Investigan si iglesia brasileña montó red de adopciones ilegales en Portugal

By |2017-12-13T23:08:51+00:0012 diciembre, 2017|Iglesia Universal Reino Dios|

Agencia EFE (España), 12.12.2017

La Fiscalía de Portugal ha abierto una investigación para esclarecer si la brasileña Igreja Universal do Reino de Deus (IURD) tiene alguna relación con una presunta red de adopciones ilegales a través de la cual, denuncia un reportaje de televisión, varios menores salieron del país en la década de los 90.

Las acusaciones a la IURD están recogidas en un reportaje de investigación de varios capítulos que comenzó a emitirse la noche de este lunes en la cadena de televisión lusa TVI.

Según este reportaje, la congregación, que no permitía a sus miembros tener hijos biológicos pero sí incentivaba la adopción, contó entre 1994 y 2001 con unas instalaciones en Lisboa donde de forma presuntamente ilegal recogía a menores de los que no podían encargarse sus padres.

Posteriormente, según esta versión, elaboraba información falsa sobre los padres biológicos en la que aseguraba que no podían retomar la tutela de los menores, tras lo cual obtenía el visto bueno de las autoridades lusas para darlos en adopción a parejas en el extranjero, fundamentalmente miembros de su congregación.

El programa sostiene en su primera emisión que incluso tres de estos menores supuestamente acabaron siendo adoptados como nietos por el líder de la IURD, Edir Macedo.

Ante estas acusaciones, la Fiscalía de Portugal ha abierto una investigación para esclarecer estas denuncias que dirige, según dijeron a Efe fuentes del Ministerio Público, el Departamento de Investigación y Acción Penal de Lisboa (DIAP).

Por su parte, la IURD asegura en un comunicado publicado en su página web que se trata de una “campaña difamatoria, mentirosa” contra la que han anunciado acciones legales.

“Las adopciones de las que tenemos conocimiento ocurrieron en Portugal y fueron decretadas por el Tribunal de Familia y Menores de Lisboa”, afirma.

La congregación agrega que sus instalaciones para acoger a menores “no eran ilegales” y que en cualquier caso los niños portugueses fueron adoptados a través de una “decisión judicial”.