CÉSAR FERNÁNDEZ-TRUJILLO – El País, Santa Cruz de Tenerife – 11/01/1998

El titular del juzgado número 11 de Santa Cruz de Tenerife, Juan Luis Lorenzo, decretó ayer la prisión provisional y sin fianza de la psicóloga alemana Heide Fittkau-Garthe, acusada de preparar un suicidio colectivo en Tenerife como presunta líder de una secta. Después de cinco horas de declaración de la psicóloga, el juez hizo público un auto en el que se señala que se han podido cometer presuntos delitos de asociación ilícita e inducción al suicidio y asesinato en grado de tentativa. Esta resolución judicial se produce tres días después de que la policía tinerfeña detuviera a Fittkau-Garthe durante un registro realizado en un edificio del barrio de La Salud de la capital tinerfeña donde un grupo de 32 personas, incluidos cinco niños, se preparaban, al parecer, para desplazarse al Teide con el fin de suicidarse antes de que, a las 20 horas del jueves, llegara el fin del mundo.

En el documento del juez se indica que los cinco menores que iban a participar en estos hechos se convierten en sujetos pasivos del intento de asesinato, al no poder discernir sobre la disponibilidad de su propia vida. En el caso del resto de los adeptos a la secta, el juez opina que se estaría ante una inducción al suicidio también en el grado de tentativa.

Asimismo, en el auto se afirma que existen abundantes indicios de que la actividad de la psicóloga alemana iba dirigida a la captación de adeptos en su país de origen, a través de charlas o seminarios, con el pretexto de supuestas terapias de mejoramiento personal, pero con el propósito de controlar su personalidad y disponer así de sus vidas y bienes. Estas actividades, según el juez, se pueden catalogar como propias de una secta destructiva.

Denuncia a la Interpol

El juez reconoce que ninguno de los adeptos ha acusado a la guía espiritual, aunque sí lo ha hecho la hija de una de las víctimas, Claudia Remlinger, que denunció estos hechos a la Interpol. Este testimonio fue determinante para la actuación policial del pasado jueves y para la decisión judicial de ayer. Según el juez, hay coincidencia entre este testimonio y las actividades programadas por la líder de la secta, que fueron sido reconocidas por la psicóloga en su declaración. Asimismo, en el auto se valora la gran alarma social que estos hechos han causado a nivel internacional, por lo que en su opinión, existen motivos para creer responsable criminalmente a la persona detenida.El abogado de Fittkau-Garthe, Enrique Porres, señaló que es un disparate la acusación que pesa sobre su defendida y que este caso se ha sobredimensionado y ha adquirido una relevancia excesiva. El letrado recurrirá el auto en un plazo de tres días, aunque reconoció que es normal que el juez haya decretado la prisión provisional de su cliente por el gran eco del caso, lo que le ha obligado a investigar los detalles del asunto.