Agriculture & Environnement (Francia), 7.01.2013

De las muchas personas en el séquito del profesor Gilles-Eric Séralini, ahí están sus amigos de Sevene Pharma, una compañía discreta propiedad de los líderes de un movimiento extraño.

El polémico estudio de Gilles-Eric Séralini informando sobre el maíz transgénico NK603 ha tenido una amplia cobertura mediática, y también lo ha hecho el millón de euros de la Fondation pour le Progrès de l’Homme (FPH – Fundación para el Progreso del Hombre), una fundación con una reputación de generosidad hacia una variedad de grupos antitransgénicos. También se hicieron observaciones sobre los 2,2 millones de euros en fondos de CERES, una asociación donde el presidente honorario es Gérard Mulliez, el mismo hombre que es actualmente presidente del comité de estrategia del grupo de distribución Auchan.

En el libro Tous Cobayes! [¡Todos somos conejillos de indias?] de Séralini, publicado para que coincidiera con la publicación de su estudio, el autor pasa revista a las circunstancias de este acuerdo financiero conjunto: “No podíamos dejarnos ver por nuestros detractores como científicos con financiamiento directo desde el vestíbulo al por menor, en un configuración simétrica a la situación de los expertos influidos por el lobby de la agricultura y la industria alimentaria. […] CRIIGEN [el Comité de Investigación e Información Independiente sobre Ingeniería Genética] jugó un papel clave en el establecimiento del experimento, ya que fue la interfaz entre las asociaciones donantes (CERES y la FPH) y el comité de dirección de la ejecución del experimento”.

El mensaje es claro: el Sr. Séralini decidió optar por la transparencia; bueno, casi. No tiene sentido en buscar en su libro, o en cualquier otro lugar, para encontrar explicaciones sobre los intereses conexos que tiene a través de una pequeña compañía llamada Sevene Pharma que produce productos homeopáticos, con una red de una clase completamente diferente: un movimiento llamado Invitation à la Vie (IVI – Invitación a la Vida), que en 1995 y en 1999, se clasificó en la categoría de “sectas pseudocatólicas de sanación” por la comisión francesa de investigación parlamentaria sobre sectas.

Sobre Invitación a la Vida

Gilles-Eric Séralini es un consultor para Sevene Pharma, con sede en la región de Cévennes, en Francia, y lleva a cabo la mayor parte de la investigación “experimental” de la compañía. También dedica una parte significativa de su tiempo a la promoción de los así llamados productos de desintoxicación, por ejemplo, en un seminario de formación organizado por CRIIGEN de Corinne Lepage, con conferencias organizadas por Sevene Pharma y en simposios sobre medicina alternativa en la que los oradores también incluyen cifras de IVI.

Para llevar a cabo sus estudios encargados por la pequeña empresa con sede en la región de Cévennes, Gilles-Eric Séralini asumió a Cécile Decroix-Laporte, exdirectora de recursos humanos de Sevene Pharma, como miembro de su equipo de investigación en Caen, junto con Claire Laurant-Berthoud, su “colega científica y coordinadora de los datos clínicos”, que es también partidaria de Invitación a la Vida y lo ha sido durante más de veinte años [1]. Otros partidarios de IVI también le han dotado de una financiación sustancial, por lo que fue posible para él para llevar a cabo ocho de sus estudios. Está, por ejemplo, Anne de Constantinn que dirige la Fundación Denis Guichard y que, en el 2010, escribió el prefacio a un libro de Yvonne Trubert, fundadora de Invitación a la Vida; Anne de Constantin es accionista de Sevene Pharma, al igual que otras figuras bien conocidas en Invitación a la Vida, entre ellos el actual presidente, Daniel Chauvin, el actual vicepresidente, Maud André-Vilgrain, y el expresidente, Georges Dulaurans. Y eso no es todo. Los departamentos de ventas y marketing de Sevene Pharma se encuentran en la sede de IVI en Boulogne-Billancourt. La planta de producción y sede de Sevene Pharma se encuentran en el Domaine de Mazet, una propiedad que pertenece a Marie d’Hennezel, partidaria de IVI desde hace mucho tiempo que contó su historia en el libro Invités à Vivre [Invitados a vivir], publicado en el 2003.

“Venciendo el reino de Satanás”

La asociación Invitación a la Vida fue fundada en 1983 por una tal Yvonne Trubert (1932-2009) y pronto tuvo miles de seguidores, en su mayoría de extracto de clase media alta, a menudo médicos, personalidades del mundo del espectáculo, directores, gerentes corporativos y ejecutivos, y diplomáticos. Este éxito increíble despertó la curiosidad de los medios de comunicación y, en 1987, Chantal de Rudder, periodista de la revista semanal Le Nouvel Observateur, examinó el tipo de “sistema-IVI-carismático-como-Cristo-naturista-bioenergético-hindú”, describiendo como “la abuela Yvonne, anteriormente una costurera de remallado, ha fregado hasta dejar impecable el reino de Satanás y el cáncer”.

Como explicó una seguidora: “Con todo lo que ha pasado, la Tierra ha sido asfixiada por las fuerzas negativas. Es una naranja con los poros obstruidos. El trabajo de Yvonne es abrir los poros de la naranja una vez más para que la luz pueda venir a la tierra”. ¿Y cómo lo hace? Está la oración, además de dos herramientas espirituales esenciales que Yvonne Trubert tiene: la armonización y las vibraciones. Las explicaciones pueden encontrarse en los manuales de IVI: “Siguiendo un sistema específico de movimientos, la armonización se centra en ciertas áreas del cuerpo que corresponden a los centros de energía conocidos como chakras, en relación con un cierto número de órganos y funciones fisiológicas. […] La armonización significa que los síntomas físicos como el dolor se pueden aliviar, y sabemos que hay una implicación subjetiva del dolor. Los resultados observados con quemaduras de primer y segundo grado son importantes ya que son objetivas, sistemáticas e irrefutables: los informes de víctimas de quemaduras y sus lesiones proporcionan evidencia concreta de que la armonización es eficaz”. Y hay vibraciones que “emiten un coro de sonidos como mantras siendo cantados, que tiene un efecto sobre la energía, ayudando a las tensiones internas de liberación de la persona que entonces se reconecta con la tierra. Al llamar al “aliento y el sonido”, es posible crear una “apertura a una frecuencia de vibración que afecta tanto las formas terrenales como cósmicas de energía”.

El lado escondido de IVI

En 1988, un equipo de televisión de la segunda estación nacional de Francia hizo un informe sobre Yvonne durante un seminario en la ciudad de Cros en la región de Cévennes, donde ella estuvo introduciendo a los seguidores a la armonización. El reporte incluyó recomendaciones que ella había dado en un seminario anterior: “Para el cáncer de hueso, das prácticamente nada. Sólo magnesio con elementos traza, una ampolla, y siempre existe la carpeta de calcio. Y el milagro continúa: los agujeros, que son por lo general en los fémures o los brazos o la columna vertebral, desaparecen, recalcificándose por sí mismos, y muchas veces en tiempo récord. Así que no tienen que preocuparse acerca de cómo se regenerará el hueso. No se preocupen. Dios cuida de él y él sí que sabe cómo hacerlo”.

La enfermedad de Parkinson, la esclerosis múltiple, herpes – no hay nada que pueda hacer frente a la abuela Yvonne. “¿La leucemia? La atención que serás capaz de dar, terminas irrigando completamente y destruyendo la enfermedad. Metástasis desaparece bajo tus dedos”. Las lecciones de Yvonne Trubert se imprimen en un folleto con el título Homme nouveau – Nouvelle médecine [Hombre Nuevo – Nueva Medicina], escrito en 1985 por el Dr. André-Maud Vilgrain y Claire Laurant; ellos anuncian la llegada de una nueva era: “Ahora, dejando la era centrada en la química, la bioquímica y la física, que fue el siglo 20, nos estamos moviendo hacia el siglo de la alquimia, es decir, de la posibilidad de transformar toda la materia, sólo a través de la energía del amor”.

Las actividades de IVI son cada vez más motivo de preocupación. El semanario L’Express informó que el Día Nacional para la Prevención del Suicidio “casi había sido tomado por una secta”. “Esto habría sido así si no hubiera habido revelaciones en la revista Le Canard enchaînéAgnès y Bernard Loiseau, altos cargos de IVI, infiltraron a los organizadores, haciéndose pasar por representantes de la revista Psychologies. […] Ante el escándalo, la revista Psychologies, que se niega a tener alguna asociación con la secta de IVI o con el señor y la señora Loiseau, se retiró del evento”, como se informó en L’Express.

Dos años después de la publicación del artículo, la revista señaló que IVI, “a pesar de sus ‘oraciones milagrosas’, tiene su lado oscuro”. En un artículo bajo el título “Las sectas que dicen curar”, la revista L’Express advirtió a los lectores: “¿Estos sueños salvajes de curas surrealistas? No, son trágicos. Las sectas matan”. Entonces la revista contó la historia de Nadine Schuster. “Ella era una seguidora de IVI desde el principio y fue eliminada del registro médico de médicos en ejercicio por la junta médica francesa por falta profesional grave y charlatanería, sus víctimas eran un paciente de SIDA y dos mujeres que sufrían de cáncer”. Estos tres casos no fueron los únicos citados por L’Express, que también informó del caso de una paciente tratada por dos médicos de IVI; ella tenía un tumor en la mano: “Ellos pusieron sus manos sobre los chakras, para abrirlos y hacer que la energía fuera liberada; pero un gran número de estas “armonizaciones” y el tratamiento homeopático especialmente preparado por la empresa Theophane claramente no resolvieron el problema. Ningún experto cáncer había visto en su vida un tumor tan grande, que pesaba más de un kilo, que recuerda a un objeto monstruoso de la Edad Media. Y [la paciente] estaba sufriendo dolor atroz. Antes de morir ella contó la historia de cómo había descubierto IVI, en una patética carta escrita a Yvonne Trubert que era la líder de su grupo de oración”.

IVI organiza su defensa

Cuando fue confrontado con estas críticas, Georges Dulaurans, un ginecólogo y presidente de Invitación a la Vida desde 1995 al 2000, dijo que sus críticos han creído que ellos querían tener tratamientos sustitutivos mediante la armonización o un enfoque espiritual, a pesar de que ese nunca había sido su objetivo. Su argumento fue que “los elementos espirituales pueden ayudar a mejorar una condición, pero definitivamente no pueden garantizar una cura”. Y continuó: “Entre 1995 y el 2000, como la persona a cargo de los asuntos administrativos de Invitación a la Vida, hice todo lo posible para que las autoridades supieran quiénes éramos y qué estado de ánimo prevaleció sobre nuestro trabajo”.

Daniel Chauvin, quien se hizo cargo después de él y que sigue liderando el movimiento que ahora presenta como “una asociación laica de inspiración cristiana” y ya no como un “movimiento religioso”, tiene los mismos argumentos: “Hemos dicho y repetido que Invitación a la Vida no puede hacer absolutamente ninguna afirmación de contar con un enfoque terapéutico y no tiene uno”. El argumento es apenas convincente cuando vemos que, al mismo tiempo, los dos líderes de IVI cuentan sus propias curas (el señor Dulaurans de cálculos renales y el señor Chauvin de espasmofilia) conseguidos a través de la armonización. “IVI busca curar las enfermedades más graves mediante la imposición de las manos – el cáncer, el sida o la esclerosis múltiple”, como se afirma en el informe de la misión interministerial francesa para la vigilancia y la prevención de los excesos de las sectas (MIVILUDES) publicado en el 2005.

Hoy, tres años después de la muerte de Yvonne Trubert, IVI dice tener unos 900 miembros, cuenta con 18 centros en Francia y dice que está presente en 35 países diferentes. MIVILUDES, cuando fue contactado por A & E, indicó que seguía monitoreando las actividades de IVI con “mucha atención”, en particular “las actividades terapéuticas que implican riesgos para las personas vulnerables que pueden verse obligadas a abandonar el tratamiento médico tradicional”. MIVILUDES también declaró que había recibido “informes de rupturas familiares”. Básicamente, cuando no hay cámaras, IVI nunca ha dejado sus “curativas” prácticas, sino todo lo contrario, ha desarrollado algunas de sus actividades con una total falta de transparencia, haciéndolo a través de un “nombre comercial”, que, en teoría, es menos controvertido.

Detrás de bambalinas en Sevene Pharma

Daniel Chauvin, el presidente de IVI, dedica una parte de su energía a la pequeña compañía farmacéutica Sevene Pharma, donde preside el consejo de administración. Él es un amigo de mucho tiempo de una partidaria original de IVI, Marie d’Hennezel, y obviamente respondió al llamado hecho por la antigua periodista que se ha embarcado en una nueva carrera como cultivadora de plantas medicinales. “Sevene Pharma surgió de este cultivo de plantas”, explicó Marie d’Hennezel quien fue menos reservada sobre su “infeliz infancia en un entorno de clase media bien intencionado” de lo que lo fue acerca de pertenecer a IVI. “Muchas personas se han unido a nosotros desde entonces”, agregó. Hay nombres como Maud André-Vilgrain, Georges Dulaurans e incluso Hedwige Gendebien del IVI belga.

Marie d’Hennezel también es gerente de la compañía Plantes de Marie Sevene que comercializa una amplia variedad de bebidas desintoxicantes, mieles, tés de hierbas y mermeladas bajo la marca Marie de Mazet. Y por supuesto, todos los productos están certificados como orgánicos. Ella dirige otra empresa también, Les Jardins de Mary, creada en el 2009 con Fabienne Trubert, hija de Yvonne. Básicamente, se trata de un círculo familiar, ya sea para proporcionar servicios de vibraciones y armonización o procurar “remedios orgánicos para seres humanos sanos y una tierra saludable”.

El dinero del señor Wise…

Este alto nivel de actividad comercial no ha impedido que Sevene Pharma pierda importantes cantidades de dinero cada año.

Los ingresos por ventas anuales fue de aproximadamente 300.000 euros en el año fiscal del 2011, pero la cuenta de resultados registró una pérdida de 2,4 millones de euros. Después de diez años de resultados negativos reiterados, se han producido una serie de recapitalizaciones a través de diversos préstamos y paquetes financieros contratados por un empresario experimentado británico llamado Christopher Wise, el hombre que preside la junta supervisora de Sevene Pharma y quien resulta ser su principal proveedor de fondos.

Aunque su nombre no aparece en las entidades de gestión de IVI (su hijo David es el único nombre, figura como miembro de la junta directiva), su actitud positiva hacia el movimiento de Yvonne Trubert es bastante clara. De hecho, él fundó la asociación sin ánimo de lucro Le Vivant, una asociación belga similar al IVI, con la mayoría de los miembros de la junta reclutados en la asociación de Yvonne Trubert.

Sevene Pharma
 puede estar perdiendo dinero, pero no hay absolutamente ninguna duda de que el señor Wise tiene una excelente experiencia administrativa. Fue director asistente de Burberry en Nueva York, luego director de tiendas Burberry(Europa) en París. También fue director de las filiales europeas de Rémy-Cointreau, un cargo que ocupó durante siete años, y director de Rémy Cointreau SA por un período de tres años. Está casado con la hija de Robert Cointreau, el hombre detrás del alma de Rémy-Cointreau, y con su suegro fundó una empresa no comercial [société civile] llamada Cowis Finance, un holding familiar que recibió una contribución de 350.000 acciones de Rémy-Cointreau en 1995 y que ahora cuenta con una participación de un tercio en Sevene Pharma.

¡Y Christopher Wise llegó con algo más que el capital! Su amigo Ari Zaphiriou-Zafiri, un financiero británico, también está involucrado en la aventura. Juntos, los dos hombres crearon dos compañías – la Living Finance Company y la Living Trust Company. Ari Zaphiriou-Zafiri es presidente de Kestrel Investment Partners y también ha estado involucrado en una serie de otras grandes compañías internacionales de inversión. Él es el tesorero de la organización sin ánimo de lucro Le Vivant, y también es accionista de Sevene Pharma.

Y Wagram

La historia no estaría completa sin hacer referencia a una misterioso sociedad de inversión de Luxemburgo: Wagram Investment SA, fundada en el 2001. Wagram, al igual que Cowis Finance, tiene una participación de capital de un tercio en Sevene Pharma. Los tres miembros principales de la Junta viven en Mónaco, dos de ellos administran la compañía Landmark Management SAM que tiene oficinas en lugares como las Bermudas y Hong Kong. Si bien no hay simpatizantes de Invitación a la Vida en las entidades Wagram, virtualmente todos los 3,1 millones de euros en activos (cifras del 2010) están relacionados con la red IVI: 2,4 millones en Sevene Pharma y 525.000 en dos compañías de bienes raíces [SCI] , una que administra el edificio donde Invitación a la Vida tiene su sede, y el otro que administra el edificio que alberga un centro médico donde ejercen varios médicos de Invitación a la Vida. Básicamente esto significa que Sevene Pharma y sus empresas relacionadas se encuentran en una posición cómoda. Mientras todas las plantas que utilizan son “locales”, la evidencia sugiere que lo mismo no puede decirse de todo el capital que los respalda. Hay capital que ha ayudado a financiar una parte del trabajo realizado por el profesor de Caen. “He conocido a Gilles-Eric Séralini por mucho tiempo”, dijo Marie d’Hennezel, antes de continuar: “Él proporciona el aval científico de lo que estamos haciendo”. En reconocimiento a los servicios prestados, el profesor nunca pierde la oportunidad de promover el negocio de sus “amigos de la empresa Sevene Pharma“. Pero esta “amistad” es más que sólo colaboración científica.

Una persona de IVI en el equipo del Sr. Séralini

El director general de la compañía en la región de Cevennes, Geoffroy Waroqueaux, afirma que “el profesor Séralini no tiene nada que ver con Sevene Pharma“, señalando que “él nunca ha estado en la nómina de pago. Él es un consultor”. Ciertamente lo es, pero un consultor con una motivación especial. A una empresa de Marsella se le ha dado la responsabilidad de la parte estrictamente regulada de la producción homeopática de Sevene Pharma, y el laboratorio de investigación del profesor Séralini ha estado haciendo la mayor parte de la investigación “experimental” llevada a cabo por Sevene Pharma. Gilles-Eric Séralini ya ha publicado dos estudios financiados por Sevene Pharma sobre el uso de las drogas de la empresa (Dig1, Dig2, Sp1 y Uro1) y que, aparentemente, han demostrado que pueden proteger contra diversos contaminantes, entre ellos el Roundup. Para llevar a cabo el trabajo de investigación, el profesor de Caen pidió empleados de Sevene Pharma: Cécile Decroix-Laporte, en ese momento la gerente de personal, y otros dos, Frédéric Langlois y Claire Laurent-Berthoud.

Claire Laurent-Berthoud tiene una licenciatura en psicología y un posgrado mayor de un año [DEA] en etnobotánica; ella tiene un puesto con Sevene Pharma como “colaboradora científica y coordinadora de datos clínicos”. No hay ninguna referencia en su hoja de vida profesional de ningún posgrado en química o medicina. En su manual práctico titulado Prévenir, soulager et se soigner au naturel [Prevención, socorro y asistencia naturales] (2010), se describe a sí misma como especialista en plantas medicinales y prácticas médicas tradicionales. Alguna explicación del término “tradicional” es necesaria, particularmente a la luz de lo que está en su primer libro Homme nouveau – Nouvelle médecine, publicado conjuntamente con una figura destacada de Invitación a la Vida, Maud André-Vilgrain. El folleto, que supuestamente “completa las enseñanzas de Yvonne [Trubert] como se llevaron a cabo en el curso de sus seminarios” y publicado en 1985, ofrece una visión del papel de los “preparados” de Sevene Pharma y los tés a base de hierbas de Marie d’Hennezel como parte de las modalidades de tratamiento de vibración del movimiento Invitación a la Vida.

Brindar atención médica significa inducir la armonía en el ser humano, la enfermedad es la falta de armonía que se ha movido en el cuerpo“, según han explicado los autores. Y “nuestra dieta se hace deficiente porque ya no tenemos el ciclo natural de oligoelementos absorbidos por los animales que se eliminan en el abono animal“. Además, “el aire que respiramos está agotado de partículas de energía solar [sic] y tiene altos niveles de sustancias tóxicas causadas por la contaminación“. “En nuestra vida, por lo tanto, un combustible tiene que ser tomado todos los días“, afirma Claire Laurant; y esto es especialmente importante ya que estos oligoelementos “actúan como un ‘imán’ aferrándose a los flujos de energía que han sido reharmonizados“.

Estos oligoelementos se le pueden proporcionar al cuerpo a través de suplementos, en la forma de ampollas o té de hierbas. “Cada infusión tiene un efecto específico, claramente determinado en un órgano que drena, liberando sus toxinas y restableciendo la posibilidad de que vibre y empiece de nuevo o que consiga que el chakra en el que se basa el órgano funcione a pleno rendimiento” . Esta es la explicación dada por los autores de Homme nouveau – Nouvelle médecine, quienes dan más detalles. “Estas combinaciones serán mucho mejores y más eficaces una vez que la persona ha sido reharmonizada y los principales chakras involucrados han sido encontrados de nuevo”. Todo lo que se necesita entonces es un toque de pseudo-espiritualidad cristiana: “Estas combinaciones de tés a base de hierbas se toman durante un ciclo de 21 días, con un descanso de tres días en la mitad del ciclo”. ¿Por qué 21 días? Claire Laurant tiene la respuesta: el número 21 se compone de 3 veces 7, tres son la Trinidad y siete la cifra de la perfección, la excelencia divina por cifra”. Vibración, armonización, desintoxicación y un toque esotérico – ¡y ya estás listo! La teoría ha sido perfeccionada en 1985.

Nuevo empaque

Hoy en día, el argumento ha cambiado. Los términos “estudio científico” y “control de calidad” han sustituido “amor” y “armonía” en su mayoría. A Irène Wise, la esposa del principal accionista de Sevene Pharma, se le preguntó cómo opera la compañía y dio su explicación: “Nuestra mentalidad es diferente de la de otras personas, ya que tenemos control de calidad de principio a fin. Eso significa que nuestras plantas son completamente orgánicas, son recogidas a mano, y tienen vitalidad excepcional”. Para saber qué hay detrás de esta “vitalidad excepcional”, tenemos que volver al libro Homme nouveau – Nouvelle médecine que proporciona todos los secretos: “La actitud que prevalece cuando el remedio se hace, cuando se prescribe y se toma, es tan importante como el propio remedio. En cada etapa de la cadena, la vibración puede ser aniquilada, desviada o, por el contrario aumentada”. Este conocimiento que se arraiga en el “amor” (porque “El amor es todo lo que se necesita para romper todas estas fuerzas negativas y para que el remedio consiga toda su eficacia, y llegue más allá cuando esté en acción”) no está disponible para los otros fabricantes de productos homeopáticos, como Boiron, que están naturalmente en el camino equivocado. “La mayoría de productos homeopáticos están hechos con plantas de calidad incierta, porque la gente que los hace no están interesados principalmente ​​en eso”, explica Irène Wise. Geoffroy Waroqueaux sostiene que escogió el camino de la medicación ya que “ofrece mayor credibilidad que los suplementos dietéticos que cualquiera pueda encontrar en la tienda de alimentos local, y para la cual no existen estudios, ni nada en absoluto”.

El embajador de Sevene Pharma

“Lo que no tenemos es visibilidad”, según Irène Wise. “Necesitaríamos productores de cultivos para tomar nuestro Digeodoren, nuestro medicamento estrella para la desintoxicación celular. Es nuestro trabajo convencerlos, pero es complicado. El mensaje llega a sus mentes, pero no actúa en ella”, comenta Geoffroy Waroqueaux, lamentando esto. Es por eso que es útil disponer de las presentaciones regulares de Gilles-Eric Séralini, un auténtico embajador de Sevene Pharma.

Cuando Sevene Pharma realizó un evento en París el 24 de mayo del 2012 – un “Simposio sobre la contaminación del medio ambiente, su impacto en la salud y las soluciones ofrecidas por la descontaminación celular” – el profesor trajo el aval científico que es indispensable. Pasó revista a los contaminantes “empezando por la calidad del aire en la región de París (Airparif). Fue triste caer en cuenta que estaba por encima del umbral de los niveles aceptables de residuos para el cuerpo humano”; esto puede leerse en el informe sobre la reunión. Por supuesto, se citó el caso del Roundup: “Él ha trabajado en el plaguicida Roundup, ahora demostrado ser tóxico. Para hacer frente a este ataque, experimentó con agentes de eliminación de contaminantes, incluyendo Digeodoren (hecho por Sevene Pharma), con un efecto sobre el sistema del hígado que puede tener una posible acción preventiva”.

Después de una exposición así, ¿quién tendría alguna duda sobre la utilidad de los productos de Sevene Pharma? En efecto, la utilidad fue objeto de una segunda presentación dada por el presidente del Institut Scientifique Homéopathique [Instituto Científico Homeopático], Albert-Claude Quemoun, un doctor en farmacia que presentó el Digeodoren como un “agente de usos múltiples para drenar el eje hígado-riñón-piel” y el Uroden como un producto para facilitar ” las funciones urinarias de eliminación mediante la estimulación de la excreción de toxinas”, afirmando que Uroden era excelente para los ataques de gota. Albert-Claude Quemoun también recomendó Spirodrine para condiciones congestivas, y sostuvo que Calmodren tenía un “efecto calmante en condiciones de estrés inherentes al estilo de vida moderno”. Él llegó a decir que era incluso un tratamiento muy bueno para “un buen número de enfermedades crónicas”. En el mismo simposio, la doctora Sophie Scheffer puso el broche de oro a la imagen con informes de casos clínicos, teniendo en cuenta que para cada observación realizada “la prescripción del Digeodoren, solo o en terapia combinada produjo una mejoría notable”. De acuerdo a la información en el sitio web Viesaineetzen.com, Sophie Scheffer “es un miembro de la Comisión Médica de la compañía homeopática Sevene Pharma“. ¿Es una coincidencia que su domicilio, en Bélgica, sea la misma dirección que la oficina de la compañía belga sin ánimo de lucro Le Vivant?

Un mes más tarde, Gilles-Eric Séralini estaba llevando a cabo un seminario de formación, esta organizado por CRIIGEN donde es presidente del Consejo Científico. El tema elegido fue “Ecomedicina y Desintoxicación” – una nueva oportunidad para promover a Sevene Pharma y productos Sevene Pharma. De acuerdo con el programa: “Las presentaciones en el transcurso del seminario serán sobre el trabajo de CRIIGEN y Sevene Pharma; sobre el crecimiento de sus plantas orgánicas y desintoxicantes en Monoblet“. El evento incluyó una visita al sitio Sevene Pharma en el Domaine de Mazet, pero sólo después de que tres oradores habían dado sus conferencias: Gilles-Eric Séralini, Joël Spiroux, un médico homeópata y presidente de CRIIGEN, y, por supuesto, Claire Laurant-Berthoud. De hecho, los tres amigos se reúnen de forma regular para otras presentaciones, por ejemplo, para el Simposio sobre Plantas Medicinales y Aromaterapia, celebrado en Grasse en marzo del 2012, en el simposio sobre “La medicina en el Tercer Milenio – el papel y los problemas para la ecomedicina” en octubre del 2012, y durante los debates organizados por la ONG Rencontre des Médecines, cuya vicepresidente es Anne de Constantin.

Una amistad lógica

Es, después de todo, solamente lógico que el investigador de Caen debería ser amigo de los fieles seguidores de Yvonne Trubert, porque Gilles-Eric Séralini es algo más que un entusiasta activista antitransgénico; él, al igual que Invitación a la Vida, es abiertamente militante en su defensa de un nuevo enfoque de la medicina en el siglo 21. “La medicina del siglo veintiuno tendrá que desintoxicar el cuerpo humano, eliminar la contaminación que lo corrompe, el estrés que lo oxida y perturba los mecanismos generales metabólicos” como escribió en su libro 
Après nous le déluge?
 (2006), coescrito con su amiga Jean-Marie Pelt, miembro de CRIIGEN y presidente, durante veinte años, de la Fundación Denis Guichard. El libro le dice al lector que la “persona que descubra el proceso de acciones combinadas y encuentre la manera de reducir la capacidad de los contaminantes de acumularse en el cuerpo será el Pasteur del siglo 21”. Pero por el momento, Gilles-Eric Séralini no ha llegado a esa etapa. “La gente me etiqueta como un militante y un denunciante, pero sólo estoy haciendo mi trabajo como investigador y profesor, y eso consiste en decirle a la sociedad lo que encuentro”.

Tal fue su humilde declaración al diario Le Monde. “Un rostro jovial, una silueta promedio con una cintura generosa, un conversador fácil. Y junto a eso tiene su lado oscuro, con gafas oscuras que ocultaban sus ojos, un bigote que cubre su labio, una voz ligeramente nasal derramando evidencia de que nada ni nadie podría desviarlo”. Así es como fue visto por el periodista Pierre Le Hir, quien obviamente estaba encantado con él; especialmente después de que el interés de los medios masivos se despertó con su estudio sobre maíz transgénico NK603 de Monsanto, a pesar de que los resultados han sido desestimados por la comunidad científica. De acuerdo con uno de los estudiantes de doctorado en la Universidad de Caen, “Fue una locura en el laboratorio de investigación: una procesión de periodistas, cámaras y micrófonos”. La pequeña oficina del profesor al final de un pasillo es descrita: está el diploma por su decoración por el Estado francés – Caballero de la Orden Nacional del Mérito – y una foto de sus hijos, Harmonie y Alexandre (un nombre griego que significa él quien protege a los hombres), “resumiendo muy bien su compromiso” para el periodista cuya investigación, obviamente, se detuvo en la puerta del laboratorio. Es una lástima que él no haya querido saber nada más acerca de los antecedentes de este compromiso, o el “lado oscuro” de Gilles-Eric Séralini.

La Fundación Denis Guichard, Invitación a la Vida y Gilles-Eric Séralini

Sevene Pharma no es el único puente que conecta a los seguidores de Invitación a la Vida con Gilles-Eric Séralini. El señor Séralini, el investigador de la ciudad de Caen, también se beneficia de la generosidad de una fundación bastante inusual – la Denis Guichard Foundation [FDG – Fundación Denis Guichard], bajo la dirección de Anne de Constantin de Châteauneuf, que también resulta ser una accionista de Sevene Pharma. Entre el 2005 y el 2012, no menos de ocho estudios del señor Seralini fueron financiados conjuntamente por la FDG y específicamente los estudios sobre la desintoxicación de las células humanas, necesarios para la investigación de Sevene Pharma.

Gilles-Eric Séralini ha estado en contacto regular con la FDG desde el 2001, si no antes; fue en el 2001 que se le dio el premio otorgado por la fundación a las personas y asociaciones “que se han distinguido mediante su investigación, trabajo y acción en áreas de apoyo de la Fundación”. Desde entonces, ha sido ponente en reuniones [Rencontres dans les Cévennes] celebradas por la Fundación en el Domaine de Mazet entre el 2002 y el 2008, y en algunos de los seminarios de la fundación. Los temas de las conferencias (Una nueva mirada a los organismos vivos, la carne de los organismos vivos, la plenitud de los organismos vivos, la protección del organismo vivo) transmiten con precisión la filosofía de la pequeña fundación que se creó en 1984 después de que Denis Guichard murió, Denis Guichard que era el hermano de Anne de Constantin y que, en ese momento, tenía 33 años de edad. “Mientras era un estudiante de farmacia, desarrolló un interés por las plantas medicinales que más tarde se convirtieron en temas de investigación y experimentación. Tuvo que ir más allá y a la edad de 28 años se embarcó en estudios médicos. Quería combinar la investigación espiritual y la investigación en salud”. Este texto se puede encontrar en el sitio web de FDG.

Anne de Constantin tiene acciones en Sevene Pharma y también en Mazet des Plantes y la empresa inmobiliaria Enfants du Paradis, dueña del local donde Invitación a la Vida tiene su sede. En el 2010 llegó a escribir el prólogo de un libro de Yvonne Trubert que fundó Invitación a la Vida “En este libro encontrarás la retroalimentación con las opiniones de los seminarios como ella quisiera que fueran. Eran aventuras proféticas. Yo era parte de ello. Ellos fueron el punto de partida y la base de los que tengo hoy en día mientras hago mi mejor esfuerzo para poner en práctica lo que aprendí en ellos”. (Anne de Constantin) “Conocí a Yvonne por pura casualidad, cuando mi hermano murió. Todo lo que se ha informado sobre ella en la prensa es totalmente equivocado. Ella era una mujer sencilla y siempre decía que la ciencia, en particular la física cuántica, iba a encontrar a Dios otra vez. Y eso me convenía perfectamente”. Esta es la historia contada por la mujer que administra el FDG, durante una entrevista con A & E. Oficialmente Anne de Constantin mantiene una distancia con Invitación a la Vida, pues su fundación “no ha tomado ese camino en absoluto”. Pues bien, no del todo, porque la gerente admitió que “de la armonización no se habla, pero es algo que es realmente extraordinario”. Pero ella prefirió no pensar demasiado en el tema. “Usted sabe, hemos tenido una gran cantidad de críticas”, explicó, luego terminó la conversación.


[1] Claire Laurent-Berthoud, cuando fue contactada por la A & E, afirmó no tener conocimiento de la existencia de Invitación a la Vida y, sin embargo, como nos dijo Anne de Constantin, la etnobotánica fue coautora, junto con el vicepresidente de IVI, Maud André-Vilgrain, de Homme nouveau – Nouvelle médecine, un libro para uso interno de la asociación.

Referencias:

1. Gilles-Éric Séralini, Tous Cobayes!, Flammarion, 2012.
2. Rapport fait au nom de la Commission d’enquête sur les sectes, 22 de diciembre de 1995.
3. Rapport fait au nom de la Commission d’enquête sur la situation financière, patrimoniale et fiscale des sectes, ainsi que sur leurs activités économiques et leurs relations avec les milieux économiques et financiers, 10 de junio de 1999.
4. Chantal de Rudder, « Les illuminés d’IVI », Le Nouvel Observateur, 15-21 mai 1987.
5. Invités à vivre, collectif sous la direction littéraire de Albertine Gentou, L’Harmattan, 2003.
6. Reportaje de René Lemaire y Michel Giannoulatos sobre Invitation à la vie, Antenne 2, 8 de julio de 1988.
7. Yvonne Trubert, Séminaire de Cros, «L’enseignement médical» (22-24 de junio de 1984).
8. Dr Maud André-Vilgrain et Claire Laurant, Homme nouveau – Nouvelle médecineInvitation à la vie, 1985.
9. François Koch, «Échec à la secte», L’Express, de diciembre de 1996.
10. Marion Festraëts, François Koch et Annie Kouchner, “Ces sectes qui prétendent guérir“, L’Express, 18 de junio de 1998.
11. Statuts d’Invitation à la vie del 9 de diciembre del 2001 y del 24 de junio del 2006.
12. Daniel Chauvin, “Invitation à la Vie répond aux allégations erronées de la Miviludes“, 28 de abril del 2010.
13. Informe al Primer ministro, Miviludes, 1995.
14. http://www.sevenepharma.com/
15. Statuts et conseil d’administration de l’ASBL Le Vivant, 30 de diciembre del 2005.
16. Gilles-Éric Séralini, Nous pouvons nous dépolluer!, Ed. J. Lyon, 2009.
17. Pierre Le Hir, “Gilles-Eric Séralini: l’homme aux rats“, Le Monde, 20 de noviembre del 2012.
18. Entrevista con Anne de Constantin, presidente de la Fondation Denis Guichard, diciembre del 2012.
19. Entrevista con Irène Wise, diciembre del 2012.
20. Entrevista con Geoffroy Waroqueaux, director de Sevene Pharma, diciembre del 2012.
21. Entrevista con Marie d’Hennezel, actionnaire de Sevene Pharma, diciembre del 2012.
22. Entrevista con Claire Laurant-Berthoud, consultante de Sevene Pharma, décembre 2012.
23. Alain Sarembaud, “Impact sanitaire de la pollution environnementale et solutions pour la dépollution cellulaire“, La Revue d’Homéopathie, 2012.
24. Félix Franck, “La détox par les plantes“, Laviesaineetzen,.com, Primero de febrero del 2012.
25. Gilles-Éric Séralini, Jean-Marie Pelt, Après nous le déluge?, Flammarion/Fayard, 2006.
26. Programme-formation CRIIGEN “Écomédecine et détoxification“, del 10 al 13 de junio del 2012.
http://www.criigen.org/SiteFr/images/stories/progammeform%B0medenv_10-13-6-2012.pdf