LA CRUZADA DE LAS NUEVAS IGLESIAS. Poco se sabe de una costosa campaña de publicidad, protagonizada por un cantante y dos deportistas, que pretende repartir gratuitamente un millón de libros. Aunque nadie se atribuye su paternidad, «Fuerza para vivir» parece obra de alguna de las iglesias nacidas de la Reforma de Lutero. Los protestantes y su rama más poderosa, los evangélicos, intentan crear el clima necesario en España para que la gente se plantee que hay otras opciones religiosas y que el catolicismo no tiene la exclusiva de Dios.

.

JOSE MANUEL VIDAL| SOCIEDAD| 12.02.1995

MADRID.- «Buenas noches. Bienvenido y gracias por llamar a «Fuerza para vivir»», dice una voz melodiosa de muchacha joven. Y sin esperar respuesta alguna, añade: «¿Puede darme su dirección, por favor?». Efectuado el trámite, se despide con la misma entonación celestial: «Buenas noches y fuerza para vivir».

El teléfono 900-11-21-11 no para de sonar. Si además de pedir el libro quiere saber quiénes son o qué objetivos persiguen los promotores de esta mastodóntica campaña publicitaria, sólo recibirá esta respuesta: «Somos La Fundación Arthur S. DeMoss, una fundación privada de caridad sin fines lucrativos y no adscrita a Iglesia alguna». Cuando insista en saber algo más, le pasarán con una especie de supervisor, que le dirá que no sabe nada y que «nadie le va a decir nada».

¿Se trata de una nueva estrategia publicitaria, que ha conseguido en poco tiempo llamar la atención del país? ¿Estamos asistiendo al desembarco de una nueva secta? ¿Es la invasión de los telepredicadores norteamericanos? ¿Saltan al ruedo los evangélicos españoles con las más sofisticadas técnicas de mercadotecnia para hacerse un hueco en el «mercado» religioso de nuestro país, hasta ahora «coto» de la Iglesia católica?

INVERSION MILLONARIA.- Lo que se sabe hasta ahora, según diversas fuentes consultadas por este diario, es que la inversión publicitaria y de marketing de la Fundación, que lleva trabajando más de un año con la agencia Bassat Ogilvy & Mather en España, supera los 500 millones de pesetas. También se sabe que su objetivo es repartir un millón de libros gratuitamente antes de finales de febrero -la campaña comenzó a mediados de enero- y que están superando las previsiones iniciales.

Y es que diariamente las empresas Teleaction y PDM, que ponen la infraestructura, reciben hasta 50.000 llamadas telefónicas, en el caso de la primera, y hasta 30.000 cupones por correo, en la segunda, para solicitar la obra.

Bassat Ogilvy & Mather se ha encargado de toda la creatividad de la campaña, protagonizada por el cantante Cliff Richard, el campeón de judo Manuel Orgaz y el futbolista Donato. Las empresas no han querido dar más datos sobre la campaña, aunque fuentes cercanas señalan que los datos de todas las personas que piden el libro se destruyen inmediatamente después de hacer el envío, ya que la Fundación ha querido garantizar mediante contrato que a esas personas no se les volverá a llamar ni se les molestará en absoluto.

También se sabe que la misma campaña se está realizando en Portugal, donde también trabaja la empresa Teleaction para la recepción de llamadas y el posterior envío de los libros a quienes los solicitan.

Pero sobre quién está detrás no hay ninguna certeza. Ni siquiera en círculos protestantes se sabe a ciencia cierta quién está manejando esta «invasión» religiosa de nuevo cuño. Todos los representantes de las diversas confesiones evangélicas instaladas en España que han sido consultados por este periódico confiesan que no tienen nada que ver con la «cruzada», aunque admiten que los mensajes del libro están en la línea de sus enseñanzas.

PADRES DE LA CRIATURA.- En lo que ya no coinciden los dirigentes protestantes es en «bautizar» a los padres de la criatura. En determinados círculos del protestantismo español se asegura que se trata de un programa, procedente de Estados Unidos, que se llama «Misión Global». Según estas fuentes, «es la mayor campaña de evangelización cristiana jamás realizada; una campaña patrocinada y dirigida por Billy Graham, el telepredicador norteamericano que cuenta con millones de seguidores en toda América, y que se va a ir desarrollando en 165 países de todo el mundo. Ahora es el turno de España».

Otros se inclinan por atribuir la paternidad de la iniciativa a «un multimillonario americano evangélico (Arthur S. DeMoss), que se hizo rico en el sector de los seguros y que falleció hace unos años; su viuda creó una fundación y está gastando el dinero de su difunto marido en dar a conocer la Biblia en todo el mundo».

Según esta versión, se trata también de una campaña mundial, que se efectúa cada cierto tiempo en un país. Aseguran que ya se ha realizado en 13 países de Africa y Latinoamérica y, ahora, después de una preparación de dos años, comienza en Europa a través de la Península Ibérica.

Estas fuentes afirman que se trata de «una campaña limpia» y sin ningún interés ni económico ni religioso, y por ello queman las direcciones de los solicitantes. Su objetivo sería simplemente «promover la lectura de la Biblia», sin hacer ningún tipo de proselitismo porque, si el mensaje fuese más concreto, sería considerado como publicidad «religiosa» y, por lo tanto, estaría prohibida su emisión.

Las reticencias a la hora de informar se deberían, según estas mismas fuentes, a «razones de pura mercadotecnia» y, además, porque «en algunos países, donde ya se hizo esta misma campaña, concretamente en Brasil, tuvieron problemas con la Iglesia católica y con el Opus Dei». A juicio del pastor adventista Rafael Calonge «tampoco aquí van a tardar en llegar las críticas de la Iglesia católica y, si no, tiempo al tiempo».

NUEVA EVANGELIZACION.- Y es que, en el fondo, este tipo de campañas son la respuesta de los protestantes a la «nueva evangelización» de Juan Pablo II. Con ellas, las iglesias nacidas del cisma protagonizado por Martín Lutero en 1520 tratan de crear el clima necesario para que la gente se plantee que hay otras opciones religiosas serias; que el catolicismo no tiene la exclusiva de Dios ni de Cristo. Es decir, se intenta «romper el tabú, vigente en países como España, de que Dios es católico».

En cualquier caso, las Iglesias evangélicas españolas, a través de su portavoz y secretario general, Pedro Tarquis, aseguran que «no han tenido conocimiento oficial de la campaña», pero que, sin embargo, «conocen perfectamente a las personas que salen en ella» y aseguran que se trata «de creyentes evangélicos».

Pedro Tarquis añade que «tanto el contenido de los anuncios como el del libro es totalmente evangélico» y que, por supuesto, no se trata «de ningún negocio ni de ninguna secta». El libro que se regala contiene citas textuales del Evangelio comentadas y, según el portavoz de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE), «ha recibido el visto bueno de un equipo de teólogos, entre los que figuraba incluso algún teólogo católico».

MONTAJE LUCRATIVO.- Por su parte, Rafael Calonge, uno de los dirigentes de la Iglesia adventista señala: «No me huele a secta ni a montaje lucrativo. Sé que hay detrás personas muy serias». No obstante, este pastor adventista no se muestra partidario de este tipo de métodos: «Estas campañas nos parecen un poco superficiales. Es verdad que pueden provocar la reflexión del auditorio, pero la Iglesia adventista se basa más en el contacto personal, que es el que utilizó Cristo y el que, al final, da resultado».

Por su parte, la Iglesia católica española se encuentra «perpleja» ante la campaña publicitaria de los evangélicos. En estos momentos, los máximos responsables de las relaciones con otras confesiones intentan investigar, al parecer con poco éxito, quién está detrás. Y es que a la Conferencia Episcopal llueven las llamadas procedentes de toda España, pidiendo orientación y consejo sobre la campaña de «Fuerza para Vivir».

El secretario técnico de la Comisión episcopal de Relaciones Interconfesionales, Julián García Hernando dice: «No sabemos nada. Estamos tratando de investigar quién o quiénes están detrás, por ahora sin mucho éxito». De todas formas, García Hernando, una de las máximas autoridades españolas en confesiones religiosas, nuevos movimientos religiosos y sectas, sospecha que «detrás hay alguna secta o algún nuevo movimiento religioso».

Al margen de quiénes sean sus autores, reconoce que la campaña está teniendo un gran impacto, aunque no comparte este tipo de métodos pastorales. «Si se trata simplemente de un lanzamiento comercial, está bien, pero si, como me temo, es obra de algún nuevo movimiento religioso, no me parece un método adecuado».

Y es que, como señala el director de Esta Hora, la hoja diocesana del arzobispado de Oviedo, José Emilio Díaz, «en la mercadotecnia, traducida a nuestro ámbito en mercapastoral, conviene no tropezar en la persuasiva piedra escandalosa del gratis total».

A juicio del sacerdote asturiano, «estas iniciativas se tiñen en ocasiones de un barniz filantrópico y caridad mal entendida, cargada de simplismo y falta de verdadero compromiso social, que puede terminar por confundir a muchos cristianos y empañar la verdadera imagen de lo que ha de ser una auténtica comunidad cristiana».

APOYO

Billy Graham: sermones en la «aldea global»

NUEVA YORK.- El telepredicador evangélico estadounidense Billy Graham ha anunciado que el próximo mes de marzo emitirá desde Puerto Rico, vía satélite, una serie de sermones con los que espera llegar a 1.000 millones de personas de todo el mundo.

Graham explicó en un comunicado que pronunciará los sermones el 16 y el 18 de marzo en el estadio Hiram Bithorn de San Juan y que desde allí llegarán, traducidos a más de 80 idiomas, a 165 países y territorios, informa Efe.

El predicador dijo que, gracias a los avances tecnológicos, su palabra llegará a colectivos humanos tan diversos como los ruandeses refugiados en Goma (Zaire) y las víctimas del terremoto de Kobe (Japón). «La revolución tecnológica ha convertido al mundo en un pequeño poblado mundial, con acceso inmediato a la red de noticias mundiales aún en los lugares más remotos», dijo el predicador, que ha bautizado la operación como «Misión Global».

«Es hora de que la Iglesia utilice esta tecnología para decirle al mundo que en medio del caos, del vacío y la desesperación, hay esperanza en Jesucristo», agregó.

La «Misión Global» forma parte del Encuentro con Dios que tendrá lugar en San Juan entre el 14 y el 18 de marzo. Puerto Rico fue elegida como centro de operaciones por su carácter bilingüe y por su buen acceso a las comunicaciones por satélite, según fuentes próximas al predicador.

Billy Graham, de 76 años, es uno de los tele-evangelistas más populares en EEUU y, a pesar de su delicada salud, todavía predica en estadios de fútbol de todo el país. Se espera que más de 10 millones de personas asistan a los centros preparados en todo el mundo para recibir los sermones en directo, vía satélite, y que alrededor de mil millones los vean desde sus casas en diferido.

Según la Asociación Evangélica Billy Graham, toda la operación costará 3.380 millones de pesetas.

.

APOYO

Iglesias protestantes: las hijas de la Reforma de Martín Lutero

Muchas se instalaron en España en 1868 gracias a la libertad de culto

.

JOSE MANUEL VIDAL

MADRID.- El protestantismo o el evangelismo español es una confesión religiosa integrada por varias Iglesias, formadas por ministros de culto y fieles españoles, que agrupan a unos 300.000 seguidores.

Estas confesiones mantienen entre ellas una intensa colaboración, sobre todo a través de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE), su órgano de coordinación y de diálogo con el Gobierno. Muchas de ellas se implantan en España a partir de 1868, cuando la Constitución promulgada tras la revolución de ese año reconoce, por vez primera, la libertad de culto.

Todas son hijas de la rebelión del monje alemán Martín Lutero que en 1517 denunció, mediante sus 95 tesis clavadas en la iglesia de Erfurth, la venta de indulgencias en la Iglesia católica. En 1520, Lutero consumó el cisma con el catolicismo al romper en la plaza de Wittenberg la bula papal que le exigía retractarse.

Se pueden distinguir dos grandes ramas dentro de la confesión evangélica o protestante: la rama tradicional, formada por el Luteranismo y por las Iglesias Reformadas que se agrupan en la Iglesia Evangélica Española y la Iglesia Española Reformada Episcopal cuya génesis se remonta al siglo XVI, y las iglesias de nuevo cuño nacidas entre los siglos XVIII y XIX.

La Iglesia Evangélica Española integra, desde 1869, congregaciones (comunidades locales) procedentes de las tradiciones luterana, metodista, presbiteriana y congregacionalista, surgidas de la Reforma del siglo XVI, que tuvo como máximas figuras a Lutero, Calvino y Zuinglio. Cuenta con 5.000 fieles y un seminario de Teología.

La Iglesia Española Reformada Episcopal (anglicanos) es uno de los 44 obispados que dependen del arzobispo de Canterbury. Establecida en España desde 1868, agrupa a unas 5.000 personas y cuenta con 12 templos.

Las Iglesias de nuevo cuño o Iglesias libres, aunque hunden sus raíces en la Reforma, surgen entre los siglos XVIII y XIX en el mundo anglosajón.

Las denominaciones libres más importantes en España son: la Iglesia bautista, con 240 congregaciones y 60.000 fieles, las Asambleas de Hermanos, con 80 congregaciones y 42.000 fieles, las Iglesias pentecostales, que son las que cuentan con un mayor número de fieles (unos 142.000), la Iglesia de Cristo con 6.000 fieles, las Iglesias apostólicas con 16.000, las Iglesias independientes, con 16.000, el Ejército de Salvación, con 3.000, y las Iglesias adventistas, con 6.000.

Las principales diferencias entre evangélicos y católicos son:

– Su estructura de gobierno es muy diferente a la católica: su forma de gobierno pastoral es más colegiada y democrática.

– La absoluta primacía de la Biblia como fuente de la fe, ante la cual la tradición queda en segundo plano. «Todo hay que examinarlo, regularlo y reformarlo según la Escritura».

– Esta absoluta primacía de la Biblia va acompañada de la libertad de interpretación de la misma, que se llama el «libre examen». La Biblia se dirige a cada uno personalmente, luego cada cual tiene capacidad para leerla, comprenderla y vivir de ella.

– No hay distinción entre seglares y sacerdotes. Los sacramentos son símbolos y, por lo tanto, no imprimen carácter. Sólo son dos: el Bautismo y la Santa Cena.

– La Virgen no es Inmaculada, aunque la consideran Madre de Jesús, pero no de Dios. Los santos tienen un papel secundario.

– Confesarse consiste sólo en pedir perdón a Dios o a los hermanos. El purgatorio es «un invento de la Iglesia católica».

– La afirmación de la justificación por la fe. La salvación no se consigue por las obras o los méritos propios: el que salva es Cristo y la fe en El. Ser protestante es creer que la fe en Jesucristo, muerto y resucitado, basta para asegurar la salvación eterna.

– Admiten la utilización de los preservativos, de la píldora anticonceptiva y, en general, de los métodos anticonceptivos no abortivos. Sólo admiten el aborto en caso de peligro de muerte para la madre. Consideran que el placer sexual dentro del matrimonio es uno de los derechos y deberes que tienen los cónyuges.

.

APOYO

Los ángeles caídos del Evangelio electrónico en Estados Unidos

EL MUNDO

La caída del telepredicador Jim Bakker en noviembre de 1989 puso en el candelero el fraude religioso en Estados Unidos. Bakker, que entonces tenía 49 años, fue condenado a 45 años de cárcel y a una multa de medio millón de dólares por 24 delitos de estafa y conspiración.

Su carrera había comenzado a la sombra de Pat Robertson, pentecostalista y líder de las Asambleas de Dios, candidato a la Casa Blanca en 1988 y fundador de la primera estación religiosa de televisión cristiana.

De él aprendió que el mejor púlpito de Estados Unidos es la televisión. Bakker supo aprovechar la credulidad de una masa de población poco culta del «sur profundo» e instaló su base operativa en Charleston (Carolina del Norte), donde montó un imperio hotelero denominado Heritage USA.

Durante el juicio, que duró casi dos meses, la fiscal le presentó como el mayor defraudador de la Historia norteamericana. Para demostrarlo, llamó a numerosos testigos que habían pagado mil dólares cada uno por unas vacaciones espirituales que nunca llegaron a disfrutar. Los hoteles de Bakker siempre estaban «completos» pero la realidad es que jamás terminaron de construirse y su capacidad siempre fue inferior al número de clientes.

Con el dinero que le habían enviado sus fieles, Bakker financió una vida repleta de lujos. Cuando fue condenado, el predicador tenía un avión privado, dos lujosas mansiones, dos automóviles Rolls Royce y cuatro Mercedes-Benz.

Pero aunque fueron delitos económicos los que le llevaron a la cárcel, Bakker ya había caído en desgracia por otras razones. Su principal competidor, Jimmy Swaggart, le acusó en 1987 de haber seducido a una joven secretaria de su iglesia, a la que drogó.

Bakker acabó por confesar su pecado pero el asunto provocó una guerra intestina en el estamento de los telepredicadores, con bochornosas revelaciones sobre drogas, sexo, fraudes económicos.

Otro persuasivo pastor, Oral Roberts, que había acudido en defensa de Bakker acusando a Swaggart de intentar arrebatarle sus fieles, cayó en el cruce de descalificaciones. Varias iglesias protestantes terminaron refiriéndose a él como «un cáncer que está entrando en el pueblo de Dios».

El evangelista John Ankerberg se sumó también a la campaña de descrédito y acusó a Bakker de estar relacionado con prácticas homosexuales y comercio con prostitutas y a su mujer, Tammy, de estar inmersa en problemas de droga.

Para colmo de males, Richard Dortch, uno de los pilares del imperio bíblico de Bakker, fue declarado culpable de algunos de los delitos con los que también se enfrentó luego su jefe. Dortch no dudó en declarar contra el que durante varios años había sido su amo espiritual.