Proliferan en España sectas minúsculas creadas en torno a un ‘gurú’ de la salud

By |2018-05-14T07:42:36+00:0014 mayo, 2018|Fenómeno sectario|

20 Minutos (España), Amaya Larrañeta, 14.05.2018

“La fascinación general con la serie ‘Wild Wild Country’, que va sobre una secta en la que los adeptos se visten con túnicas rojas, hacen cánticos espirituales y portan armas, me parecía que dejaba una impresión muy peliculera de las sectas. Eso me animó a contar lo que yo había vivido, bajar las sectas a la tierra, saber que son algo mucho más sencillo, más normal de lo que parece y en donde uno entra sin darse cuenta. Cualquiera que pase por una mala época puede terminar con una dependencia emocional sobre un grupo de este tipo”.

Son palabras de Jorge Naranjo, guionista y director de cine sevillano, que hizo viral su hilo en Twitter (el domingo 6 de mayo) sobre su paso por “lo que hoy podría denominarse una secta” impulsada por un médico que decía practicar la “homeopatía chamánica”. En unos pocos mensajes, Naranjo resume una experiencia abrumadora. Cómo empieza sintiéndose afortunado por haber encontrado a un médico especial y que le escoja entre su grupo de elegidos. Cómo el colectivo se radicalizó, consumiendo toda su vida, convirtiendo el sexo y el dinero en el motor del grupo, y llegando al empleo de la violencia física como castigo a las críticas (uno de los miembros “llegó a recibir hasta 50 bofetadas seguidas”) y, finalmente, cómo cuando intentó escapar de sus redes, el médico-gurú puso un precio a su libertad, 8.000 euros.

“El caso de Naranjo no es exclusivo ni atípico” asegura Miguel Perlado, coordinador del Grupo de Trabajo sobre Derivas Sectarias del Colegio Oficial de Psicología de Barcelona, quien ha trabajado con exmiembros del grupo del homeópata sevillano al que pertenció el guionista en Twitter. Es más, Perlado asegura que “las corrientes actuales en el funcionamiento sectario son precisamente esos grupos pequeños que giran en torno a una persona autoproclamada líder, que son muy volátiles, y se alejan de las estructuras clásicas de grandes grupos con delegaciones”.

200 grupos “bien establecidos”

El colectivo de estudios sobre derivas sectarias tiene localizados alrededor de 200 grupos “bien establecidos” en España que podrían encajar en la definición de una secta, de los que alrededor de 50 serían grupos minúsculos de reciente aparición. “Lo empieza una persona con unas capacidades, y con el devenir del tiempo y el reclutamiento de otras personas, cristaliza en prácticas abusivas emocionales, espirituales y económicas”, describe Perlado. Además de por su reducido tamaño, las nuevas sectas en España se caracterizan porque “como segundo elemento común entroncan con temas vinculados a la salud en un sentido amplio, sin que ello signifique que cualquier práctica alternativa sea sectaria”, advierte Perlado.

En los últimos tiempos lo que prolifera es la seducción de las personas con promesas de cambios milagrosos en encuentros de fin de semana “en los que se promete que los bloqueos desaparecen” o en grupos de ‘coaching’ “dudosos en cuanto a sus prácticas”. Los expertos insisten en que nadie está exento de riesgo de convertirse en adepto. Las personas con las que ha tratado Perlado no responden a un perfil único, ni son jóvenes solamente ni especialmente vulnerables. Ex adeptos hablan de ingresos en estos grupos ante un vacío espiritual o falta de sentido de la vida.

Entre las señales de alerta a vigilar, los expertos hablan de “distorsiones en la cualificación del supuesto gurú”, prevención con los grupos en los que se entra mediante la práctica del ‘boca-oreja’, y sobre todo, la práctica de actividades de las que no se pueda informar fuera del grupo, ni tan siquiera describir, “bajo la indicación de que esto solo lo entendemos nosotros”. Añaden que es conveniente tener cuidado “si te están haciendo sentir culpable en una dinámica de grupo” y  “con las actividades en lugares retirados o incomunicados o las que no se permite ni criticar ni cuestionar”.

La persecución judicial de estos grupúsculos es muy complicada. Las sentencias absuelven mayoritariamente a los denunciados alegando que los presuntos adeptos son personas mayores de edad que consintieron la entrega, por ejemplo, de cantidades económicas o las relaciones sexuales. Aunque recientemente se han dado inhabilitaciones de médicos con terapias alternativas para el tratamiento del cáncer, en Barcelona, o juicios a terapeutas acusados de abusos sexuales. “Los gurús se suelen mantener en una franja limítrofe para que no recaiga en ellos denuncias. Tienden a instrumentalizar a los demás miembros del grupo, que son los que finalmente vejan o humillan, y después aparece el gurú como el salvador. Es decir que manipulan y humillan en diferido, el gurú empuja a esas situaciones, pero si ha que colgar el sambenito es a los demás”, explica Perlado.

“Nos puede pasar a cualquiera”

El guionista sevillano Jorge Naranjo dudó mucho antes de dar a la tecla de publicar para contar su propia vivencia en Twitter. “Lo hice porque de verdad nos puede pasar a cualquiera, que es algo muy cercano y que está pasando”. De hecho, el grupo al que él perteneció todavía continúa activo. Su confesión pública le ha reportado una sensación liberadora. Dice que necesitaba “sacarlo de alguna manera”, porque solo lo sabía su entorno más próximo. En los últimos días ha recibido numerosos mensajes de apoyo por redes e incluso se le ha acercado gente por la calle que le piden consejos para ayudar a amigos en situaciones parecidas. Naranjo, que está escribiendo una serie de ficción sobre este tipo de grupos partiendo de esta experiencia personal. “Permitirá a muchas personas a ayudar a familiares y amigos en una situación parecida y, sobre todo, a que gente que esté viviendo un drama similar lo pueda ver con sus propios ojos y les ayude a despertar”, explica. Mientras el proyecto se materializa deja un consejo para posibles afectados: “Pregúntate si la prioridad en tu vida es el grupo, si todo gira en torno a él y va guiando tus decisiones, si estás dejando de lado familia y amigos y si hay un interés económico por medio”.