AFP – EL País, París – 23/06/2000

Los diputados franceses adoptaron ayer una legislación más dura contra las sectas, y aprobaron por unanimidad un proyecto socialista que crea el delito de «manipulación mental» y establece que esas organizaciones puedan ser disueltas si han sido condenadas dos veces.El concepto de «manipulación mental» queda definido como ejercer sobre una persona «presiones graves y reiteradas o utilización de técnicas orientadas a alterar su razón para llevarla, de buen o mal grado, a un acto o a una abstención que le es gravemente perjudicial».

Ese nuevo delito es el punto más criticado no sólo por las sectas sino también por la Liga Francesa de los Derechos Humanos, que estima que ley actual es suficiente. «La disposición no debe dañar libertades fundamentales como la de asociación o la de conciencia», comentó ayer la ministra socialista de Justicia, Elisabeth Guigou.

Además las sectas podrán ser condenadas por delitos como el ejercicio ilegal de la medicina o la farmacia, el homicidio voluntario, la tortura, la barbarie o la puesta en peligro de menores. En Francia hay 172 sectas, con 400.000 miembros y unos 6.000 niños que se educan en condiciones calificadas de sectarias.