La mitad de los psicólogos reconocen no saber nada o casi nada sobre sectas

By | 2018-03-25T19:32:27+00:00 3 marzo, 2018|Fenómeno sectario|

EFE (España), 3.03.2018

La mitad de los psicólogos españoles reconocen no saber “nada” o “casi nada” sobre las sectas coercitivas, y solo un 6,6 por ciento afirma conocer “bastante” o “mucho” lo relacionado con estos grupos sobre los que hay mitos y estereotipos.

Estos son algunos de los resultados preliminares de una encuesta nacional presentada este sábado en el IV Encuentro Nacional sobre Sectas que se celebra en València, organizado por la Asociación Iberoamericana para la Investigación del Abuso Psicológico (AIIAP) y el Grupo de Trabajo en Derivas Sectarias del Colegio Oficial de Psicología de Cataluña (COPC).

Hasta el momento, según han informado a EFE fuentes de la organización, “poco se sabía” acerca del conocimiento que tienen los profesionales del ámbito de la Psicología sobre las sectas coercitivas, lo que llevó al COPC ha realizar una encuesta exploratoria.

Según los resultados preliminares de la misma, un 49,9 por ciento de los psicólogos aseguraban que conocían “nada” o “poco” de la problemática de las sectas, un 43,7 % indicó conocer “algo” el fenómeno y sólo un 6,6 % indicó conocer “bastante” o “mucho” la cuestión de las sectas.

La encuesta exploró también la cantidad de información que recibían los psicólogos en relación a este tema, y en general los participantes consideraron haber recibido entre “ninguna” y “poca” información.

Los medios por los cuales recibieron mayor información sobre estos grupos fueron la televisión, Internet y la prensa escrita o revistas generalistas.

En el estudio participaron 1.328 psicólogos de todos los colegios profesionales de España y de diferentes ámbitos de intervención profesional, el 82,5 por ciento de ellos mujer, y la medida de edad de los participantes rondaba los 40 años.

Con el objetivo de analizar el conocimiento sobre sectas coercitivas y posibles mitos por parte de los profesionales, se les preguntó acerca de diferentes aspectos sobre estos grupos y sus miembros.

Se preguntó qué expresiones definían de forma adecuada los grupos sectarios y los participantes puntuaron como más adecuadas las expresiones “grupos manipuladores”, “grupos abusivos” y “grupos explotadores”.

Por contra, las menos valoradas como adecuadas fueron “grupos alternativos legítimos” y “grupos minoritarios y divergentes”, términos que no hacen referencia al carácter abusivo de las sectas coercitivas.

Asimismo, se interpeló sobre qué expresiones son las más adecuadas para definir las prácticas que realizan los grupos sectarios, siendo las más valoradas como adecuadas “manipulación psicológica”, “abuso emocional” y “abuso psicológico”.

En relación a los mitos que rodean a las personas que se vinculan a sectas coercitivas, se preguntó qué expresiones les definían mejor.
Si bien las expresiones valoradas como más adecuadas fueron “vulnerables emocionalmente”, “fácilmente influenciables” y “dependientes interpersonalmente”, no lo fueron “trastornada psicológicamente” o “con pocos estudios”.

Esto, según las fuentes, muestra una posible reducción de la idea de que las personas que entran en una secta tienen una baja formación o algún posible trastorno psicológico, “una explicación simplista que no es acorde con la realidad de muchos de los casos”.

Los organizadores del encuentro consideran necesario seguir estudiando el conocimiento de los profesionales de la Psicología que pueden trabajar con los supervivientes de sectas coercitivas.

“Conocer la percepción de los profesionales podrá servir para poder mejorar su formación, derribar mitos y estereotipos, y en consecuencia, dar una atención lo más adecuada y de mejor calidad posible”, concluyen.