ABC (España), 5.11.2020

Justin Bieber no está pasando por su mejor momento después de que su pastor evangélico y guía espiritual, Carl Lentz, fuese despedido por «fallos morales». Así lo anunció el pasado miércoles a través de un comunicado el fundador de la iglesia evangelista, Brian Houston. «Hoy la Iglesia Hillsong East Coast informó a nuestra congregación que hemos terminado con el contrato del pastor Carl Lentz. Esta decisión no se tomó a la ligera y se hizo pensando en el interés de todos, incluido el del pastor Carl», dijo en un comunicado publicado esta semana por la revista «People».

Brian Houston añadió que el despido de Carl se produjo después de una serie de «discusiones en relación con cuestiones de liderazgo y abusos de confianza, además de una reciente revelación de fallos morales» y añadió que «no sería apropiado» dar más detalles sobre la salida de Carl de la iglesia como pastor evangélico. «No tengo ninguna duda de que esta es la decisión correcta. Toda la comunidad está muy triste porque conocemos a Carl desde hace más de 20 años». «Estamos seguros de que después de un tiempo de descanso, Dios usará a Carl de otra manera. Al despedirle, no queremos dejar de agradecer el buen trabajo que hizo aquí».

Influencia

Fue el verano de 2017 cuando Justin Bieber canceló los últimos conciertos de su gira mundial, «Purpose», alegando «circunstancias imprevistas». Tras estos acontecimientos, el cantante canadiense encontró el consuelo que necesita junto a su pastor evangélico, Carl Lentz. Según contó a «TMZ» una fuente cercana a la Iglesia Hillsong, los dos hombres pasaron «la mayor parte de su tiempo juntos», incluso llegó a afirmar que eran «casi inseparables».

Muchos rumores señalaron entonces que había podido ser la influencia del pastor Lentz lo que le había hecho cancelar su gira por sorpresa. «Los miembros de la Iglesia Hillsong dijeron que no tenía que ir y que Dios lo protegerá». Sin embargo, fuentes cercanas a Bieber salieron en su defensa, alegando que su implicación con la iglesia no tuvo nada que ver con su decisión: «Él está muy involucrado con el grupo de su iglesia, pero no se está convirtiendo en ningún tipo de fanático ni nada de eso».

Todo apuntaba a que E. De hecho, durante el «tour» que realizó en 2017, el pastor estuvo presente dándole apoyo moral. Se trasladó hasta Australia y Nueva Zelanda para hacerle compañía, lo que fortaleció el vínculo que establecieron entre ambos. Su confesor le hizo recobrar la fe, así como conectar con el mundo espiritual. Además, la religión se ha convertido en una vía de escape de la agobiante vida que lleva una celebridad.