CÉSAR FERNÁNDEZ TRUJILLO – El País, Santa Cruz de Tenerife – 22/01/1998

El titular del juzgado número 9 de Santa Cruz de Tenerife, Jaime Guilarte, decretó ayer la libertad bajo fianza de la psicóloga alemana Heide Fittkau-Garthe, presunta líder de una secta que, según la versión policial, preparó un suicidio colectivo en Tenerife para el pasado día 8 de enero. A primera hora de la tarde, Fittkau-Garthe abandonó la prisión Tenerife II, donde se encontraba recluida desde el 10 de enero, tras hacerse efectiva la fianza -no se ha dicho la cantidad mediante el dinero incautado por la policía tinerfeña en uno de los registros realizados en propiedades de la psicóloga.

Heide Fittkau-Garthe está acusada de cometer presuntos delitos de inducción al suicidio, asesinato en grado de tentativa y asociación ilícita y, según el auto del juez instructor del caso, tiene prohibido abandonar el territorio nacional y deberá comparecer ante el juzgado los días 1 y 15 de cada mes.

A la salida de la prisión, Heide Fittkau-Garthe negó todas las acusaciones que pesan sobre ella afirmó que no es una gurú, ni pertenece a ninguna secta. La psicóloga declaró de forma alterada que todo este caso ha sido producto de un chantaje del que ha sido objeto por parte de la familiar de uno de los miembros del grupo que, en teoría, iban a quitarse la vida en el Teide, ante la hipotética llegada del fin del mundo. Según dijo, una persona en Alemania, Claudia Remlinger, ha sido la causante de este escándalo. «Yo conozco, a esta mujer, que me pidió 12.000 marcos y me dijo que si no entregaba el dinero iba a darme muy mala fama». Como la psicóloga no accedió al presunto chantaje, su presunta enemiga no dudó en lanzar las acusaciones contra ella, según aseguró Heide Fittkau,