Cult Observer 12(4), 3.6.1995 [Traducción Miguel Perlado]

El inspector general del Departamento de Transporte desveló en marzo la existencia de una investigación de dos años de duración sobre las acusaciones contra la Agencia Federal de Aviación (FAA) por pagar al menos 1,4 millones de dólares al psicólogo Gregory May, seguidor de la gurú de la nueva era Ramtha, J.Z. Knight, para que dirigiera los programas de entrenamiento en “control del estrés” para la agencia. J.Z. Night es Yelm, la mujer con sede en Washington que, desde mediados de los ochenta, ha sido la “canalizadora” (medio de comunicación) más popular de Ramtha, el espíritu de un guerrero de 35.000 años de edad y proveniente del perdido continente de la Atlántida. Miles de creyentes han llegado en manadas al lujoso complejo de Knight para observar como entra en trance hipnótico mientras Ramtha se pronuncia sobre cualquier cosa, desde el asesoramiento en inversiones hasta las predicciones de catástrofes inminentes.

Sesiones duras

La agencia esperaba que las sesiones consiguieran que los oficiales de la FAA fueran más sensibles ante las quejas de los empleados sobre las estresantes condiciones de trabajo, pero parece ser que las sesiones han ido mucho más allá de la psicología rutinaria. Los empleados de una empresa privada contratados para llevar el centro de entrenamiento-control de la FAA en Florida declararon que May les ató a todos juntos con jirones de sábanas durante 24 horas seguidas. Otra ex-instructora declaró haber sido obligada a compartir una cama con su jefe varón; tres empleadas tuvieron que ducharse juntas, y se obligó a dos hombres a ir al lavabo atados el uno al otro. Se sabe que el personal de la FAA que asistía a las sesiones oficiales dirigidas por May se veían privados del sueño y sometidos a abuso verbal. Sin embargo, muchas personas pasaron por estas sesiones sin presentar denuncia, temiendo que no serían ascendidos en el trabajo a menos que contaran con la aprobación de May. Éste afirma que ha preparado a 4.000 oficiales de la FAA, y que considera que no ha hecho nada erróneo. El programa, que se inició en 1984, no se suspendió hasta 1993, después de que en 1992 afloraran ya algunas quejas. Un programa que obtuvo permiso para prolongarse hasta el otoño pasado ha generado una denuncia legal: el controlador Douglas Hartman denuncia que le obligaron a dirigir a un grupo de mujeres que le tantearon y le hicieron comentarios degradantes de índole sexual. El juicio de Hartman está todavía pendiente, pero la FAA había pagado 75.000 dólares a una controladora que declaró haber sufrido “trauma extremo” en el transcurso de un taller de diversidad.

El informe del inspector general incluye la transcripción de una supuesta conversación entre May y Ramtha. May rechazó hacer comentarios al respecto, pero el abogado de Knight declaró que May es uno de tantos “cientos” de seguidores que se trasladaron al estado de Washington para estar más cerca de Knight (quien ha recibido una citación federal para informar sobre el trabajo de May para la FAA). Robert Dornan, representante parlamentario y presidente de una subcomisión del parlamento sobre el personal militar, tiene intención de investigar programas de entrenamiento en diversidad en todos los servicios de las fuerzas armadas. Respecto a las revelaciones sobre la FAA, Dornan dijo: “hace que me entren ganas de viajar en tren.”