AGENCIAS – El País, Pekín (China) – 14/02/2002

Más de 40 extranjeros seguidores del grupo neobudista Falun Gong han sido detenidos en la plaza de Tiananmen cuando provocaban con “su culto diabólico”, ha informado la agencia estatal china Xinhua.

Las autoridades chinas han declarado que los extranjeros detenidos, entre los que hay ciudadanos de Estados Unidos, Canadá han recibido una reprimenda, nociones de educación y un trato humanitario.

La protesta tuvo lugar a las 14.00 hora local (07.00 GMT) y que los extranjeros fueron reducidos y aprehendidos por las fuerzas del orden. Los manifestantes crearon el caos durante quince minutos cuando empezaron a correr y a gritar arriba y abajo de la plaza “Falun Gong es bueno”.

Según algunos testigos presenciales, varios agentes tumbaron en el suelo a los manifestantes y les redujeron a patadas y puñetazos antes de introducirles en furgones policiales.

Comunicado oficial

“La protesta de hoy es una violación de la legislación china que regula el derecho a las manifestaciones, reuniones y concentraciones, así como de las normativas que prohibe los cultos diabólicos”, señala un comunicado oficial.

La información agrega que “el revuelo producido hoy en el corazón de la capital china ha perjudicado la alegre celebración de la Fiesta de la Primavera, cuyas jornadas dedica tradicionalmente el pueblo chino a reunirse con sus familiares”.

“La policía aún investiga el caso”, subraya el comunicado sin ofrecer más detalles.

Esta concentración se produce una semana antes de la visita que tiene previsto realizar a este país el presidente norteamericano, George W. Bush.

Visita de Bush

Los analistas coinciden en que los extranjeros serán puestos en libertad y repatriados en los próximos días, incluso esta noche, ya que Pekín no desea ningún problema con Washington de cara a la visita de Bush.

El pasado lunes, un canadiense y un estadounidense fueron detenidos tras denunciar la represión que sufren en China los seguidores de Falun Gong. Ambos fueron liberados, a petición de las embajadas de EEUU y Canadá en Pekín, dos días después.

El gobierno comunista suele proceder de esa forma con ciudadanos de Estados Unidos y la Unión Europea (UE), lo que contrasta con el trato recibido por los chinos que, si son detenidos en el curso de una protesta similar, no sólo corren el riesgo de recibir fuertes palizas sino de pasar varios años en la cárcel.

“A los extranjeros se les detiene, se les arresta en un hotel de cinco estrellas y luego se les mete en un avión para que regresen a casa”, ha señalado un joven de la capital.

Mezcla de taoísmo y budismo

El grupo Falun Gong fue prohibido en julio de 1999 por la Asamblea Nacional Popular (ANP) tras considerarlo un secta peligrosa para la estabilidad del país y la supervivencia del Partido Comunista Chino (PCCh).

Su líder es Li Hongzhi, ex trompetista del Ejército de Liberación Popular (ELP) que vive exiliado en Estados Unidos, donde afirma que es unareencarnación de Buda.

Falun Gong, que dice tener 90 millones de seguidores en el mundo, de ellos 60 millones en China, es una mezcla de principios taoístas y budistas, meditación, supersticiones y artes marciales.

Desde su prohibición decenas de miles de personas de toda China han sido detenidas, purgadas, reeducadas, expulsadas del PCCh o internadas en campos de trabajos forzados o manicomios.