EL PAÍS – Madrid – 12/01/1996

Lumen Dei es una Organización (secta según los sectores más progresistas de la Iglesia católica) que representa el integrismo católico más conservador. Formada por laicos, sacerdotes y hermanas consagradas, fue creada hace 18 años por el padre jesuita Rodrigo de Molina, pero los jesuitas no quieren saber nada de la nueva asociación.Esta aprobada por 56 obispados de 10 países: España, Estados Unidos, República Dominicana, Puerto Rico, México, Venezuela, Colombia; Perú, Chile y Argentina. Trabaja en ocasiones en colaboración con la asociación Prodein, y en Perú tiene una fuerte relación con el arzobispo de Cuzco.

Lumen Dei publica un boletín que se llama Amigos de las Misiones y algunos de los sacerdotes que la organización ha ordenado se han ido a los países latinoamericanos donde están implantados para hacer misiones. Establece fuertes vínculos internos en sus miembros y, según personas próximas a algunos de ellos, la presión psicológica sobre ellos es muy fuerte. Las mujeres deben vestir de manera “decente” y comportarse de manera “decente”, establecen en sus normas.

Autorizada por Tarancón

La Conferencia Episcopal Española se limitó ayer a decir que Lumen Dei “no es una secta, sino una asociación religiosa”, y a informar que se encuentra registrada como “congregación religiosa” en el Ministerio de Justicia. También está autorizada por el Obispado de Madrid desde 1976, con el consentimiento entonces del Cardenal Tarancón, a diferencia del Obispado de Barcelona. Fuentes de esta institución confirmaron ayer que se decidió no autorizar a esta asociación, sin que quisieran explicar la razón. “Es un tema confidencial”, argumentaron. Uno de los representantes de Lumen Dei, que participó ayer en una reunión con los padres de alumnos del colegio Hispano-Inglés (vestido con sotana y un gran crucifijo dorado en el pecho) señaló que Lumen Dei es una organización “que predica el evangelio, que acata la disciplina que predica el Papa, que predica la Verdad íntegra, pero también tiene interés en que los niños se formen científicamente”.

Este sacerdote reconoció que éste es el único colegio con el que cuenta esta asociación en España, aunque tienen diversos centros de ayuda a enfermos y toxicómanos y realizan actividades relacionadas con los medios de comunicación, marginados y ancianos. “Quiero que todos los padres sepan que somos conscientes de que no podemos cambiar del día a la mañana el proyecto educativo del centro”, alego.