El Mundo, 27.09.2010

Velasio de Paolis , el visitador apostólico, nombrado por el Papa para poner orden en la Legión de Cristo ya tiene perfilado su equipo de ayudantes. Son cinco. Y entre ellos, figura el arzobispo de Valladolid,Ricardo Blázquez, que será el encargado de supervisar y controlar el Regnum Christi, la rama laica de consagrados y consagradas de los Legionarios de Cristo.

Entre los consejeros elegidos por el visitador De Paolis, previa consulta al Papa y a la Secretaría de Estado, podrían figurar Brian Farrell, sacerdote legionario que trabaja en la Curia Romana como obispo secretario del Pontificio Consejo para la Unidad de los cristianos, o Gianfranco Ghirlanda, jesuita, ex rector de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

La lista de consejeros estaría completada con Mario Marchesi, vicario general de la diócesis de Cremona y ex consultor del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos, y con Agostino Moran, prestigioso canonista y profesor de la Pontificia Universidad Lateranense de Roma. Cinco eclesiásticos de prestigio, con una profunda preparación intelectual y con experiencia tanto en los ambientes curiales como en los pastorales.

Lo más probable es que esta misma semana se hagan públicos oficialmente los nombres de los consejeros del comisario papal, que deberán ponerse de inmediato a sus órdenes, para comenzar la intervención en profundidad de la Legión de Cristo.

Su misión, asistir al comisario papal

Los consejeros ayudarán a De Paolis a refundar el instituto religioso, sacudido por los escándalos públicos de abusos sexuales a menores y otros delitos de su fundador, Marcial Maciel.

Según el decreto de nombramiento del interventor, firmado por el secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, el pasado 9 de julio, Velasio de Paolis cuenta con plenos poderes de decisión en todos los sectores y ámbitos de la congregación.

Este mismo documento establece que la misión de los auxiliares del comisario es asistirlo en la realización de su trabajo, según las circunstancias y las posibilidades, asi como en las tareas especificas que les puedan ser encargadas.

Una de esas tareas específicas es la que De Paolis le encomendará al arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, que se convierte, de esta forma, en el único de los cinco visitadores nombrados por el Papa en el mes de mayo de 2009, para efectuar una primera revisión de la Legión de Cristo.

Blázquez, hombre de confianza del Papa

Con esta designación, Roma confirma que monseñor Blázquez sigue gozando de la estima y de la confianza vaticanas. Y, de hecho, se le va a encomendar una de las misiones más delicadas: la supervisión las laicas y los laicos consagrados del Regnum Christi.

Esta rama laica de la legión cuenta con unos 70.000 integrantes en más de 30 países de todo el mundo. La mayoría de ellos tienen familias y trabajos ordinarios, pero además asumen como propia la misión de acercar a la gente a Cristo.

De ellos, unos 900 miembros son consagrados, casi todos mujeres. Éstas abandonan sus posesiones y los lazos con su vida anterior. Además, aceptan los estatutos aprobados por el Vaticano que los obligan a «renunciar voluntariamente al uso de su capacidad de tomar decisiones» y juran obediencia absoluta a sus superiores. Se trata, en su mayoría, demujeres que viven en comunidades como monjas, con los votos de pobreza, castidad y obediencia. Últimamente, algunas de estas mujeres han denunciado su situación en la organización, a la que acusan de �secta� y de �lavado de cerebro�. Denuncian, por ejemplo, que su vida está reglamentada hasta en los menores detalles, incluso cómo comer una naranja. El silencio es la norma, la información es poca, sus correos electrónicos están vigilados, las amistades cercanas no están recomendadas y sus propios familiares deben mantenerse a la distancia.