EMMANUELA ROIG El País,  Waco – 05/03/1993

La policía que rodea la granja Monte Carmelo de la secta Rama Davidiana teme que el Jesucristo de Tejas opte por el martirio y obligue a todos sus seguidores a un suicidio colectivo. El FBI mantiene sus posiciones, mientras que el líder de la secta dice continuar en espera de las instrucciones de Dios.David Koresh, el hijo de 33 años de un carpintero norteamericano, que creció en un poblado tejano llamado Palestina, ha convencido a sus seguidores de que es el hijo de Dios. Las autoridades temen que hoy viernes, el mismo día en que, según las Escrituras, Cristo fue crucificado, pretenda convertirse en un mártir de sus fanáticas creencias.

Ayer fue rescatado el cadáver de uno de los integrantes de la secta que murió en el ataque del pasado domingo. El cuerpo fue localizado por un helicóptero y recuperado por un vehículo militar.

Koresh que hasta ahora ha permitido la salida de 20 niños de los miembros de la secta cree que el martirio abre las puertas del cielo. La permanencia- de otros 18 niños en el interior de la granja ha sido interpretada por las autoridades como una medida de seguridad con la que Koresh pretende evitar una repetición del asalto, el pasado domingo, por parte de agentes federales que acabó con la vida de cuatro miembros del Departamento Federal de Tabaco, Alcohol y Armas de Fuego (ATF) y de dos miembros de la secta.

La fortaleza Monte Carmelo está preparada para un largo asedio. Los lugareños han sido testigos de cómo en los últimos meses la secta ha comprado alimentos por valor de 8.000 dólares. Además de unos túneles subterráneos construidos durante la II Guerra Mundial, la secta tiene una enfermería perfectamente equipada donde, supuestamente, las enfermeras miembros de la secta han curado la herida de su líder.

El FBI se preparaba ayer para cortar la corriente eléctrica de Monte Carmelo y confía en que se acabe pronto el combustible de los generadores eléctricos.