A. F. – Ginebra – 06/10/1994

La secta iniciática Orden del Templo Solar, que ayer estalló trágicamente en Suiza, está presente en varios países occidentales, en especial en Canadá, Francia y la propia Suiza, donde cuenta con unos 200 adeptos. Su doctrina insiste en la llegada inminente del apocalipsis, para lo que sus adeptos se preparan almacenando armas y provisiones. La sección suiza fue fundada en 1968 y desde entonces ha cambiado varias veces de nombre. La hostilidad de una parte de sus integrantes empujó a la creación, en 1984, de la Organización Internacional Caballeresca Tradición Solar (OICTS).La Orden del Templo Solar está dirigida por el. médico homeópata de origen belga y pasaporte canadiense Luc Jouret, quien, a decir de una de las personas que le ha frecuentado, “se cree Jesucristo”. Llegado al cantón de Ginebra a principios de los años ochenta precedido de una actividad como conferenciante, Jouret en 1984 ocupó brevemente la dirección de la OICTS hasta desarrollar los clubes Archedia.

No todos los miembros de estos clubes pertenecían a la rama Tradición Solar. La entrada en este grupo espiritual se hacía después de un periodo de preparación de unos cuatro meses. Según una persona que participó en estas reuniones templarias se llevaban a cabo verdaderas celebraciones litúrgicas.

La actividad de la OICTS se presentaba bajo una estructura triple: la actividad externa con el nombre de Amenta, que abarcaba los aspectos “comerciales” y organización de conferencias, especialmente del doctor Jouret; los clubes Archedia, y una actividad “interna-esotérica”.

La rama Tradición Solar sigue existiendo, así como la brillante actividad conferenciante del homeópata, quien cree que la homeopatía debe desembocar en otras dimensiones.

El nombre de Jouret salió a la palestra en 1993 en Quebec acusado de comprar armas prohibidas.