Granada Hoy (España), Noelia Gómez, 9.02.2021

Ana –nombre ficticio para salvaguardar la identidad de la menor– es una joven de 17 años de Granada con un expediente académico que roza el sobresaliente. Con inquietud en temas de inteligencia emocional hace un tiempo que comenzó a exponer estos intereses a través de las redes sociales. Fue entonces cuando empezó a conocer a otros jóvenes que le hablaron del universo del trading –compra y venta de acciones a través de una plataforma online, con la intención de obtener una rentabilidad económica a corto plazo–, un interés que se incrementó cuando estos le hablaron de una supuesta academia de formación online en network marketing con la que aprendería nociones básicas «que no se enseñan en otros sitios» para luego dedicarse a través de ellos al trading financiero. ¿El objetivo? «Generar y diversificar tu propio éxito financiero». En resumen, hacer mucho dinero sin salir de casa y siendo tu propio jefe. Sin embargo, Ana no era la única estudiante granadina interesada en esta práctica, ya que incluso se habían dado casos de alumnos en otro centro de la capital entusiasmados en esta misma empresa que podría tratarse de una red de estafas que se estaría extendiendo por Granada y que ya está siendo investigada por la Policía Nacional.

Tras contactar con esta plataforma, la familia de Ana comenzó a comprobar cómo cada vez se alejaba más de las inquietudes y gustos que tenía hasta entonces para acercarse a ese mundo financiero, hasta el punto de pasar de leer novelas de Tolstoi a libros sobre cómo generar bitcoins. Un día, la joven comenzó a valorar dejar el instituto para adentrarse aún más en «un proyecto muy guay enfocado a la inversión en Forex» –mercado electrónico a nivel mundial que permite operar con divisas e invertir 24 horas al día, aunque en este caso lo harían inflando los activos a través de la especulación– al que ya se habían unido otros jóvenes granadinos con los que habría contactado por internet.

Su familia y sus profesores trataron de evitar que dejase los estudios –en cinco meses haría la Selectividad–, pero la joven ya sabía que esta sería la postura de sus allegados. Y es que los miembros de la plataforma ya le habrían advertido de que no lo iban a entender, pero que podían demostrar que «todo era legal» y se reforzaban a través de frases motivacionales. Así se lo habían dicho a través de vídeoreuniones por Zoom, mensajes e incluso quedadas en persona con alguno de los jóvenes de Granada que forman parte de la plataforma y que buscan a más integrantes ya que así también ellos generan «mayor beneficio».

Captación e inscripción

Es sencillo, uno paga 200 euros de matrícula para la supuesta formación, pero si tras apuntarse se lleva a dos amigos, se le anula el pago; si lleva a una tercera, empezaría a tener beneficios (unos 150 euros) y si alguno de aquellos que uno ha llevado y se han inscrito a su vez captan a otra persona, eso también haría que se vaya generando aún más rentabilidad, en base a una posible estructura piramidal en la que solo generarían ingresos los de más arriba, es decir, la plataforma. Una vez cumplido este proceso, las transacciones pasan a realizarse a través de una plataforma similar a Paypal que no deja rastro y no tributa a Hacienda, ya que permite hacer transacciones de dinero en el extranjero, lo cual estaría relacionado con que sus sedes suelen encontrarse en paraísos fiscales. Todo ello para después pasar a ser trader, algo que a Ana le explicaron desde esta empresa de la siguiente manera:

«Los traders, las personas que nos dedicamos a esto, damos liquidez al mercado», comenzaba la explicación, que proseguía con que esa compra y venta es lo que hace que haya tanto movimiento de dinero. Asimismo, le explicaban que «si se gana, es porque otro lo está perdiendo». Además, también abordaban la inversión, «prestar dinero a la empresa para que pueda crecer, todo ello explicaciones que luego eran reforzadas con un argumentos como que «todo lo que tú das en esta vida se devuelve. Entonces hay personas que no saben buscarse la vida, que se dedican a tener solo un trabajo, tirarse todo el día trabajando y no llegan a final de mes. Cuando tú te dedicas al trading y tienes dinero tú devuelves ese dinero, porque lo devuelves a la sociedad. Cuanto más das, más vas a recibir».

Es decir, una explicación con un argumento en el que volvían a usar el discurso basado en la inteligencia emocional, el cual además llegan a reforzar en ocasiones asegurando que durante la formación se puede hacer uso de un simulador para hacer pruebas y en caso de «ser bueno» en ello, otorgarle las inversiones de una empresa para que puede operar en su nombre.

El poder de convicción y persuasión de esta plataforma, a través de este tipo de estrategias motivacionales, fue tal que incluso Ana ha llegado a dejar sus estudios de Bachillerato y rechazar la oferta de sus padres de culminar esta etapa y luego hacer algún tipo de ciclo de formación oficial en comercio o finanzas, tal y como indicaron sus familiares a Granada Hoy, pues la misma está convencida de que tan solo en esta plataforma aprenderá lo realmente necesario para ser trader ya que «no lo enseñan en otros sitios», hecho por el que ha llegado a pagar los 202 euros de matrícula con la esperanza de captar a otras dos personas que se inscriban para que así se le anule el pago. Si bien, no es la única granadina que ha caído en esta red.

Un comunicado a los padres en Escolapios

El pasado noviembre, en otro centro educativo de la capital granadina, Escolapios, la dirección del centro comunicó a los padres de los alumnos de «la existencia de una red de captación de jóvenes a nivel mundial (muchos de ellos menores de edad) que desde hace unos meses está actuando en Andalucía y que se presenta como plataforma de formación». Tal y como exponía el comunicado, al que ha tenido acceso este diario, la plataforma basa su poder de captación en que «te hablan de lo poderoso que eres si te esfuerzas y que existe un mundo de las finanzas que ellos conocen bien, que ha estado oculto en la educación tradicional, es hora de despertar y de ser emprendedor. Puedes ganar mucho dinero y eres dueño de tu tiempo y tu trabajo».

Tal y cómo explicaba el Colegio, esto derivaba en que «desconfías de los demás, familia o profesores que les adviertan del riesgo. (…) Desmotivación en sus estudios académicos. (…) Se convierte en un tema obsesivo. (…) Les enseñan a ganar dinero a costa de conocidos o amigos, normalmente otros menores». Pero, además, desde el centro indicaron que «la formación que venden se puede encontrar gratuitamente en internet». De igual modo, se aseguraba que se les habían dado charlas sobre este asunto, además de que «se les ha advertido en clase de la prohibición de captar a otros», además de haber «hablado personalmente con aquellos alumnos que se han acercado a esta red».

Investigación policial

En dicho comunicado del Colegio se otorgaba a las familias de los alumnos enlaces con información sobre ello, así como que «pueden hablar con la Policía Nacional, que les confirmarán estos aspectos referidos sobre el negocio piramidal en cuestión».

Ante ello, desde Granada Hoy se contactó con el Cuerpo, desde donde fuentes policiales, si bien no indicaron el nombre del centro escolar, sí que confirmaron que se está investigando sobre ello. Además, remarcaron que para combatir con este tipo de iniciativas se dan consejos y advertencias a través del charlas llevadas a cabo por el área de Participación Ciudadana, dentro del Plan Ciberexperto.