Redacción Médica (España), Clara Hernández, 11.05.2019

La preocupación de los expertos en toxicidad farmacológica ha “crecido” tras la publicación de un estudio que reflejaba que algunos de los productos de la multinacional Herbalife estarían contaminados por metales pesados, sustancias psicotrópicas, bacterias patógenas y compuestos tóxicos. En España, al igual que en otros países, “se han registrado casos de afectados” tras supuestamente consumir estos suplementos, según asegura a Redacción Médica Raúl Andrade, médico y coordinador de la Guía de Práctica Europea de Toxicidad Hepática por Fármacos.

Si bien, profesionales en la materia dicen que “hay casos no salen a la luz”, según Alba Santaliestra, secretaria del Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas Nutricionistas, debido a que los supuestos afectados sienten “vergüenza”, por lo que, en su opinión, “cuesta mucho encontrarles”. Además, también cuenta que conoce un caso de un afectado en la vesícula biliar.

“Preocupación importante”

Andrade manifiesta que la “preocupación” por los afectados con toxicidad hepática tras consumir estos productos, algo que también dijo en una entrevista con Redacción Médica el médico y autor principal de la investigación Cyriac Abby Philip, es cada vez “más importante” y se pregunta por qué las autoridades reguladoras no hayan puesto todavía “un poco de orden”.

“En España ya hubo casos, nosotros tuvimos casos comunicados en nuestros registros”, señala este experto, para añadir que “tenemos un registro nacional de toxicidad hepática por fármacos y productos de herboristerías y suplementos dietéticos y también recibimos comunicaciones de casos de Herbalife”.

Considera que es “inaceptable” que en los productos no se especifique “con claridad” cuáles son sus componentes, por lo que aboga por que la ley se lo exija para evitar posibles casos de lesiones. “Esto es muy preocupante”, apunta.

“Dificultad para encontrar los pacientes”

En la misma línea se muestra Santaliestra, que dice que la población “está tomando productos que considera saludables, inocuos y sin ningún tipo de problemática, pero que tienen unos niveles de seguridad muy limitados, que no hay evidencia científica del uso y consumo de estos productos sea seguro para la población”.

“Es un tema preocupante, aunque la mayoría de los casos no salen a la luz, sí que es verdad que, como profesionales, cada vez nos está llegando más gente que tiene diferentes consecuencias con este tipo de tratamientos”, asegura la presidenta del Colegio de Dietistas Nutricionistas de Aragón.