AGENCIAS – Pekín El País, 02/10/2000

La policía china reprimió ayer con violencia una concentración de miles de seguidores del grupo budista Falun Gong, que comenzaron a practicar sus ejercicios cuando se izaba la bandera con ocasión del Día Nacional en la plaza pequinesa de Tiananmen, según testigos presenciales. Más de 1.000 seguidores de Falun Gong fueron detenidos tras ser apaleados en Tiananmen, en un momento en el que se festejaba, con la presencia de decenas de miles de turistas, el 51º Aniversario de la Fundación de la República Popular por Mao Zedong el primero de octubre de 1949. Poco después de izarse la bandera, alrededor de las 9.00 hora local (3.00, hora peninsular española), grupos de seguidores del movimiento místico entonaron eslóganes pidiendo libertad para ejercer su culto y algunos comenzaron a meditar en la posición del loto, lo que provocó una intervención inmediata y contundente de la policía.

Después se produjo una auténtica batalla campal en la que los agentes, muchos vestidos de paisano, redujeron a patadas, puñetazos y golpes de artes marciales a cientos de personas, que fueron introducidos arrastrados del pelo y a empujones en varios furgones de la policía. Entre los manifestantes había personas de todas las edades, incluyendo ancianos y niños, que se dieron cita en la plaza burlando los cordones policiales para denunciar en el día más importante del calendario chino la represión de la que son objeto.

En Hong Kong, cerca de 200 adeptos protestaron contra la “brutal supresión” por parte de Pekín de este movimiento espiritual. El grupo Falun Gong, que afirma tener unos 90 millones de seguidores en el mundo (60 de ellos en China), fue prohibido por la Asamblea Nacional Popular (ANP) el pasado verano, tras ser tachado de “culto diabólico” y de una de las mayores amenazas para la supervivencia del Partido Comunista Chino (PCCh).