EFE – La Nucía – 07/11/2004

Agentes de la Guardia Civil detuvieron ayer a 11 personas como posibles integrantes de un grupo de índole religiosa, “cuya estructura y funcionamiento se asemeja al de una secta”, a los que se les imputa posibles delitos de asociacionismo ilícito y recaudación ilegal de fondos económicos.

Los arrestados, seis hombres y cinco mujeres, entre los que se encuentra el “líder espiritual”, residían en las localidades alicantinas de La Nucía, Benimantell y Callosa d’en Sarriá, municipio este último donde vivía el supuesto líder, según informaron fuentes próximas a la investigación.

La operación policial se inició a raíz de varias denuncias presentadas por antiguos “adeptos”, al considerar que podrían estar siendo objeto de un posible fraude o estafa, pues, según sus declaraciones, “debían aportar alrededor del 10% de sus salarios al líder del grupo religioso”. La Guardia Civil mantiene abierta la investigación sobre el grupo religioso en diversas localidades de la provincia de Alicante, explicaron las fuentes.

Los agentes del instituto armado extendieron sus pesquisas al municipio alicantino de Ondara y localizaron el local de reunión de este grupo, situado entre las localidades de La Nucía y Benimantell.

El presunto responsable de esta “posible secta”, precisaron las fuentes, es un hombre de mediana edad, natural de Zaragoza, cuyos criterios religiosos le habían llevado a abandonar hace tiempo una congregación evangelista en Denia (Alicante). De las primeras pesquisas, la Guardia Civil también tuvo conocimiento de que menores de edad asistían a las reuniones del grupo, en muchos casos sin la presencia de sus padres.