La Directa (España), Pol Solernou, 19.04.2021

«¿Quieres ganar dinero?», «¿Estás cansado de aguantar cabezas que te maltratan?», «Te aburre la enseñanza tradicional?». Este tipo de eslóganes se han convertido en un reclamo para captar la atención de los más jóvenes. Mensajes que entran antes por el corazón que por la cabeza. «Si quieres conocer mi método, haz clic en el siguiente enlace». El link redirige a un chat privado de Whatsapp con la B (una inicial ficticia). Así de rápido se puede establecer el primer contacto con IM Mastery Academy .

Quién la integra presenta el negocio como una academia virtual donde profesores de todo el mundo enseñan a monetizar Internet. La B explica que, si entras, aprenderás a generar diversas fuentes de ingresos sin tener que salir de casa, como el cambio de divisas y la inversión en criptomonedas. Todo esto, sin embargo, pagando más de 200 euros de matriculación y 150 de mensualidad. A petición suya, hacemos una videollamada. Respondiendo las dudas que planteamos, la B asegura que ella, cuando entró en IM Mastery Academy, no había ni oído hablar de estos conceptos. Ahora, dos años después, da conferencias sobre los beneficios de la moneda virtual Bitcoin y capta nuevos miembros para la organización.

La captación es la base del funcionamiento de la academia que se articula a través de una estructura multinivel con dos rangos jerárquicos: uno más bajo, «Platino», y otro más alto, «Chairman», con varios niveles . Estos últimos son considerados prácticamente divinidades dentro de la plataforma, la B habla como si fueran estrellas del rock. A diferencia de lo que cabría esperar de un centro educativo, la manera de ascender dentro de la organización va directamente ligada al número de adeptos reclutadas y cuanto más subes en la estructura, más dinero ganas: de 150 dólares al mes con la captación de tres miembros a 500.000 euros con 30.000.

Hasta hace un par de años, IM Mastery Academy se llamaba iMarkets Live, nombre con el que aún está registrada y, según Open Corporates, la base de datos abierta de empresas más grande del mundo, tiene su tanto en el paraíso fiscal de las islas Mauricio como en un pueblo a 50 kilómetros de Nueva York de poco más de 11.000 habitantes, Tarrytown.

El cineasta y youtuber Carlos Tamayo alerta, sin embargo, que todo esto va aún más allá. El pasado mes de noviembre comenzó un reportaje de investigación en su canal de YouTube sobre la presunta estafa. Desde entonces, más de 500 personas afectadas por IM Mastery Academy han contactado con él para explicarle su experiencia. «Hay que tener en cuenta que aunque cobres IM te descuenta del sueldo los 150 euros que vale la academia así como una mensualidad de 30 euros». De esta manera, la B, que ha logrado crear una red de 30 nuevos alumnos para IM, sólo cobra 820 dólares de los 1.000 que le promete la empresa. Son 820 dólares brutos que se traducen en menos de 700 euros netos al mes.

La B confiesa que la motivación para seguir en el proyecto es cumplir su sueño de ser bailarina profesional. Y lo repite varias veces. Esta actitud no sorprende Tamayo: «sólo entrar a IM debes dar ‘tu porque’ estar allí. Parece que si nunca estás bajo de moral y piensas a abandonar, lo utilizan para hacerte chantaje emocional «. Quizás es por eso que la B recuerda constantemente su objetivo: «Con el trading [compraventa de activos cotizados de alta demanda] y las criptomonedas puedo generar ingresos mientras ensayo para ser bailarina. Sólo tengo que invertir en lo que nos envíen los profesores de la academia «.

Ingredientes sectarios

De momento, al menos 450 familias se han sumado a la demanda colectiva interpuesta contra IM Mastery Academy a través del abogado madrileño Carlos Bardavío, el pasado 12 de marzo. «La mayoría de ex alumnos de IM con los que he hablado no ganaban ni un duro con las inversiones. Es por ello que, para pagar la academia, se ven prácticamente obligados a llevar más personas «, explica. Y este es, probablemente, el motivo por el que la B estuvo aguantando estoicamente más de media hora las preguntas. Bardavío apunta que «nos encontramos, indiciariamente, ante una estafa piramidal a nivel internacional».

El profesor del departamento de Economía de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), Carles Badenes, explica qué es exactamente este tipo de negocio: «Estamos hablando de un modelo en el que la parte del activo real de la empresa no justifica la inversión que hay detrás. Su crecimiento se basa en los beneficios que se obtienen por la incorporación de nuevos inversores». De este modo, lo que permite pagar a los accionistas iniciales es, precisamente, la entrada de miembros en la organización, creando así una estructura piramidal. «Se trata – en palabras de Badenes – de un crecimiento infinito que a la larga acabará siendo insostenible por falta de nuevas personas que financien las que ya están».

Carlos Bardavío asegura que antes de presentar la denuncia recogieron el testimonio de más de 450 antiguos integrantes de IM, muchos de los cuales afirmaban haberse sentido forzados a reclutar inversores. En este sentido, el youtuber Tamayo comenta que «una vez dentro no les interesa lo que aprendas, sólo quieren que entren más personas para seguir ampliando la pirámide». Pero desde la firma de abogados no sólo demandan la academia por el delito de estafa sino también por publicidad engañosa, por un delito contra la hacienda pública y la seguridad social, por coacciones psicológicas, amenazas, asociacionismo ilícito y de organización criminal, que podrían llegar a suponer hasta dieciocho años de penas de prisión.

Según Bardavío, «IM Mastery Academy tiene miles de comerciales en todo el mundo sin contrato ni seguro, trabajando 24 horas al día. Esto -asegura- podría ser constitutivo de un delito contra el derecho de los trabajadores y contra la seguridad social «. De hecho, algunos educadores explican abiertamente a las videollamadas grupales que hay gente que dedica más de ocho horas diarias a la empresa de lunes a sábado y los ponen como modelos a seguir para conseguir el éxito en la plataforma.

El abogado madrileño dice que también se deben tener en cuenta las coacciones psicológicas y las amenazas que hay de por medio. El psicólogo experto en sectas, Miguel Perlado, hace una radiografía exacta del patrón que siguen empresas como IM Mastery Academy: «Estos negocios, a los que clasificamos como sectas comerciales, suelen ser grupos compactados sobre un producto, con un discurso único monopolizado por la organización. Además, la obsesión de sus miembros para enrolar a más personas lleva a la monetización de las relaciones personales».

Una persona cercana a la B, que no quiso revelar su identidad, confirma que su personalidad cambió por completo cuando entró en la academia. Le duele hablar de ella, prácticamente ya no la reconoce. «IM despliega niveles variables de control sobre sus miembros – dice Perlado – Buscan que te focalices en su tarea y apartes cualquier elemento de pensamiento crítico y para hacerlo te encapsulan dentro de su ecosistema».

El psicólogo comenta que este tipo de empresas intentan crear un ambiente de familia entre sus integrantes. En las videollamadas esto se puede ver a primera vista: se refieren entre ellos como «hermanos» y «familia» aunque ni conocerse. Los hay que incluso cuentan sus experiencias: «Yo tengo un familiar directo que sólo hace que criticar y ahora ya ni me hablo». Perlado señala que «todo esto lo fortalecen con conferencias, viajes y encuentros que provocan un distanciamiento progresivo de la realidad».

«De repente – dice el abogado Carlos Bardavío – tu hijo te viene diciendo que se hará de oro haciendo inversiones con 30 euros. Pero como te tienes que hacer rico con esto? Nosotros creemos que desde IM han cometido diversos delitos tanto de publicidad engañosa como de estafa «. Según explica, la poca formación económica dada también parece ser insuficiente. Además, el asesoramiento financiero no está permitido por la entidad reguladora competente, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que ha alertado que IM es un mediador no autorizado.


La enseñanza, en el punto de mira

Sólo acceder a la web de IM Mastery Academy llama mucho la atención la cantidad inalcanzable de clases diarias disponibles. Más de 80 horas semanales sólo de contenido en castellano. Esto equivale prácticamente a la mitad de horas de una semana. Desde el primer día, a IM ya plantean una decisión clave: dedicarte al máximo para tener éxito en el negocio o quedarte retrasado respecto al resto de estudiantes. Una política que nada tiene que ver con la idea «de una academia compaginable con cualquier actividad» que promete la B.

Revisando las sesiones de varios profesores de la plataforma, son habituales frases como: «Si no entiende esto es porque no se ha mirado los otros vídeos» y «ya hace tiempo que hay gente que va muy perdida». «Muchos alumnos, para evitar sentirse ‘fracasados’ dentro del grupo -explica el abogado Carlos Bardavío- han dejado de lado los estudios para dedicarse sólo a IM Mastery Academy. Esto fue un factor determinante para muchos padres a la hora de sumarse a la denuncia «.

Del mismo modo, también lo fueron los numerosos casos de miembros de IM que independizaban para ir a vivir en pisos de alquiler con otros miembros de sus equipos. Carlos Tamayo comenta que todo esto lo paga cada uno de su propio bolsillo. Y la B no es una excepción. Comparte una casa con integrantes de su grupo, especializado en criptomonedas, y debe invertir buena parte de su salario mensual en el alquiler.

El especialista Miguel Perlado afirma que dejar los estudios e independizarse acaba siendo la consecuencia natural de una constante sobrecarga de tareas por parte de la academia: «Quizá, IM no te obliga directamente a nada, pero el alto componente emocional de las charlas te incentiva. Se da una ruptura progresiva, un distanciamiento que te lleva a alejarte de tu entorno de relación». Perlado comenta que, ciertamente, este método es efectivo: «Los alumnos se identifican y se fidelizan aún más con el producto, dedicando más horas a las sesiones. A la larga fortalece el sistema autorreferencial de la academia, rompiendo todos los vínculos no relacionados con el negocio «.

En cuanto al contenido de las clases, el abogado Bardavío da su opinión personal: «Por lo que he podido ver, esta educación no vale 150 euros mensuales. Está llena de mensajes vacíos y repetidos en bucle: no tiene mucho fundamento «. Los testimonios recogidos por el abogado afirman que se puede encontrar contenido similar por precios inferiores o incluso en YouTube. Desgraciadamente, se equivocan: no es que se pueda encontrar «contenido similar» sino que hay sesiones con información copiada palabra a palabra de páginas web de acceso gratuito.

Es el caso de la serie de introducción al trading hecha por Christian Adell. A lo largo de estas clases, Adell lee un documento para presentar diversos conceptos básicos de este mundo. El PDF, de 61 páginas, resulta ser en gran parte copiado de portales como Guiasjuridicas.es, aulafacil, Wikipedia o Técnicas de Trading, y estos últimos aseguran que «ni autorizan ni han dado consentimiento para la reproducción o comercialización de su material».

Carlos Badenes, profesor de economía en la UAB, añade que el discurso simplista de las clases de IM es también propio de otros negocios de dudosa legitimidad: «Se trata de frases de optimismo vacío y coaching que tienen cierto éxito en el mundo de las finanzas porque generan falsa confianza en uno mismo «. Son precisamente estas consignas, sin embargo, las que atraen más gente en la empresa. Tamayo afirma que «es un discurso con el que es fácil conectar, y más aún en el contexto de precariedad laboral actual». Y es cierto. Fue precisamente durante el confinamiento por la Covid-19 cuando el número de adeptos a IM Mastery Academy explotó en España, a pesar de ser muchos de ellos aún menores. «Este discurso de ‘todo es posible si nos esforzamos’ aplicado a la economía sólo hace que intentar sacar el foco de atención del entorno que nos rodea para aislarnos de la realidad», explica el profesor Badenes.

El traslado de conceptos teóricos y prácticos de la economía al terreno personal es habitual en IM. «Sólo el 20% del negocio del marketing está condicionado por las transacciones, el 80% restante depende de ti», explicaba uno de los educadores en una sesión de Fundamentos del Trading. Una teoría que, como economista, Badenes rechaza por completo: «No hay fórmula que garantice un éxito asegurado en el mundo del trading , ni siquiera la gente que se dedica puede tener la certeza de que tendrá beneficio. Este tipo de pseudocoaching es muy peligroso porque la historia está llena de personas y empresas que se han arruinado a bolsa «.

El psicólogo Miguel Perlado explica que este enfoque motivacional es típico de las sectas comerciales. Según apunta: «El objetivo de estos negocios es remover el mundo emocional de sus víctimas, ponerlo patas arriba y hacer uso de ello. Mediante terapias o sesiones de Mindset supuestamente relacionadas con el producto que se vende, empresas como IM trastocan tu identidad y te la cambian por completo «. Algunas de las clases de la academia, además, también mezclan el pseudocoaching con teorías de la conspiración. Hay profesores asegurando que la caída de la Bolsa de Estados Unidos a raíz de la pandemia estaba planificada, hasta confabulaciones sobre un posible microchip implantado por Bill Gates a las vacunas contra la Covid-19.

En una segunda videollamada con la B, también se conecta Ángel Daro, un Chairman especializado en criptomonedas con bastante reconocimiento dentro de IM Mastery Academy. Mientras Daro me intentará convencer para entrar en la empresa, yo deberé buscar las fisuras de un discurso calculado hasta la última coma.

Me siento en la mesa y abro el portátil. La B me pasa el enlace de la reunión por WhatsApp. Ahí hago clic.

Después de unos minutos de presentación y aprovechando sus ganas de reclutar, paso a «el ataque».

-Un amigo me pasó unos vídeos donde se hablaba de estafa piramidal

-Estafa no puede haber por ninguna parte -me asegura Daro- (…). Te enseño mis resultados para que lo veas. Cuando una persona empieza, lo que haces es pagar como una academia, como una academia de inglés (…). La plataforma nunca se queda tu dinero, pagas como un gimnasio o una academia de inglés, la gente paga mes a mes. Si una persona dice que no quiere continuar por cualquier cosa, no tiene ninguna obligación de continuar (…).

-Lo que decían los vídeos es que el problema también era lo que enseñaba, que no era suficiente, que no era adecuado con el precio que se pagaba

-Te enseñoo resultados. Con resultados se puede demostrar muy deprisa.

Es aquí cuando Daro me enseña las cifras que gana con algunos de sus cuentas auditadas. Me explicaba el abogado Carlos Bardavío el día anterior que los Chairman , para mostrar su fiabilidad, acostumbraban a enseñar sus beneficios económicos. «Lo que presuntamente no enseñan -me decía- son las diversas cuentas que tienen con pérdidas, que no son pocas».

Ángel Daro me asegura que no prometen ningún resultado mientras presume de sus ganancias. Habiendo tenido acceso a las clases, he sentido cómo sus profesores presentaban su educación como los «pilares del éxito» y hablaban del trading como «una oportunidad de vivir una vida de sueño». También en las videollamadas grupales de captación se hacía muestra de los beneficios que se podían obtener entrando a la empresa: «Haciendo caso a las instrucciones que pasan nuestros mentores se pueden hacer perfectamente 19.000 dólares en tan sólo seis horas».

La apología al éxito por excelencia a IM Mastery Academy, sin embargo, tiene lugar en las redes sociales. La mayoría de testigos recogidos por Carlos Tamayo y Carlos Bardavío aseguran que altos rangos de IM forzaban a los alumnos a aparentar una vida de lujo. Hasta el punto de gastarse todos sus ingresos mensuales en el piso compartido y alquileres de coches caros para atraer a nuevos adeptos. «Sin embargo -me explicaba el psicólogo Perlado- cuando estás dentro lo haces con una sonrisa. Estás estresado, trabajando no 24, sino 36 horas al día en su caso, pero con una risa y asegurando que todo va bien. El hecho de no poder decir <espera, hago un paso atrás y lo analizo>, te impide salir de este bucle de aparente éxito y euforia «.

El discurso oficial de IM defiende que no son más que una academia, y evitan relacionarse con la aplicación práctica de sus enseñanzas. Sin embargo, muchas piezas del rompecabezas no me encajan. Una de ellas es la existencia de diferentes PDF que se utilizan y se difunden como manuales para vender la empresa. Para el especialista Perlado, es habitual que este tipo de organizaciones busquen la «clonación de sus miembros, personas al servicio del producto con un mismo mensaje».

Resulta contradictorio también que un centro educativo provea a sus alumnos de tarjetas de pago rápido, como son las de PayQuicker. Recuerdo lo que me comentaba Carlos Tamayo al respecto: «IM puede poner y sacar dinero de la tarjeta. La gente que lo quiere dejar debe gastar todo lo que tiene a las cuentas para no perderlo. Parece ser – dice – que el dinero que la academia paga son en negro, en metálico los ves más bien poco «. Y hablando de Tamayo, no puedo evitar mencionar a la conversación con el Chairman Ángel Daro.

-Lo que también me comentó un amigo mío, es que vio no sé qué reportaje de un youtuber …

-Ah, sí – me responde socarrón – Tú a eso no le des importancia. Un desarrollador de contenidos ¿con qué gana dinero? Con las visitas. Y es un negocio eh, que está muy bien, pero hay unos intereses detrás. Todas estas personas que salen con la cara tapada en los vídeos están llenas de rabia porque no tuvieron éxito en el mundo del trading .

Aparentemente parece que Daro quita peso a los vídeos de Carlos Tamayo. Sin embargo, su figura le preocupa más de lo que quiere aceptar. O eso interpreto yo de que el profesor Christian Adell tuviera dos imágenes suyas guardadas en el escritorio. Por el tipo de fotografías, Tamayo valora la posibilidad de que Adell esté intentando averiguar dónde vive. No sería la primera vez. En una sesión del pasado diciembre, este educador explicaba que la gente era muy valiente amenazándolo por Internet, pero que si él quisiera podría encontrar fácilmente las caras, nombres y direcciones «de estos haters«. Lejos de las clases, sin embargo, las amenazas llegan a ser directas, como la que me enseña Tamayo de un chat privado de WhatsApp entre Adell y un ex alumno de la academia: «Yo no te vendré con tonterías. Me planto en tu casa con otras personas, como ya he hecho antes «.

-Lo que dice Carlos Tamayo es que la Comisión Nacional del Mercado de Valores había dicho que no teníais licencia para enseñar … -insisto.

-Es mentira. Al final no hay que creer tanto los vídeos … lo que hay que hacer es contrastar (…). Un youtuber ¿de qué gana ?, de las visitas, le interesa hacer visitas, es su negocio, no pasa nada …

Una breve llamada a la CNMV me sirve para confirmar que, efectivamente, IM Mastery Academy sigue vetada para impartir cualquier tipo de enseñanza relacionada con las finanzas. Es por eso que son realmente polémicos las «señales», indicaciones dadas por los educadores de donde poner o no poner el dinero. Aunque de puertas afuera IM niega que en la academia se hagan este tipo de señales, a las videollamadas grupales se me demuestra todo lo contrario: «Los profesores enviamos comunicaciones a todos los estudiantes. Llegan en forma de notificaciones y fotografías. Vosotros podréis copiar estas posiciones extraídas de expertos del mercado para invertir «. Por si no me había quedado claro, la B me confirma por WhatsApp que los educadores «avisan a los estudiantes cuando ven una idea de trading que tiene proyección para que nosotros invertimos «.

«El problema de las señales que dan – me explica el abogado Carlos Bardavío – es que parece que en muchos casos son aleatorios, sin ninguna garantía. Tenemos la sospecha de que los Chairman están aliados con varios brokers que les pagan una comisión si la gente invierte donde dicen «.

-Dicen que la empresa estaba registrada en un paraíso fiscal?

-¿Paraíso fiscal? Bueno, pero al fin y al cabo la empresa es legal. Piensa -me dice Daro- que es de los Estados Unidos (…) desde hace siete años. Ya te digo yo que si la empresa fuera ilegal, los Estados Unidos la hubieran cerrado rápidamente. En Estados Unidos las leyes son fuertes.

Y tiene razón. Quizá por eso el año 2018 la Comisión de Negociación de Futuros Productos Básicos de los Estados Unidos emitió una orden alertando de la actividad fraudulenta y no regulada de IM Mastery Academy.

-Por lo que he visto había casos de algunos educadores que antes habían estado en casos de estafa piramidal -comentaba yo, inocente.

-Educadores son traders … No, no, no, en absoluto -me responde taxativamente.

Bueno, tal como explica Carlos Tamayo en uno de los capítulos de su reportaje, eso es mentira. El director general de IM mismo, Christopher Terry, formó parte de un negocio llamado ZeekRewards ilegalizado en 2012 por la Comisión y Bolsa de Valores de Estados Unidos, un año antes de la fundación de IM Mastery Academy. Alex Morton, uno de los miembros de la empresa más cercanos a Terry y una de las figuras más idolatradas por parte de los alumnos también formó parte de una estafa piramidal, Vemma, cerrada en 2015 por la Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos. Incluso uno de los principales líderes de la academia en España, Ivan Briongos, ha aceptado públicamente haber formado parte anteriormente de varias estafas piramidales, supuestamente de manera inconsciente.

-Y el tema que le querían poner una denuncia, o algo así …

-Sí, pero no sé qué denunciarán, sinceramente (…). En la plataforma no le pasará nada, cien por ciento, porque es educación (…). Al final, con el tiempo se verá. Empresas como Apple o el Barça, que todo el mundo conoce, también han recibido alguna denuncia de alguien, que no han llegado a nada (…).

Pocos minutos después me despido de Ángel Daro y la B y cuelgo la llamada. Sigo pensando en las últimas palabras del Chairman . El abogado Carlos Bardavío me comentaba que «los estafadores, a diferencia de otros tipos de criminales, se creen superiores al resto del mundo. No dejarán de hacer lo que hacen porque creen que nunca les van a pillar «. «Claro – decía el psicólogo Miguel Perlado – el problema de las estafas piramidales es que hay un hilo muy delgado para dejar de ser víctima y pasar a verdugo». B es un claro ejemplo. Una persona que, deslumbrada por espejismos de grandeza, dejó atrás todo lo que tenía y terminó ligada al círculo vicioso de la empresa.

Por lo que me explicó Carlos Tamayo, a raíz de sus vídeos, muchos estudiantes dejaron IM Mastery Academy. Sin embargo, las sesiones a las que me iba invitando la B estaban llenas. Más de 1.000, 2.000 y 3.000 personas que, por falta de una alternativa mejor, estaban dispuestas a invertir sus ahorros en este negocio.