TheClinic (Chile), Jorge Molina Sanhueza, 28.09.2012

El fiscal Centro Norte, Andrés Montes, solicitó un informe a la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI) sobre los grupos neonazis, en el marco de una investigación secreta iniciada por una denuncia de la senadora Lily Pérez. El oficio fue tramitado por el fiscal nacional Sabas Chahuán, quien lo envió a la ANI requiriendo los datos. El servicio respondió a fines de agosto con un documento “secreto” de 19 páginas donde detalla todas las agrupaciones de ideología nacional socialista, antisionistas y skinhead.

Si bien el documento al que tuvo acceso The Clinic contiene información que podría ser relevante para la indagatoria de Montes, mientras la ANI no levante el secreto que aplica la Ley de Inteligencia, sirve de poco y nada. Por esta razón Chahuán hizo lo propio, pero hasta el cierre de esta edición el organismo dirigido por Gonzalo Yuseff , no había respondido.

En la última edición de Qué Pasa, Chahuán advirtió la falta de coordinación entre la fiscalía y la ANI, debido a que la información que produce dicho servicio no sirve para llevarla a un juicio como sucedió en el llamado caso bombas. Uno de los detalles desconocidos hasta ahora es que en junio pasado, cuando se lanzó el documental de Pinochet en el teatro Caupolicán, cerca de 50 neonazis pernoctaron en el lugar con el fin de protegerlo de eventuales ataques. De ellos, la ANI carece de antecedentes, salvo imágenes que acompañaron en el documento.

¿Quiénes son?

El informe advierte que estas organizaciones operan con “orgánicas cambiantes que nacen y desaparecen continuamente” y los agrupa en “tres referentes orgánicos”: “Grupos de producción política y cultural, organizaciones políticas y los skinheads”. Todos mantienen vínculos con personal de las FFAA y las policías, ya que mantienen “una matriz de pensamiento militarista”.

La primera de esta categoría es la Revista Ciudad de los Césares, mientras que los grupos más operativos son “Patriotas”, “Martillo del Sur” y “Juventud Nacionalista Obrera”. También están las organizaciones políticas como Patria Nueva Sociedad y el Frente Orden Nacional (FON). En el caso de los skinhead, detalla el informe, el asunto es más preocupante: “su orgánica es clandestina, sus miembros tienen formación paramilitar… algunos portan armas de fuego y frecuentemente el grupo es dirigido por un adulto vinculado a las FFAA…”.

En el informe se menciona a “Búfalo del demonio” que en realidad es David Beiza. El otro es Totem Rac de 52 años, cuya identidad es Alejandro Vásquez Arratia, motoquero que viaja por todo el país operando con grupos más pequeños, que fue condenado en 2001 por homicidio en contra de un travesti en Valparaíso. Por último está el Grupo de Amigos Skinhead, conformado por el Grupo Nacional Pagano, White Power y el Batallón Maipú.