros de educación no formal

270 escuelas de fe (catecismo)

El dato

Fundada en 2000, la UNID se respalda en la Red de Universidades Anáhuac.  Ofrecen programas de  bachillerato, técnico superior universitario, licenciatura, extensión y postgrado

Consorcio Educativo Anáhuac se divide en:

Bambolino: preprimaria y guarderías

Colegios Interamericanos Anáhuac: primaria y secundaria

Universidad Anáhuac, UNID, UNID-a y Universidad de Franco Vitoria: bachillerato, universidad y postgrado.