Vanguardia (México), 2.06.2012

Una propuesta de ley en trámite en Bélgica podrá penalizar con prisión la actuación de gurús y mentores de sectas religiosas, entre ellas la cientología.

El proyecto, elaborado por el diputado socialista André Frédéric, ya fue adoptado en primera instancia y ahora tiene que ser aprobado en la sesión plenaria de la Cámara para tornarse ley.

Su objetivo es sancionar a todo aquello que `desestabilice mentalmente` o `abuse de la situación de debilidad de personas particularmente vulnerables` con intención de perjudicarlas.

Como vulnerables se considerarán los ancianos, las embarazadas, los enfermos crónicos y los deficientes físicos o mentales.

Sólo serán considerados culpables aquellos que tengan conciencia del estado vulnerable de la supuesta víctima, lo que podrá comprobarse porque la condición de vulnerabilidad fuera aparente o porque la naturaleza o la duración de la relación entre acusado y acusador hiciera imposible desconocer esa condición.

Por otra parte, la propuesta prevé penas más duras para los abusos cometidos contra menores de edad, cuando causa una enfermedad incurable o una deficiencia grave, o para situaciones en las que se constaten que la víctima ha sido sometida a `presión física o psicológica grave o reiterada`.

Aunque la ley podrá ser aplicada en casos de abandono o maltrato de personas necesitadas, tráfico de seres humanos, exploración de la mendicidad o incluso violencia sexual, los dos últimos puntos visan en particular a los gurús religiosos, según explicó Frédéric.

No son raros los casos de suicidio entre los adeptos de sectas o cuyas enfermedades se han agravado después de que la víctima haya seguido los consejos de un guía espiritual, recordó el diputado.