S. C. – El País, Benidorm – 14/06/2006

Las dos mujeres acusadas de pertenecer a una secta de carácter destructivo en Llíber (Marina Alta) ingresaron ayer en la prisión de Fontcalent acusadas de tres delitos: asociación ilícita, estafa y lesiones psíquicas. El juez ordenó el ingreso en prisión comunicada y sin fianza de la acusada de ser la líder de la secta, V.A.R., de 48 años, y fijó una fianza de 3.000 euros para su colaboradora, N.C.H.H., una mujer francesa de 48 años, que esta rechazó pagar. Según su abogado, Francesc Ballester, la detenida se considera inocente al igual que su compañera, por lo que ha decidido mantenerse junto a ella en el centro penitenciario, renunciando a abonar esta cantidad para quedar en libertad.

Ballester anunció que recurrirá el auto emitido por el juez de Dénia el pasado lunes, al considerar que los tres delitos de los que se acusa a sus dos clientes “no se ajustan a la realidad”. En este sentido el abogado está recabando información sobre la práctica del Reiki, una técnica oriental “que cuenta con miles de adeptos en todo el mundo, y cuenta con una asociación nacional”. El representante legal de las presuntas dirigentes de la secta Amba considera desproporcionada la actuación de la Guardia Civil, en base a dos testimonios que alegan lesiones psíquicas.