El País (Uruguay), 29.07.2013

Pasadas las 2 de la madrugada de ayer, a través del programa televisivo de la Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD) se anticipaba que la “Catedral de la Fe” estaría de bote a bote durante la ceremonia de apertura. Los llamados que atendió al aire el pastor fueron todos de alegría y expectativa. Los feligreses anticipaban que saldrían desde distintos puntos del país -incluso en horas de la madrugada y concentrándose en las iglesias- para estar a las 10 de la mañana, a pies juntillas, en la inauguración del megatemplo de “Pare de Sufrir”, ubicado en 18 de Julio y Pablo de María, cuya construcción costó unos US$ 15 millones.

Pocas horas después se confirmarían las expectativas. A las 10 de la mañana ya no se permitía ingresar por la puerta principal, sobre la avenida 18 de Julio, que había sido cortada al tránsito por la Intendencia.

Jóvenes con chalecos fluorescentes guiaban a los visitantes a un improvisado salón que se montó en el estacionamiento del templo, que atraviesa toda la manzana, con entrada por la calle Colonia. Allí, unas 700 personas siguieron la ceremonia a través de tres proyecciones sobre la pared. En el salón principal, había unas 3.000 sentadas y otras 1.000 de pie, atiborrando los corredores.

Centenares de personas -literalmente- estaban afectadas a la organización, contando a los jóvenes con chalecos fluorescentes y a un conjunto de hombres y mujeres vestidos con impecables trajes oscuros.

Estos últimos no dejaron ni un minuto de recorrer los salones, escrutando fila por fila como si buscaran algo, mientras los fieles rezaban, aplaudían, levantaban sus manos, estrujaban una Biblia, musitaban el sermón que improvisaba el pastor, se tomaban la cabeza, cantaban y bailaban, en algunos casos hasta llegar a la descompensación.

El diezmo

Selene Cheroni, integrante de la Asociación Latinoamericana de Medicina Social, observa que la propuesta de la Iglesia Universal contiene un carácter mágico-religioso, abarca soluciones de tipo económico, afectivo y sanitario (somático y psíquico) con mensajes directos y claros, y soluciones concretas cuya eficacia está basada específicamente en la calidad de la fe del usuario.

Durante la primera hora, la “prosperidad”, la “salvación” y la importancia de la aproximación a Dios fueron los temas centrales en la ceremonia. Después, la oración cambió sustancialmente y se comenzó a hacer hincapié, de forma reiterada, en la importancia del diezmo.

Según el pastor, cuando alguien entrega dinero a la iglesia, algo de “lo que habla la Biblia”, “Dios se acuerda del pacto que hizo con los hombres”.

Quince minutos más tarde, el pastor anunció que se pasarían a entregar otros sobres para hacer ofrendas. Centenares de personas levantaron sus manos para recibir uno.

Ni bien hizo el anuncio, un grupo de hombres de negro pasó al frente con bolsas de terciopelo carmesí para recibir las dádivas. Los fieles literalmente hacían cola para depositar monedas, billetes y sobres cerrados con distintas sumas.

Los sobres incluyen una frase de Jesús y lucen la inscripción “Mis Primicias”. Según la iglesia, en la antigüedad siempre que había cosechas o nacía una cría de los rebaños era costumbre retirar las “primicias” para ofrecerlas a Dios. Se asegura que Abraham fue unos de los primeros hombres mencionados en la Biblia que ofreció los diezmos a un sacerdote.

Macedo

Una vez recibidas las ofrendas, se anunció una “gran noticia”: el próximo domingo 4 de agosto estará en Uruguay el autoproclamado obispo Edir Macedo, fundador en 1977 de la iglesia Pare de Sufrir, el telepredicador más rico de Brasil.

Desde hace décadas, Macedo enfrenta acusaciones de todo tipo, entre ellas de desviaciones de fondos para la caridad, fraude y lavado de dinero.

Macedo conduce lo que se ha definido como la multinacional brasileña con más sucursales en el mundo. Su iglesia tiene 8 millones de fieles en unos 150 países, aunque dentro de Brasil ha perdido adeptos en la última década (se calcula que allí tiene menos de dos millones de seguidores). En Montevideo cuenta con 8 templos y en el interior con otros 51.

En un mail con fotos del supuesto palacio en el que vive, sus detractores opinan que Macedo “dejó de sufrir hace rato”.

La iglesia es consciente de la mala imagen que tiene entre muchas personas. De hecho, en su propia página web intenta responder a lo que considera son “mitos” populares:

“La Iglesia Universal estuvo involucrada en fraudes y tráfico de drogas; “la IURD es una secta”; “el líder de la IURD fue arrestado por fraude”; “la IURD se atribuye curaciones y sanaciones”, y “la IURD solo quiere el dinero de la gente pidiendo diezmos y ofrendas”.

Admite que “Macedo fue encarcelado arbitrariamente durante 11 días en 1992”, pero señala que “no hay cargos en su contra, nunca fueron probadas la acusaciones y se conoce ampliamente que esta terrible acción fue motivada políticamente”. También señala que “el diezmo es parte de la donación económica que, como en muchas iglesias cristianas, es usada para apoyar el trabajo ministerial y pagar el mantenimiento de edificios, personal que trabaja en diversas áreas que contribuyen en esta obra, así también gastos comunes como luz, agua e incluso alquileres de varias iglesias”.

Aceite, manto y bultos

Durante la inauguración, la Iglesia Universal anunció que estará abierta “de domingo a domingo, durante el día y la noche”. También aprovechó la ocasión para promocionar sus próximas actividades, la primera de las cuales se realizará hoy a las 20 horas: una “vigilia de las grandezas”, en la que los feligreses recibirán el “aceite de las potencias”, consagrado en la nueva “Catedral de la Fe” de 18 de Julio y Pablo de María.

Dentro de sus sesiones, la iglesia Pare de Sufrir emplea diferentes instrumentos y objetos “consagrados” que permiten canalizar la fe, como los aceites milagrosos, el “camino de la sal”, el vaso con agua, la cinta roja contra la envidia, las rosas de distintos colores, el jabón y el manto “de la descarga”.

Según el sociólogo Hilario Wynarczy, los neopentecostales hacen su guerra contra los malos espíritus utilizando símbolos de la umbanda, el candomblé, la brujería, la parapsicología, el tarot, el curanderismo y otras tradiciones.

La Iglesia Universal tiene una guerra declarada contra el demonio. Son muy difundidos sus “diez síntomas de una posesión maligna”, entre los que se encuentran los “dolores de cabeza”, los “miedos”, la “depresión”, el “insomnio”, los “vicios” y la “visión de bultos”.

MEGAOBRA DE VARIOS MILLONES

-El nuevo templo de la iglesia Pare de Sufrir se ubica en el Cordón, sobre la avenida 18 de Julio. Costó unos US$ 15 millones, según informó el suplemento Qué Pasa de El País a fines de 2011, cuando estaba la obra en marcha.

-El arquitecto Fernando Santana, supervisor en representación del estudio Christoff-De Sierra, dijo que la construcción que realizó la empresa Stiler costaba unos US$ 8 millones. Pero a eso hay que sumarle todo el mobiliario, desde las cerca de 3.000 butacas hasta un estudio de televisión y de radio. El terreno, de más de 4.000 metros cuadrados, tiene un valor que supera los US$ 3 millones, aunque a la iglesia le costó menos de US$ 2 millones cuando lo compró hace varios años, según estimaron varias inmobiliarias. La demolición del viejo local donde funcionaba una automotora, a cargo de Oddone y Zunino, costó otros US$ 100.000.

-La obra, que se inició en octubre de 2010, ocupa casi media manzana y el predio da a la calle Colonia, donde está la entrada al garaje. Tiene una “Escuelita Bíblica Infantil” en la que ayer los feligreses hacían cola, número en mano, para retirar a sus niños tras la misa.