EFE (Chile), 25.07.2013

La Justicia chilena anunció hoy que procesará el próximo 27 de agosto al sacerdote de los Legionarios de Cristo John O’Reilly por las presuntas denuncias de abuso sexual que pesan en su contra.

Según fuentes judiciales, O’Reilly deberá comparecer ante el Cuarto Juzgado de garantía de Santiago, por la formalización (proceso) de un caso que afectó a una menor de seis años en el colegio, mientras se evalúa una segunda denuncia.

El sacerdote, legionario de Cristo de origen irlandés, declaró en diciembre pasado en el marco de la investigación de este caso, oportunidad en que alegó completa inocencia.

El fiscal regional de la Zona Oriente, Alberto Ayala, dijo hoy a los periodistas que se ha solicitado la audiencia para informarle al religioso de los hechos por los que está siendo investigado.

El abogado querellante, José Ignacio Escobar, dijo hoy a la página electrónica de El Mercurio que los informes de credibilidad de dos niñas, emanados del Centro de Asistencia a Víctimas de Atentados Sexuales (Cavas), son “concluyentes” y desfavorables para el sacerdote.

El caso salió a la luz pública en julio de 2012 cuando la familia de una alumna del Colegio Cumbres presentó una denuncia contra O’Reilly, en ese entonces asesor espiritual y capellán del establecimiento educacional.

Meses después se sumó otra acusación referida a la hermana de la primera niña.

El sacerdote fue suspendido el 25 de julio del año pasado de sus labores tras las denuncias, mientras el arzobispo de Santiago y presidente de la Conferencia Episcopal en Chile, Ricardo Ezzati, confirmaba la apertura de una investigación canónica por las denuncias en su contra.

El Colegio Cumbres, del acomodado sector santiaguino de Las Condes, suspendió de todas las actividades al sacerdote hasta que se aclaren los hechos, que según la denuncia se realizaron entre 2010 y 2012.

El religioso se declaró inocente y aseguró que las afirmaciones en su contra constituyen “un lamentable error”, aunque manifestó su voluntad de colaborar en la investigación.

En 2008, el Parlamento chileno aprobó otorgarle la nacionalidad chilena “por gracia” a O’Reilly, residente en el país desde 1985, “por su labor apostólica y educativa dirigida al mundo de la juventud”.

La denuncia contra O’Reilly se produjo días después de que la Fiscalía Nacional de Chile anunciara el inicio de las investigaciones de supuestos abusos sexuales en unos 60 colegios de la capital, 49 de ellos de la zona oriente, que incluye barrios de alto poder adquisitivo como el de Las Condes.

Ante esta situación, el Gobierno de Sebastián Piñera aprobó la aplicación de diez medidas para reforzar la prevención y el combate a los abusos sexuales contra menores.

Uno de los casos de supuesto abuso sexual que más conmoción causaron recientemente fue el del sacerdote Cristián Precht, símbolo de la defensa de los derechos humanos durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

El pasado 28 de junio, la Iglesia católica chilena consideró “verosímiles” unas denuncias por abusos sexuales que supuestamente cometió Precht en la década de los ochenta y envió los antecedentes a la Congregación para la doctrina de la Fe.