Europa Press (España), 12.01.2013

La Costa del Sol se considera una “zona caliente” de sectas, por ser un lugar con gran heterogeneidad y diversidad, que atrae el tránsito y retiro de numerosos ciudadanos extranjeros quienes muchos de ellos son importadores de este tipo de creencias sectarias, según la Asociación Iberoamericana para la Investigación del Abuso Psicológico (AIIAP).

Así, más de 100 sectas destructivas pueden estar operando en la actualidad en la provincia, según ha señalado el vicepresidente de la AIIAP, José Miguel Cuevas, a Europa Press. Ya que existen “una gran cantidad de grupos sectarios de tipo piramidal-comercial, los grupos de abuso dedicados al ámbito de la salud –incluyendo falsos médicos y psicólogos que ejercen sin titulación prometiendo curar graves enfermedades, incluso sanar enfermedades incurables– y los grupos sectarios de corte religioso.

Cuevas ha precisado que hay una “gran dificultad” a la hora de valorar el concepto de secta, ya que “no hay un consenso sobre lo que es, porque depende del punto de vista del que se vea”, así, desde su asociación, consideran sectas aquellos grupos que usan técnicas de manipulación mental.

 “Disolver un grupo sectario no es fácil”, ha precisado el también profesor de Psicología Social en la Universidad de Málaga (UMA), quien ha señalado que “raramente una secta desaparece, ya que al morir el líder suele haber un relevo generacional”.

Asimismo, ha recordado que “cualquier grupo tiene la semilla de evolucionar en una secta” y, por ello, ha señalado que aunque “un grupo pueda tener características sectarias, si hay un control puede dejar de ejercer abuso entre sus integrantes”. De este modo, ha destacado que aunque las sectas no desaparezcan, “sí pueden evolucionar favorablemente”.

Técnicas de captación

Como técnicas de captación más habituales, Cuevas ha mencionado “los típicos cursos y seminarios gratuitos que invitan al contacto directo con los asistentes”. En la provincia malagueña, ha destacado que las sectas suelen “captar” a través de panfletos o carteles que reparten en la UMA y lo ha ejemplificado con un cartel que invitaba a estudiantes de periodismo a formar parte de una radio que resultó ser una secta.

Así, la asociación a la que pertenece ejerce dos objetivos claros en la sociedad “por un lado desde AIIAP,  difundimos información sobre las dinámicas sectarias y de abuso, así como favorecemos la prevención de conductas abusivas a través de la formación de profesionales”, ha explicado este psicólogo y especialista en sectas.

Dentro del programa de actividades de prevención en el ámbito de las sectas, el próximo 17 de enero, Cuevas impartirá la conferencia ‘Sectas destructivas y grupos manipulativos. Detección de dinámicas sectarias y abordaje psicosocial en casos de sectarismo’, en el Salón de Actos de la Facultad de Psicología de la UMA, que irá orientado a profesionales y estudiantes de Psicología. Comenzará a las 12.30 horas y tendrá una duración aproximada de una hora y media.